Eutanasia: Suiza, más tolerante que otros

La asociación Dignitas asiste al suicidio en habitaciones como ésta. Keystone

Un estudio de la Universidad de Zúrich revela la práctica frecuente de la "muerte asistida".

Este contenido fue publicado el 20 junio 2003 - 08:07

La eutanasia pasiva y la ayuda al suicidio serían aplicadas en siete de diez casos de enfermos de edad avanzada en la región suiza de habla germana.

El estudio, presentado esta semana, se inscribe en un proyecto de la Unión Europea (UE) que incluye a 6 países: Bélgica, Dinamarca, Países Bajos, Italia, Suecia y Suiza.

En la Confederación fue realizado por investigadores de los institutos de medicina preventiva y social y de medicina legal de Zúrich, con el sostén de la Oficina Federal de la Formación.

"Este estudio tiene por objeto dirigir la discusión, en general muy emocional, hacia un plano más racional", explica Karin Faisst, uno de los autores del texto.

Conclusiones representativas

Un total de 30 mil cuestionarios anónimos fueron enviados a médicos concernidos en los 6 países estudiados.

En Suiza, más de 3 mil cuestionarios fueron analizados; algo que permite, según los investigadores, obtener conclusiones "representativas".

En un caso de cada dos, el médico tomó la decisión de recurrir a una de las formas de la eutanasia.

Esta proporción pasa a siete de diez casos cuando se trata de muertes esperadas, tratándose de enfermos en la fase final de su vida.

Suiza a la cabeza


De esta forma Suiza se colocó en el primer sitio del listado de la investigación, mientras que Italia obtuvo el nivel más bajo de práctica de la eutanasia.

El estudio muestra las diversas prácticas utilizadas en los países investigados. En Suiza, por ejemplo, la eutanasia pasiva; es decir, la interrupción de terapias para prolongar la vida, es la más propagada (28%).

Suiza, en cambio, se sitúa en medio del listado (22%) en lo que se refiere a la eutanasia activa indirecta, que cataloga a las terapias que calman las molestias, pero que pueden abreviar el periodo de vida del enfermo.

En lo que concierne a la ayuda al suicidio, Suiza constituye un caso especial debido a que esta forma de eutanasia, particularmente desarrollada en la región suiza de habla germana, ocupa una tasa del 4% y significa unos 200 casos por año.

Organizaciones de asistencia al suicidio

En esta utilización de la "muerte asistida" participan las organizaciones de asistencia al suicidio Dignitas y unique, que han causado gran polémica en Zúrich.

En los Países Bajos y en Bélgica, donde esta forma de eutanasia es legal, son los médicos los que asumen la responsabilidad de acompañar al paciente durante el suicidio.

En cambio en Suiza se conforman con prescribir el medicamento que dirigirá al solicitante al más allá. Un total de 300 casos anuales se suceden en la región germanófona del país.

Vacío en el derecho helvético



Desde el punto de vista jurídico, la eutanasia se sitúa en una "zona gris".

Según la investigación, 60 mil muertes por año estarían relacionadas con la eutanasia. Pero, entre estos casos, 420 se catalogarían dentro de la definición de eutanasia activa.

A diferencia de la asistencia al suicidio, la eutanasia activa se considera delito, incluso cuando se realice por demanda del enfermo.

Walter Bär, profesor de medicina legal en Zúrich y coautor del estudio, indica que los casos de eutanasia activa no pueden ser juzgados en general y, en su opinión, las cuestiones jurídicas deberían ser examinadas individualmente en función de cada caso.

El fenómeno de la eutanasia ha tomado tal amplitud en Suiza que los parlamentarios federales han decidido discutirlo.

Esta semana, los senadores solicitaron al gobierno tomar medidas para reglamentar la eutanasia.

swissinfo y agencias

Datos clave

Eutanasia activa directa: homicidio intencional.

Asistencia al suicidio: sancionada en caso de que se realice por motivos egoístas.

Eutanasia activa indirecta: no tipificada en el Código Penal.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo