Navigation

Férrea batalla contra el lavado de dinero

Las instituciones bancarias suizas se defienden de favorecer el lavado de dinero. Keystone Archive

El FMI afirma que cada año se blanquean recursos derivados del crimen organizado por un total de 620.000 millones de francos suizos.

Este contenido fue publicado el 05 agosto 2004 - 09:57

Las autoridades reciben unas 700 notificaciones por año de posibles operaciones ilegales dentro del sistema financiero helvético.

El lavado de dinero es la acción de introducir al sistema financiero recursos que fueron obtenidos a través de la práctica de actividades criminales.

El objetivo es 'disfrazar' el origen de los capitales. Conseguir que se pierda su rastro –al transferirlos de una institución a otra- hasta que puedan ser retirados libremente.

El narcotráfico, el terrorismo y la venta ilegal de armas, entre muchas otras actividades, dan origen al blanqueo de capitales.

Y de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), cada año se 'lavan' en el mundo recursos equivalentes al 5% del PIB como mínimo, esto es, del orden de los 620.000 millones de francos suizos.

Sólo para darnos una idea, las utilidades totales que generan la banca suiza o el turismo helvético luego de un año de trabajo son de apenas 10.000 o 12.000 millones de francos suizos.

Y justamente, como poseedora de uno de los sistemas financieros más modernos y sofisticados, la Confederación Helvética libra una batalla permanente contra la llegada de fondos derivados del crimen organizado.

Suiza ante el GAFI

El esfuerzo por acabar con el lavado de dinero lleva décadas en el resto del mundo.

En la Confederación Helvética, los esfuerzos se multiplicaron a partir de 1990, cuando el país se sumó al Grupo de Acción contra el Lavado de Dinero (GAFI, por sus siglas en francés) que involucra a más de 80 naciones.

La localización estratégica de Suiza en el centro de Europa, su estabilidad política y monetaria y, sobre todo, las características de su secreto bancario le convierten en un destino especialmente atractivo para los inversionistas (legales e ilegales), según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

De ahí que, durante los últimos 14 años, las autoridades suizas se hayan esforzado por endurecer las penas que aplican a cualquier ofensiva de lavar dinero en su territorio (Código Penal, artículos 305 y 305 bis).

Ya en 1997, una legislación expresa, el Acta Antilavado de Dinero, fue discutida y aprobada en el Parlamento el 10 de octubre.

Desde entonces, las personas y empresas adquirieron nuevas responsabilidades, como comprobar la identidad de los clientes o clarificar cierto tipo de transacciones financieras que antes podían realizarse con mayor facilidad.

Por otra parte, los intermediarios financieros –bancos, aseguradoras, afianzadoras, empresas de factoraje, etc.- son requeridos periódicamente por las autoridades para archivar sus informes, y toda aquella cuenta que luzca sospechosa puede ser congelada por las autoridades.

Cifras recientes

Hablar sobre lavado de dinero siempre es un asunto delicado para los gobiernos.

En Suiza, la Oficina de Comunicación en Materia de Lavado de Dinero (MROS por sus siglas en francés) juega un papel vital en la tarea para abatir el “blanqueo” de activos.

Esta entidad está vinculada al Ministerio de Justicia y Policía y analiza datos proporcionados por intermediarios financieros que se basan en sospechas fundadas de “lavado”.

Los registros más recientes sobre el tema corresponden al cierre del 2003. En ese año, la MROS recibió 863 notificaciones de posibles operaciones de lavado de dinero dentro del sistema financiero helvético, bancario y no bancario (casas de cambio, arrendadoras, etcétera).

Un año antes, en el 2002, había recibido 652 notificaciones y en el 2001, sólo 417.

La mitad de estas operaciones se realizaron en la banca y aunque son dignas de toda la atención de las autoridades, en total involucran recursos del orden de los 616,7 millones de francos suizos, cifra muy lejana a los multimillonarios datos de blanqueo que se manejan a escala mundial.

¿Cómo evitar el lavado?

En Suiza existe un esquema de vigilancia preventiva, que aplican directamente las siguientes autoridades: la Comisión Federal de los Bancos (CFB); la Oficina Federal de los Seguros Privados (OFAP); la Comisión Federal de Casas de Juego (CFMJ); y la Autoridad de Control en cuanto a Lucha contra el Blanqueo de
dinero (ACLB).

Dichas entidades trabajan de forma concertada, intercambian información y registros.

En el ámbito internacional, hace apenas un mes (19.07), Suiza estrechó los lazos de trabajo con la Unión Europea en la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada.

Tras un encuentro en Bruselas con el 'zar antiterrorismo' de la UE, Gijs de Vries, y con el presidente del grupo Interdepartamental sobre el Terrorismo, Roberto Balzaretti, las autoridades helvéticas ofrecieron ampliar sus lazos de información a través de Schengen y Europol, por lo que el trabajo es continuo y las instituciones renuevan constantemente sus sistemas para detectar toda operación que pudiera poner en riesgo la calidad moral del aparato financiero suizo.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

Suiza vela por mantener limpia la imagen de país blanqueador de fondos de origen dudoso.

El Grupo de Acción Financiera Antilavado de Dinero (GAFI, por sus siglas en francés) fijó 40 'mandamientos' para evitar el blanqueo de capitales en el mundo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.