Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ginebra: una puerta para entrar a Europa

El Descorjet, otro invento argentino premiado en Ginebra en el 2001.

(www.descojet.com)

Cientos de creadores de todo el mundo concurren cada año al Salón Internacional de Invenciones de Ginebra en busca de promocionar sus productos y acceder al mercado europeo.

En 2005, Argentina pudo repetir con Flaps el éxito que vivió en 2001 con el destapador de bebidas espumantes Descorjet.

"Hay varios casos que, a partir de tecnologías muy simples, han creado Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) de base tecnológica con capacidad exportadora y han obtenido valiosos premios. Así, crearon fuentes genuinas de trabajo y contribuyeron a mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad", explica Eduardo Fernández, presidente honorario de la Asociación Argentina de Inventores.

Las Pymes a las que se refiere Fernández ya están trabajando, como la de Hugo Olivera, responsable de Descorjet, que en el evento ginebrino de 2001 también ganó una medalla de oro con la presentación de un revolucionario destapador de bebidas espumantes.

Fernández fue quien convenció a Luis Polnoroff de la importancia de participar de la edición 33 del Salón Internacional de Invenciones de Ginebra.

"Sabía que solamente participar en la Feria era una motivación. Los costos son carísimos para nosotros por el tema del cambio, pero a través de la Asociación Argentina de Inventores conseguimos que, por ser Argentina un país con problemas económicos, nos hicieran un 50% de bonificación en el costo de alquiler del stand, y eso nos permitió acceder a participar."

"Fuimos con Nicolás Di Prinzio y Gastón Polnoroff –que maneja la gestión comercial-, montamos el stand con mucho esfuerzo e hicimos un señalador con el logo del evento para entregar al público, para que conocieran lo que estábamos presentando."

"Allí tuvimos una sensación maravillosa, porque fuimos notando que poco a poco nos íbamos transformando en la atracción de la Feria. La gente se iba dando cuenta de lo útil que era este invento y se acercaba a pedir Flaps para ellos y algunos hasta pedían varios para llevarles a amigos o a familiares."

La importancia de participar

Para Polnoroff presentase en Ginebra fue muy importante, no sólo por los premios, los contactos y los negocios que se gestaron durante la Feria, sino también por la repercusión que se generó en la prensa internacional.

"En Argentina nos sirvió porque todo este reconocimiento refuerza frente a nuestros clientes nuestra presencia y eso ayuda en las decisiones comerciales."

"Y en Europa nos permitió hacer un convenio con empresarios suizos que ahora van a empezar a comercializar los Flaps en su país y Liechtenstein, y que recientemente nos han pedido que les ampliemos el convenio para hacerlo también en Francia."

En Suiza ya se creó Flaps CH, que ya tiene un mínimo de compra para el primer año establecido, representación que se suma a las de Estados Unidos y Argentina.

Perspectivas alentadoras

"Hasta ahora, llevamos vendidos en el mercado local alrededor de 800 mil Flaps", señala Polnoroff, al tiempo que destaca que "estos son los primeros pasos del negocio."

Actualmente, Flappers S.A. tiene una planta de una docena de empleados y da trabajo a otros tantos cuando la demanda se lo permite.

Aunque la proyección de facturación para el año 2005 es de $ 500.000 (unos 220.000 francos suizos) en el mercado local, los Flaps ya han sido adquiridos también por empresas de Uruguay, Estados Unidos y Europa para la promoción de sus productos, lo que abre aún más las proyecciones.

swissinfo, Norma Domínguez, Buenos Aires

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes