Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Huelgas e irregularidades dieron la nota

Sede principal de ABB en Zúrich-Oerlikon.

(Keystone)

La presente semana económica fue compleja para la iniciativa privada. Swissmetal tiene un nuevo mediador para su huelga, mientras ABB descubre nuevas operaciones irregulares en Medio Oriente.

En compensación, empresas como Syngenta cierran 2005 con ganancias extraordinarias.

Syngenta cerró el 2005 en plena forma. Este jueves (09.02) presentó sus resultados financieros al 31 de diciembre, en los que registró utilidades del orden de los 783 millones de francos suizos.

Este dato representó un crecimiento del 48% en las utilidades de la agroquímica helvética, que facturó 9.860 millones de francos suizos, 11% más que en 2004.

La principal explicación fue la venta de una gama de productos -recientemente creada-dedicada a la protección de cultivos, que se tradujo en ingresos por 1.070 millones de francos suizos, 22% por encima del año previo, debido al elevado consumo de mercados como el de Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

La venta de semillas aumentó 42%, para sumar 2.120 millones de francos.

Sobre los resultados, Michael Pragnell, Director General de Syngenta, afirmó que la trayectoria de negocios del 2005 es altamente positiva, pero que para el periodo 2006-2009 prevé que las cosas mejoren todavía más.

Concretamente, detalló, estimamos crecimientos de dos dígitos para los próximos tres ejercicios fiscales.

La crisis Swissmetal

En tanto, el conflicto laboral de Swissmetal sigue escribiendo capítulos.

Este jueves (09.02), se reunieron el jefe del Departamento de Economía, Joseph Deiss, y las dos partes involucradas en el conflicto -empresa y trabajadores- para intentar avanzar en la resolución de una huelga que ya lleva 17 días.

Para avanzar en la resolución del conflicto, Deiss propuso un mediador: Ralf Bloch, presidente honorario de la chocolatera Camille Bloch, coadyuvará a fijar una agenda de negociaciones que permita concluir el colapso que vive la compañía.

Cabe recordar que el conflicto de Swissmetal inició desde mediados del 2004, cuando la empresa anunció a los trabajadores su intención de concentrar sus actividades en la región de Dornach, y reducir las operaciones de la planta de Reconvilier para reducir sus gastos fijos en 25 millones de francos.

Este proyecto se traduce hoy en el riesgo de desaparecer alrededor de 80 plazas en la planta de Reconvilier de aquí al 2010, decisión a la que se oponen los trabajadores de Swissmetal.

Por su parte, el consejo de administración de la empresa rechazó la apertura de una negociación formal, como lo proponen el sindicato UNIA y los huelguistas.

Más aún, argumentó que la decisión de cesar labores tendrá tal costo para la compañía, que será necesario despedir a 120 empleados antes de abril próximo, en lugar de hacerlo con un número menor y bajo el plan original, debido a las pretensiones de los empleados, que a su juicio están fuera de lugar.

Los trabajadores y los sindicatos respondieron que no retomarán las labores hasta que no obtengan un compromiso sólido de mantener las plazas que están en riesgo.

ABB, nuevos problemas

El grupo tecnológico de origen helvético sueco ABB aceptó el miércoles (08.02) que algunas de sus filiales en Medio Oriente realizaron "pagos sospechosos", ilícito que informó de forma voluntaria al Departamento de Justicia y a la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos.

Dicha notificación es indispensable debido a que las acciones de ABB cotizan en los mercados de valores estadounidenses y se someten, en consecuencia, a las reglas que fija este país.

Aunque no detalla en qué consistieron exactamente los pagos fuera de la ley, adelanta que las operaciones que la propia ABB investiga en Medio Oriente violentaron las leyes financieras vigentes.

La consecuencia lógica será la imposición de una millonaria multa por parte de las autoridades de EEUU.

ABB decidió abrir expedientes a varios empleados, que serán despedidos, ya que opera en la compañía una política de "cero tolerancia" ante la violación de las legislaciones de los países en los que opera, y del reglamento mismo de la compañía, como precisó el presidente de ABB, Fred Kindle.

En el ámbito bursátil, la noticia hizo mella inmediata del valor de las acciones de ABB, que cayeron 1,7% durante la jornada del anuncio. A su favor, el grupo helvético-sueco tiene una revalorización de sus títulos superior al 104% durante los últimos 12 meses.

Estos pagos indebidos se suman a una serie de transacciones irregulares por alrededor de 655.000 francos suizos realizadas por filiales de ABB en América Latina y Medio Oriente. Los mismos fueron anunciados en abril del 2005, y penados por el gobierno de George W. Bush.

Adecco, insiste a DIS

Y, finalmente, el líder mundial en materia de empleo temporal, el grupo suizo Adecco, manifestó durante los primeros días de enero su intención de adquirir a su homóloga alemana DIS.

De hecho, el 09.01 lanzó una Oferta Pública de Adquisición (OPA), propuesta que fue rechazada por los principales accionistas, por considerarla insuficiente.

Pese a ello, este martes (07.02), Adecco arremetió y volvió a proponer la compra de la germana con el mismo precio original: una prima de 17,3% sobre el precio promedio de los últimos tres meses, y de 22% sobre el valor de los títulos bursátiles durante el último semestre.

En términos nominativos, significa pagar 76 francos suizos por cada acción y 980 millones de francos por toda la empresa.

La última palabra la tendrán los inversionistas de toda talla que sean propietarios de papel de DIS, quienes deben decidir antes del 08.03 qué respuesta la dan a Adecco.

De entrada, el grupo industrial alemán Voith, que controla un 29,5 por ciento de DIS; y también el fondo de inversiones llamado Jupiter Assets Management, dueño del 8%, oficializaron ya su rechazo a la propuesta.

Pero los principales propietarios (la familia Paulmann), dueños del 29% de los títulos de DIS, aceptaron la iniciativa desde enero.

El atractivo de DIS radica en la trayectoria que han seguido sus cuentas durante los últimos dos años, periodo en el que ganó 189%, y facturó 450 millones de francos suizos, con utilidades superiores a los 55 millones de francos.

swissinfo/Andrea Ornelas

Contexto

La agroquímica helvética Syngenta, líder europea en investigación y desarrollo de productos transgénicos, factura anualmente alrededor de 10.000 millones de francos, y posee siete líneas de producción destinadas al sector agrícola, que incluyen semillas, pesticidas y fungicidas.

Swissmetal es un grupo metalúrgico helvético especializado en derivados de cobre. Posee dos fábricas, en Reconvilier y Dornach. Sus ventas superan los 200 millones de francos suizos anuales.

ABB, grupo de origen helvético-sueco, es el consorcio empresarial más importante en materia de energía y tecnología de automatización para servicios públicos. Actualmente tiene presencia en 102 países y una plantilla de empleados que asciende a 103.000 personas

Adecco, es un grupo de origen suizo, líder en el mercado del empleo temporal. Actualmente cuenta con 33.000 empleados y factura cada año más de 25.300 millones de francos suizos.

Fin del recuadro

Datos clave

Syngenta se frota las manos; Swissmetal busca su futuro; ABB encara nuevo problema; Adecco insiste en expandirse hacia Alemania. Esta, la síntesis del presente resumen.

Fin del recuadro


Enlaces

×