Navigation

Incidencia de las fusiones bancarias en el empleo

Un estudio de la Organización Internacional del Trabajo, (OIT), sobre los efectos de las fusiones en el mercado de trabajo advierte que solamente 1.285 personas perdieron su empleo en Suiza con motivo de la creación del UBS y no 1.800 como preveían los analistas al anuncio de la operación.

Este contenido fue publicado el 06 febrero 2001 - 09:55

Esta es una de las conclusiones de un reciente estudio publicado por la OIT sobre la materia. Con motivo de una reunión tripartita compuesta por gobiernos, empresarios y trabajadores del sector bancario, que tiene lugar en Ginebra entre el 5 y el 9 de febrero, la OIT quiso proporcionar a los participantes un panorama general de la cuestión.

"La Incidencia en el Empleo de las Fusiones y Adquisiciones en el Sector de los Servicios Financieros y de la Banca", es el título del documento que es discutido por delegados de Suiza, Argentina, Bélgica, Canadá, la República de Corea, los Emiratos Árabes Unidos, España, Estados Unidos y otros más.

4.000 fusiones al año

Se estima que, cada año, se llevan a cabo unas 4.000 operaciones de este tipo en todo el mundo, aunque la OIT reconoce que no es fenómeno totalmente nuevo.

En lo que a Europa respecta, la OIT sostiene que ha habido también una gran actividad en este rubro. Entre los ejemplos más notorios al respecto, cita el caso de las instituciones bancarias suizas, como el Crédit Suisse y el Grupo Winterthur, que se fusionaron en la década de los noventa.

Con respecto a las razones por las que se originan estas integraciones, la OIT enumera solo algunas:

Se necesitan mayores dimensiones para hacer frente a los costos crecientes de las nuevas tecnologías de la información y de procesamiento.

Otro factor clave es la necesidad de una mayor capitalización del mercado, ya que los gobiernos y los responsables de reglamentar el sector financiero aceptan los argumentos de los operadores financieros.

Además, los países más pequeños están alentando también la concentración para contrarrestar la creciente competencia de instituciones más grandes de los países vecinos.

Fusiones de los grandes bancos suizos

El informe de la OIT comprueba que no todo marcha sobre ruedas. En Suiza, por ejemplo, el UBS, una institución formada por el matrimonio de la Unión de Bancos Suizos y la Sociedad de Banca Suiza, tiene problemas aún después de su fusión.

"El precio de las acciones del UBS no se ha recuperado totalmente desde la fusión de 1998 y se especula que, no obstante la importancia de sus operaciones (el UBS administra más de 983.000 millones de dólares de fondos privados) también podría convertirse en blanco de una operación de adquisición", prevé el estudio.

Sin embargo, el mayor banco de Suiza no descansa. Sigue reorganizando sus grupos de negocios y ya ha comprado la cuarta entidad minorista de corretaje de los Estados Unidos, la PaineWebber. Este banco está especializado en la gestión del patrimonio de ricos clientes particulares.

Tras la compra de PaineWebber, por 11.700 millones de dólares (lo que representó un sobreprecio de 47% con respecto a su valor bursátil), el precio de las acciones del UBS perdió un 11%, lo que se tradujo en preocupación del mercado por la sobre valoración de sus activos.

Poco después del control de PaineWebber, la empresa rival del UBS, el Crédit Suisse adquirió el banco de inversiones estadounidense Donaldson, Luftin & Jenrette (DLJ), por 12.000 millones de dólares." A juicio de los expertos, estas operaciones podrían dar origen a otras fusiones y adquisiciones.

Según el estudio de la OIT, la trayectoria del DLJ constituye una verdadera historia del proceso de fusiones y adquisiciones.

"Su primera venta pública se realizó en 1970; luego, volvió a venderse a mediados de la década de los ochenta, cuando fue adquirida por Equitable Life, compañía de seguros del Reino Unido. Finalmente, fue objeto de una nueva venta pública en 1995. Los accionistas esperan conseguir sustanciales utilidades del precio de fusión, que triplica su valor contable", añade el estudio.

Incidencia en el empleo

Estas fusiones y adquisiciones tienen que pagar su costo social. El estudio de la OIT sostiene que tanto la UBS como el CS previeron reducciones de unos 7.000 puestos de trabajo (1.800 como posibles despidos), de un total de 13.000.

"No obstante, la información facilitada por la UBS en septiembre del 2000 indica que, de hecho, solamente 1.285 empleados de Suiza perdieron sus puestos de trabajo entre junio de 1998 y junio de 2000"

De éstos 1.285, un 14%, encontró nuevos puestos de trabajo dentro y fuera del banco. Un 70% convino en una jubilación anticipada y sólo un 15% fue realmente despedido.

Es decir, y de acuerdo al informe de la OIT, los efectos sociales negativos sobre el empleo fueron reducidos prácticamente al mínimo. Conclusión que quiere echar por tierra la idea de que las fusiones y las adquisiciones siempre acaban con todos los puestos de trabajo.

Enrique Dietiker

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.