Internet accesible para todos con un simple ‘clic’

La campaña quiere facilitar a las personas mayores el acceso a Internet. Keystone

‘Tour-de-clic’, el bus de la Oficina Federal de la Comunicación, inicia su periplo por el país para familiarizar con Internet a los ciudadanos que no lo conocen.

Este contenido fue publicado el 03 octubre 2003 - 18:02

La gira quiere incrementar la accesibilidad a la Red y mostrar que puede ser útil para todos.

Este viernes las autoridades federales dieron comienzo a una campaña que quiere fomentar la utilización de Internet en Suiza. Un bus de información equipado con ordenadores recorrerá el territorio nacional hasta el 25 de octubre para llegar a quienes no utilizan este medio o lo utilizan poco.

El objetivo de la campaña ‘Tour-de-Clic.ch’ es favorecer la integración de todos en la sociedad de la información, subraya la Oficina Federal de la Comunicación (OFCOM).

‘Tour-de-Clic.ch’ se dirige a quienes no dominan los nuevos medios de la información. El 40% de la población suiza no utiliza Internet.

Personas mayores

La campaña de sensibilización se propone llegar a estos grupos meta: personas mayores, gente con ingresos modestos o poco instruida, así como miembros de la población extranjera.

Para las autoridades helvéticas el acceso a Internet refleja las desigualdades que existen entre los diferentes segmentos de la población.

La “división numérica” entre la población que está conectada a Internet y la que no tiene acceso a la Red es sorprendente y corre el riesgo de acrecentarse.

Es visible entre los jóvenes y las personas mayores, los hombres y las mujeres, los ciudadanos extranjeros y los suizos. Casi tres de cada cuatro personas que disponen de una formación escolar superior utiliza Internet, mientras que sólo un cuarto de quienes han finalizado la enseñanza obligatoria tienen acceso a la Red.

En la franja de edad entre los 20 y 29 años, el 65% suele navegar regularmente por Internet, mientras que esa proporción es sólo del 22% en el caso de los mayores de 50 años.

Las estadísticas muestran que más del 77% de las personas que han concluido el ciclo de enseñaza superior se conectan regularmente a Internet, frente a solamente el 25% de quienes disponen de un título de enseñaza obligatoria.

Organizaciones de migrantes escépticas

Jürg Schertenleib, de la Organización de Ayuda Suiza a los Refugiados (OSAR) no oculta su escepticismo. “El proyecto no es muy convincente, ya que se presenta en alemán, francés e italiano y no en otras lenguas”, explica a swissinfo.

“Y además no hay tantas personas mayores en la comunidad de migrantes. Tenemos a dos grupos meta distintos con condiciones de vida distintas”, precisa.

Diez localidades para descubrir la Red

Sea como fuere, el bus de información hará escala en diez localidades, donde permanecerá uno o varios días. Biel, Langenthal, Zúrich, Coira, Lugano, Bellinzona son algunas etapas.

El recorrido por las regiones francófonas incluye paradas en Vevey, La Chaux-de-Fonds y Ginebra, previstas entre el 3 y el 25 de octubre.

El objetivo de la operación es ofrecer a quienes lo deseen entablar sin dificultad un primer contacto con la Red.

Se trata esencialmente de ayudar a esas personas a descubrir las fuentes de información útiles que ponen a disposición las autoridades, los horarios, los eventos regionales o los sitios que pueden ser de su interés en los ámbitos de la formación o la salud.

La campaña de la OFCOM se inscribe en la estrategia del Gobierno suizo en favor de una sociedad de la información accesible para todos. Se celebra en la perspectiva de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI), cuya primera fase tendrá lugar en Ginebra del 10 al 12 de diciembre próximo.

La campaña cuenta con el respaldo de Pro Senectute (asociación de ancianos) y las Universidades de mayores en Suiza.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo