Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Jardines, tan bellos y, a veces, engañosos

Jardines familiares a las puertas de las ciudades, como éste en Aarau.

(Keystone)

Los locatarios de pequeños terrenos, a orillas de las ciudades y pueblos de Suiza, compran en cada primavera semillas, arbolitos y químicos con la esperanza de saborear después deliciosas ensaladas.

A juicio de los expertos en jardinería, no todos son tan ecológicos como se quisiera.

La contaminación de los jardines afecta al medio ambiente (aguas y suelos) y a la salud. Los especialistas reconocen el problema, pero indican que es difícil medir sus efectos porque se trata de un cultivo realizado en la esfera privada.

"Los productos utilizados en estos jardines tienen ínfimos efectos para las capas freáticas, si se compara con aquellos generados en las grandes regiones de la producción agrícola o la horticultura", indica Marcel Cosandey, del Laboratorio Cantonal de Friburgo.

En cuanto a los suelos, las autoridades sanitarias no tienen la competencia de controlar la toxicidad de los jardines, debido a que se trata de espacios privados. Y los productos que de ellos surgen, destinados al consumo individual, tampoco son analizados.

"Ciertos jardines son verdaderas descargas químicas, pero cada cual es libre de envenenarse o de respetar las dosis de los fertilizantes químicos", opina Marcel Cosandey.

Legislación más restrictiva

"El 1° de agosto de 2005 entró en vigor una nueva ley sobre productos químicos, basada en los modelos de las reglamentaciones europeas", dice Pierre Crettaz, de la división Productos Químicos de la Oficina Federal de la Salud Pública.

Estas restricciones se refieren a los productos más tóxicos. Pierre Crettaz reconoce empero que "en la palabra pesticida, existe el 'cida' (que mata) y esos productos son potencialmente peligrosos". Por ello la necesidad de que, para su comercialización, los embalajes indiquen la dosificación adecuada.

Para la salud es aún más complicado medir el problema. "Las plantas no absorben grandes cantidades de productos, por lo que no pueden volverse muy tóxicas", apunta Antoine Besson, agrónomo del Centro Hortícola de Lullier, situado en el cantón de Ginebra.

"Por ejemplo los metales pesados son poco movibles y se encuentran en dosis mínimas en los vegetales ingeridos. En cambio, éstos permanecen en el suelo."

La mira en los jardines familiares

En el siglo XIX se crearon los primeros jardines familiares cuando los campesinos se acercaron a la ciudad para vivir. Esos espacios de algunos metros cuadrados siguen siendo hoy alquilados por los gobiernos comunales.

Suiza cuenta con más de 26.000 de estos terrenos y sus locatarios –quienes se muestran orgullosos de sus pequeñas cosechas- buscan, a veces, conseguir jitomates más rojos que los de sus vecinos...

"Entre más viejos sean esos jardines, más cúmulo de productos tóxicos contienen. Incluso, en algunos terrenos se han encontrado niveles 60 veces mayores de residuos químicos de lo permitido", subraya Antoine Besson.

La manía de la limpieza y el orden

La botánica Aïda Godel está en contra de la errónea 'limpieza y orden' que muchos defienden, incluso en el jardín. "La gente tiene miedo de pequeños insectos que resultan necesarios para la naturaleza."

"Hasta el siglo XX no se trataba a las plantas. Actualmente, los productos para hacerlo están en todos los supermercados y generan mucho dinero", advierte.

Alain Bovard -horticultor y empleado del fabricante suizo de fertilizantes Hauert S.A- recuerda que los industriales deben indicar en los embalajes de sus productos la composición y el uso adecuado de éstos. Los jardineros 'amateurs' también pueden hacer analizar sus terrenos.

"Muchos piensan que utilizando el doble de abono el efecto también se duplicará", dice Bovard, quien opina que hoy día no hay lugar para excusas porque existen suficientes campañas informativas al respecto.

En las comunas

Marie Garnier, del Centro Pro Natura de Champ-Pittet (cantón de Vaud) lamenta que la gente contamine los suelos cuando no hay necesidad de hacerlo. "Si se ama a la naturaleza, debería escuchársele", opina.

Para la agrónoma, las comunas tienen un papel destacado en la difusión de las campañas de información al público. Pero se trata de una voluntad compartida entre las autoridades municipales y la gente.

Algunas comunas establecen medidas, como la recolecta de composta (desperdicios biodegradables caseros) o de productos químicos. Pero otras, "que no tienen personal suficiente, tienden a desherbar con químicos los espacios verdes, en vez de hacerlo manualmente", lamenta Marie Garnier.

Los jardines conservan la naturaleza

Para cambiar el modo de pensar y luchar contra la ignorancia, Aïda Godel se dedica a presentar conferencias, cursos y libros al respecto.

"Las personas se muestran dispuestas a cambiar. Es suficiente con mostrarles que haciendo cohabitar a los vegetales que se complementan o se rechazan, se puede evitar el uso de esos productos."

"Cada año, 22.000 especies de plantas desaparecen del planeta y los jardines, incluso los urbanos, tienen un papel en la conservación de las especies", advierte la especialista en botánica.

swissinfo, Isabelle Eichenberger
(Traducido del francés por P. Islas)

Contexto

En Suiza hay aproximadamente un total de 50.000 hectáreas de jardines privados.

La superficie total cultivable del país es de 400.000 hectáreas.

La Federación Suiza de Jardines Familiares reagrupa a alrededor de 26.800 miembros.

Las comunas encargadas de alquilar estos espacios de tierra tienen listas de espera de interesados.

Al menos 8.200 toneladas anuales de fertilizantes son utilizadas para el cultivo de frutas, legumbres, flores y pasto, según estimaciones del fabricante suizo de abono, Hauert.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×