Navigation

La ayuda suiza a Líbano enfrenta grandes problemas

Esta señora libanesa y su hijo esperan para poder abandonar la ciudad de Tiro. Keystone

La distribución de bienes de primera necesidad y de medicamentos funciona a marchas forzadas y se han dificultades los proyectos para proporcionar albergue a los refugiados.

Este contenido fue publicado el 04 agosto 2006 - 12:32

La situación es particularmente dramática en el sur del país dónde continúan los violentos combates.

"Líbano vive una situación humanitaria urgente. Cerca de un millón de personas, es decir, un cuarto de la población, han sido desplazadas por el conflicto", explica Roland Huguenin a swissinfo.

Según el portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para la región de Tiro, la organización humanitaria estima en cerca de un millón el número de personas desplazadas.

"La situación se mantiene muy incierta y la guerra todavía puede durar, lo que complica muchísimo la planificación de la ayuda a los desplazados", añade Toni Frisch.

El responsable del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria (CSA) precisa que las soluciones para los refugiados debieron ser replanteadas. Suiza propuso alojar a los refugiados con otras familias bajo el concepto de 'Cash for Shelters' (dinero por abrigo). El primer proyecto-piloto podría comenzar en diez o quince días.

"Esta solución ofrece la ventaja de alojar a decenas de millares de personas con relativamente pocos medios y sin pérdida de material", indica el jefe del CSA. En paralelo, permite liberar tiendas de campaña para las zonas de reconstrucción a las que los refugiados quieran volver.

Primer campo de tiendas de campaña

Suiza y las autoridades libanesas evalúan al mismo tiempo decenas de lugares para levantar campos de tiendas de campaña fuera de Beirut. Por ahora, un primer campo fue establecido con la ayuda de Suiza en la capital libanesa, alrededor de un estadio de fútbol, para un centenar de familias.

"Si es fácil poner una tienda de campaña, es más delicado evaluar el emplazamiento y las necesidades de un campo a mediano y largo plazos en un contexto militar que puede cambiar muy rápidamente", revela Toni Frisch, y puntualiza que el gobierno libanés se mostró atento a las observaciones de Suiza.

La distribución de los paquetes de primeros auxilios y de medicamentos funciona, pero lentamente debido a la falta de seguridad, particularmente en las zonas de sur de Líbano, cerca de la frontera israelí.

Un éxodo masivo al sur

Por otra parte, la mayoría de los libaneses del sur huyó de su región. Según el CICR, cerca de las tres cuartas partes de la población del distrito de Tiro se han ido. No quedan más que unos 100. 000 civiles que carecen de medios para dejar sus tierras.

"Cuando las incursiones aéreas fueron suspendidas por 48 horas, muchísima gente aprovechó la ocasión para dejar los refugios donde había pasado cerca de quince días. Pusieron algunos objetos en los vehículos y huyeron lo más rápidamente posible", narra Roland Huguenin.

"Nosotros seguimos organizando envíos para aquellos que todavía están allí. Les abastecemos de gasolina para que puedan hacer funcionar los generadores. La corriente eléctrica está cortada desde el principio de la guerra y la gente no puede bombear agua potable".

El CICR continúa también la distribución de paquetes alimenticios porque ninguna tienda está abierta y la gente no puede abastecerse.

"Obtuvimos dos o tres autorizaciones para hacer atracar barcos cargados de víveres y de material de socorro en el puerto de Tiro Pudimos descargar así 100 toneladas de material el miércoles (02.08), concluye Roland Huguenin.

Un nuevo deterioro del conflicto

La situación todavía podría deteriorarse en los días venideros porque Israel decidió extender las operaciones terrestres en Líbano hasta el río Litani, a 30 kilómetros de la frontera. El ministro de la Defensa, Amir Peretz, pidió el jueves (03.08) al ejército prepararse para una nueva fase de la ofensiva.

El Hezbolá lanzó ese mismo día un centenar de cohetes sobre el norte de Israel en menos de una hora, con un saldo de ocho muertos, mientras que la aviación israelí continuó sus ataques en el sur de Líbano y, de nuevo, sobre el sur de Beirut. Desde el inicio del conflicto, por lo menos 27 civiles israelíes y más de 900 civiles libaneses han sido muertos.

swissinfo y agencias

Contexto

Suiza co-financia una evaluación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUE) de la contaminación marítima tras el bombardeo israelí de los depósitos de la central eléctrica de Jiyyeh, en el sur de Beirut.

Israel lanzó sus operaciones contra Líbano tras el secuestro de dos soldados israelíes por el Hezbolá y en reacción al lanzamiento de cohetes por parte de la milicia chiíta contra territorio del Estado hebreo.

End of insertion

Datos clave

Desde el principio del conflicto entre Israel y el Hezbolá, el 13 de julio, Suiza ha desbloqueado 5,2 millones de francos en favor del CICR.

Suiza también envió 800 kgs. de medicinas y 7 toneladas de mercancías, y mantiene a una docena de personas en el terreno.

Más de 920 suizos han sido evacuados de Líbano. Quince dejaron el país el miércoles (02.08) durante la última operación de evacuación de ciudadanos de la Confederación.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.