Navigation

La crisis argentina desde el ángulo suizo

Armin Ritz, embajador de Suiza en Argentina. Embajada Suiza en Argentina

El embajador suizo en Argentina, Armin Ritz, cree en el futuro del país que alberga a la mayor comunidad helvética en América Latina.

Este contenido fue publicado el 12 agosto 2002 - 22:44

En conversación con swissinfo expone sus puntos de vista sobre la actual situación en ese país.

El representante oficial helvético abordó los temas de la actual crisis económica argentina, el impacto en las empresas suizas asentadas en ese país y la importancia de la comunidad de origen suizo a la que representa.

¿Cómo percibe Suiza la crisis que actualmente atraviesa Argentina?

Con preocupación, por lo complicado de la situación política. Estamos convencidos de que el país tiene recursos para crecer, pero en este momento la política tiene dificultades para encontrar una solución. El gobierno suizo ve con preocupación la cuestión de las finanzas públicas, porque no se puede gastar eternamente más de lo que se recauda. Creo, en ese sentido, que una reforma política es inevitable.

Usted llegó con la administración de Fernando de la Rúa hace aproximadamente dos años. ¿Tenía conocimientos de la Argentina?

No. Yo había estado en Brasil treinta años atrás, y siempre quise volver a América Latina, a un país de habla española: ¡he logrado lo que quería! Vine con la idea de que, tras 10 años de cambios importantes en la economía, había que arreglar las otras cosas; pensábamos que el nuevo gobierno de la Alianza lo haría. Obviamente no fue así, por falta de apoyo político.

Hay en Argentina un fuerte descreimiento en la clase política. ¿Qué cree que deberían hacer nuestros políticos para revertir esta situación?

Los argentinos no tienen fe en los políticos ni en su sistema de privilegios. Protestan contra la corporación -escarches, discusiones... Como suizo, yo diría que estas acciones deberían ser más constructivas: hay que decir también cuáles son los políticos y la política que se quieren. Por eso pienso que hay que hacer elecciones y espero que los electores argentinos sean capaces, en ese momento, de expresarse claramente.

Se estima que en Argentina viven unos 100 mil descendientes de suizos, y aproximadamente 15 mil suizos...

Suizos con pasaporte suizo son 15 mil, aunque en su mayoría tienen doble nacionalidad. Muchos de ellos ya llevan aquí dos, tres y hasta cuatro generaciones. Gran parte es descendiente de suizos que llegaron a la Argentina entre 1856 y 1900, cuando había problemas económicos en Suiza, y Argentina era un país del futuro.

Se integraron a la nación argentina, pero hoy entre los descendientes hay muchos interesados en obtener el pasaporte suizo y trabajar allí. Esta cuestión en nuestra Embajada no es tan dramática como en otras, pero el interés por Suiza es doblemente mayor.

¿Qué importancia relativa tiene la colonia suiza en Argentina, comparada con otras comunidades en América Latina?

No tengo números exactos para compararlas, pero la suizo-argentina es, de lejos, la más grande colonia suiza en toda América del Sur.

¿Y cuál es la actitud de la Embajada frente a esta gente que quiere vivir y trabajar en Suiza?

Hay que distinguir el tema del pasaporte del de ir a trabajar. El primero es muy claro: la nacionalidad suiza se transmite directamente de padre o madre a hijo. Si el padre no se ha registrado en la Embajada, no podemos hacer nada.

La mayoría de los descendientes no puede obtener automáticamente el pasaporte suizo, pero esto no genera problemas porque esta Embajada ha informado durante años sobre el asunto y la gente ya lo sabe.

Para el tema del trabajo, los poseedores de pasaporte suizo pueden vivir y trabajar en Suiza sin problemas. Pero en este caso siempre recomendamos que busquen trabajo desde Argentina antes de viajar, porque no es fácil. ¡Uno puede vivir muy mal también en Suiza!

Para buscar el trabajo desde Argentina, el mejor instrumento hoy en día es Internet. Lo hemos logrado en varios casos: buscando por Internet, a través de agencias de empleo o directamente en empresas.

¿Qué pasa hoy con las empresas suizas que están en la Argentina?

Argentina siempre ha sido un país de inversión importante para nosotros. Estamos hoy en el puesto número once, pero si medimos la inversión per cápita de la población del país de origen, ocupamos el tercer lugar después de España y Chile.

Es decir que, Argentina es importante proporcionalmente para nuestro país en materia de inversión. La mayoría de las empresas están en la Argentina desde 1930, y algunas llegaron después de la guerra.

No participamos en las privatizaciones de los años 90 por varias razones, particularmente por falta de empresas en esos sectores.

La mayoría de las empresas suizas está acá desde hace tiempo. En los últimos meses he estado hablando con ellas constantemente, y lo que he sentido hasta ahora es que ninguna quiere irse. Van a luchar para quedarse aquí.

Tengo confianza en ello porque muchas de estas empresas son parte de grandes grupos internacionales, que tienen un planeamiento estratégico y pueden soportar un año de dificultades si miran hacia el futuro. Pero tendrán que ajustarse: si las ventas caen en un 40%, no se puede seguir con la misma estructura a largo plazo.

Después de una recesión sostenida, ¿cuál es el mensaje que el gobierno suizo le da a estas empresas? ¿Las protege de alguna forma? ¿Qué futuro inmediato esperan desde Suiza para Argentina?

Antes que nada hay que aclarar que el gobierno no tiene influencia alguna en las decisiones de las empresas. Pero está muy preocupado por la situación: en los últimos meses he recibido varias llamadas de Berna para saber cómo están las empresas y los suizos en Argentina. Hay satisfacción porque las empresas quieren quedarse.

El gran tema, que hasta ahora no era una problema, es el del apoyo. El gobierno puede apoyarlas en la medida que sean discriminadas en relación con otras empresas. Por el momento no tenemos casos de discriminación, pero de haberlos, hay tratados entre Suiza y Argentina para intervenir y pedir su tratamiento.

Otra cuestión importante, claramente, es la del Fondo Monetario Internacional (FMI), del que Suiza es miembro y como tal quiere expresarse. Desde allí siempre hemos ayudado a la Argentina para que consiga crecer y no endeudarse más.

¿Qué mensaje le daría hoy a la comunidad suiza residente en la Argentina?

Que en esta situación muy difícil sigo pensando que no hay que perder la esperanza. Cuando uno ve la calidad de los productos argentinos y el nivel de educación de sus habitantes, se da cuenta de que aquí hay futuro económico. Yo comparto el sentimiento frente a la situación actual, que es muy compleja, pero no creo que no haya salida.

Norma Domínguez, Buenos Aires

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.