Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La cruz suiza en liquidación

La cruz suiza, símbolo de soberanía y de mercadotecnia.

(swissinfo.ch)

La cruz helvética es un símbolo de soberanía y una marca comercial. Cientos de productos se venden con esta imagen.

No obstante, la utilización comercial de la cruz blanca sobre fondo rojo como encarnación del 'swissness', estaría prohibida por ley.

Swissness: un término que se emplea tanto en las agencias de relaciones públicas como en las instituciones superiores de estudios e incluso en los temas de conversación a nivel académico. Pero, ¿qué es Swissness?

El término equivale a calidad, Heidi, tradición, precisión, paisajes espectaculares, creatividad, ingenio agrícola, sensualidad alpina y muchas otras cosas más.

Swissness supone un mundo intacto y compacto, y al mismo tiempo habla de alto rendimiento, de un producto de larga duración, sin dejar de adaptarse a las nuevas tendencias.

En resumen: con esa palabra se destacan las cualidades más nobles de Suiza.

Dice todo y nada

Quien quiera adoptar el Swissness en su negocio, coloca la bandera suiza con fondo rojo en su producto y lo vende en todo el mundo. Este procedimiento está ciertamente prohibido por una ley de 1931, pero que casi nadie se percata de ello.

El artículo segundo de la "Ley Federal para la Protección de Escudos y otros Símbolos Públicos" es rigurosa y prohíbe el uso de la cruz suiza para fines comerciales o para ser utilizado en embalajes o productos.

Pese a esta legislación, la cruz blanca con fondo rojo se halla en la comercialización de navajas suizas, ropa interior para dama, queso, pan y chocolate.

También se encuentra en los ratones para ordenador, cosméticos, folletos, documentos de los fondos de inversión que ofrecen los bancos, relojes, esquís y muebles.

Qué decir de su aparición en productos como cantimploras y otros objetos que se producen dentro y fuera de Suiza.

El provecho de su utilización comercial no parece tener fronteras.

Ley estricta, diversas interpretaciones

La ley deja a los cantones la interpretación y el castigo de las violaciones que se cometen contra la cruz helvética para fines comerciales.

Y es allí, en pleno espíritu del federalismo helvético, donde la libertad del comercio y de la industria está bien respaldada. Aparentemente mucho más que la legislación dictada hace 75 años, y que en nuestros tiempos parece obsoleta e interpretada de diversas maneras.

Los cantones se muestran, para beneficio de la pequeña y mediana industria, muy tolerantes en el uso del símbolo nacional suizo.

Y a escala federal, al Instituto Federal de Propiedad Intelectual -que forma parte del Ministerio Federal de Justicia y Policía-, sólo le queda advertir sobre la utilización inadecuada o perjudicial de la cruz helvética.

Guerra de símbolos: la ballesta contra la cruz helvética

El uso para fines comerciales de la cruz blanca sobre fondo rojo disgusta sobre todo a los miembros de la institución Swiss Label.

Esta agrupación difunde el uso de la ballesta (utilizada por el héroe literario, Willhelm Tell, inspiración surgida de la pluma de Schiller y que es uno de los mayores mitos heroicos de Suiza) como marca comercial de los productos helvéticos.

El diputado Bruno Zuppiger, presidente de Swiss Label, lanzó el año pasado una interpelación parlamentaria denominada 'Uso comercial de la cruz suiza'.

"El gobierno federal deja entrever en su respuesta que este asunto no está entre las prioridades de la agenda parlamentaria", advierte a swissinfo el propio Zuppiger.

De cualquier manera, las autoridades helvéticas confirman que el uso de la cruz helvética en el comercio es un delito.

Desigualdad de mercado

Bruno Zuppiger reitera su disgusto por el hecho de que "cada empresa suiza que se atiene a la ley resulta afectada por sus competidores comerciales en el exterior, quienes pueden utilizar la cruz suiza sin ser sancionados".

No es menos explosivo el uso de la bandera en la producción de alimentos. Si la mitad del proceso de producción de un artículo se realizó en Suiza, el productor puede declararlo como producto suizo, según la reglamentación en vigor.

"También aquí hay paso para muchos abusos", dice el presidente de Swiss Label. Agro Marketing Schweiz (AMS) introdujo una etiqueta de origen para proteger los productos totalmente suizos.

1,7 segundos para mirar una cruz helvética

Con su ballesta, Swiss Label tiene un camino difícil en su lucha contra el mal uso de la famosa cruz suiza. Cada día, los consumidores se ven atacados por miles de mensajes de mercadotecnia presentados tanto en la calle como en los medios de comunicación.

Expertos en relaciones públicas señalan que el promedio de tiempo empleado por un individuo para contemplar un anuncio es de 1,7 segundos. Un periodo muy corto. Pero por lo visto el 56% de los consumidores reconoce en la publicidad con la cruz blanca una relación transversal con productos hechos en Suiza.

swissinfo, Erwin Dettling, Zúrich
(Traducido del alemán por P. Islas)

Contexto

Swiss Label es una asociación dedicada a la promoción de productos y servicios suizos.

Promociona el uso de la ballesta como la marca distintiva de los productos suizos y rechaza la utilización de la cruz blanca con fondo rojo.

Fin del recuadro


Enlaces

×