La guerra de precios del ADSL

Guerra de precios en el mercado de acceso rápido a Internet. Keystone Archive

Bluewin y Sunrise intentan repartirse el mercado de acceso a Internet, a despecho de los pequeños operadores.

Este contenido fue publicado el 11 abril 2002 - 16:17

Tras una ruda batalla en torno a las tarifas de las comunicaciones telefónicas clásicas, los operadores suizos emprendieron una lucha sobre el acceso rápido a Internet a través de la tecnología ADSL (Asymmetric Digital Subscriber Line, en sus siglas en idioma inglés).

Ese sistema utiliza las comunicaciones tradicionales en cobre para acelerar la transferencia de las informaciones. Gracias a un módem ADSL conectado a la línea telefónica, el abonado puede al mismo tiempo telefonear o enviar un fax y 'navegar' en Internet.

La conexión es permanente, el tiempo de navegación ilimitado y, sobre todo, los gastos de comunicación sobre el Web están incluidos en el precio del abono. El cliente puede elegir entre cuatro posibilidades de transmisión de 256 kbit/s a 2 Mbit/s.

Competencia desleal

El mes pasado, Bluewin, la filial de Swisscom, especializada en el acceso a Internet, rompió sus precios al proponer un abono mensual de ADSL256 por 49 francos. Su gran rival, Sunrise, acaba de seguirle los pasos ofreciendo la misma tarifa, con la ventaja adicional de ofrecer gratuitamente la instalación del servicio.

Los pequeños operadores no están muy contentos. "Bluewin y Sunrise quieren estrangular a la competencia, con esa tarifa en la que el margen de ganancia es nulo e inclusive negativo", precisa Philippe Roditti. El directivo del operador de Lausana VTX, no vacila en hablar de competencia desleal.
En efecto, como Swisscom detenta el monopolio del "último kilómetro", es decir, de los hilos que llegan directamente a la casa de los abonados, la veintena de operadores helvéticos que ofrecen acceso a Internet, tienen que rentar la infraestructura al gigante azul.

Swisscom les factura el alquiler en 39 francos por mes por abonado, más 5 a 10 francos según la cantidad de informaciones transmitidas. Imposible lograr rentabilidad si el cliente final sólo paga 49 francos.

swissinfo/Luigino Canal

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo