Navigation

Leyes más severas contra la prostitución juvenil

Zúrich ha visto un dramático incremento del número de adolescentes que llegan de Europa del Este. Keystone

Suiza debe hacer sus leyes más rigurosas para evitar convertirse en destino de turistas que buscan prostitutas muy jóvenes. Un diputado ha presentado una iniciativa parlamentaria que pide elevar de 16 a 18 años la edad legal para ejercer la prostitución.

Este contenido fue publicado el 05 mayo 2010 - 08:35

En los países vecinos -Alemania, Italia y Francia- la edad para dedicarse legalmente a este oficio es de 18 años.

Recientemente, el tema colmó los titulares de la prensa en Francia después de que tres jugadores del equipo nacional - Franck Ribéry, Sidney Govou y Karim Benzema - fueran acusados de pretender tener relaciones sexuales con una prostituta menor de edad. En el famoso barrio rojo de Ámsterdam, Holanda, los políticos han propuesto aumentar la edad mínima a 21 años.

Suiza sigue siendo una excepción europea y niñas de hasta 16 años pueden, en teoría, ofrecer sus servicios legalmente en todo el país. Sin embargo, aún no está clara la magnitud de la prostitución de adolescentes en este país.

“Suiza se arriesga a convertirse en un importante destino del turismo sexual", señala Barthassat a swissinfo.ch.

El político de Ginebra acusa al gobierno de ir con pies de plomo para ratificar la Convención del Consejo Europeo sobre Protección de la Infancia contra la Explotación y el Abuso Sexual y de permitir los vacíos legales.

“En este momento podemos proteger a una menor de edad que está siendo forzada a prostituirse, pero no podemos impedir que se convierta en prostituta si así lo quiere", afirma Barthassat.

Iniciativas cantonales

Su iniciativa nacional es resultado de una serie de esfuerzos similares a escala local; y es que la prostitución y su legislación es competencia de los cantones.

El primero de mayo pasado entró en vigor en Ginebra una nueva ley sobre la prostitución, con un artículo que prohíbe su ejercicio a los menores de 18 años. En este cantón, el número de prostitutas es de 2.700, cifra que casi se ha cuadriplicado desde 2004.

El 20 de abril pasado, el parlamento cantonal de San Gall aprobó una votación similar. "Es absurdo que se prohíba ver películas pornográficas a los jóvenes menores de 18 años, pero que sí se permita participar en ellas", expresó Jeannette Schlegel, política de este cantón que presentó la moción.

Los cantones de Basilea Ciudad y de Berna están considerando cambios similares.

Fenómeno oculto

El número de prostitutas que trabajan en Suiza oscila considerablemente. Sería de 10.604, según una publicación dominical basada en cifras oficiales de la policía; o de más de 25.000, de acuerdo a la Asociación Europea para la Promoción de la Salud entre las Trabajadoras Sexuales Migrantes (TAMPEP, por sus siglas en inglés).

No se conocen cifras de cuántas jóvenes trabajan como prostitutas, pero los expertos señalan que son conscientes de este fenómeno 'oculto'.

"No hemos registrado la presencia de menores trabajando como prostitutas en el cantón de Vaud, ya que la ley no les autoriza a estar en salones de masajes y hay inspecciones regularmente", indica Jean-Philippe Sauterel, portavoz de la policía cantonal.

“Ello no significa que no haya redes que operen fuera de lo oficial, pero eso no es motivo de gran preocupación", agrega.

El mismo mensaje oficial se puede escuchar en Ginebra y Zúrich. “Hablar de turismo sexual es un poco exagerado", precia Marco Cortesi, portavoz de la Policía de Zúrich. "No es un gran tema, pero sigue siendo grave".

Etiqueta del sexo

A pesar de la falta de cifras oficiales, Barthassat está convencido de que existe un problema.

"Hubo un programa en el canal de televisión francés M6 que mostraba a mujeres jóvenes que venían de París para trabajar como prostitutas los fines de semana en los grandes hoteles de Ginebra", apunta.

Los profesionales de la industria del sexo rehúsan hacer comentarios.

"Numerosos clientes preguntan por adolescentes lo más jóvenes posibles y chicas de 16 años me llaman por teléfono para ofrecer sus encantos", refiere Linda*, jefa del Servicio de Escolta Esencial en la Suiza francófona, al diario 'Tribune de Genève'.

"Yo no dudo en involucrarme. Eso es casi pedofilia y éstas adolescentes no están suficientemente maduras. Pero ello prueba que el mercado existe", añade.

Barthassat afirma que funcionarios de la policía le han hablado extraoficialmente de casos de "chicas muy jóvenes - y no precisamente de familias de escasos recursos- que se prostituyen para ganar dinero o comprarse un bolso caro".

"Hay varios casos de menores de edad que llevan a cabo sexo de etiqueta - trabajan como prostitutas para poder adquirir bienes de lujo", confirma Susanne Gresser, de María Magdalena, un servicio de asesoramiento para trabajadoras del sexo en San Gall, al diario '20 Minuten'.

Barthassat refiere que su iniciativa cuenta con el respaldo de 40 parlamentarios y que están decididos a mostrar a las jóvenes que "no vamos a tolerar tales prácticas".

Advierte que si el problema no es resuelto hasta fines de 2010, va a dar un paso más adelante y recolectar firmas para lanzar una iniciativa popular (para cambiar la ley).

Simon Bradley, swissinfo.ch
(Traducción: Rosa Amelia Fierro)

Prostitución

Es legal en Suiza, pero las prostitutas deben registrarse ante las autoridades locales y de salud, y someterse regularmente a controles médicos.
Actualmente, tener relaciones con un menor de 16 años se castiga hasta con cinco años de prisión.
La edad para el ejercicio legal de la prostitución en Alemania, Francia e Italia es de 18 años.
En Suiza, el proxenetismo es ilegal y poco frecuente: la mayoría de prostitutas opera independientemente, fuera de las salas de masaje, en pequeños estudios y a través de teléfonos móviles. Ellas no pueden exhibir sus mercancías.
El tráfico de personas puede ser sentenciado hasta con 20 años de prisión, y coaccionar a una persona a la prostitución es un delito penal que se castiga hasta con 10 años de prisión.
Además del tráfico de personas con fines de explotación sexual, la legislación está siendo modificada para hacer que el tráfico para explotación laboral y la extracción de órganos humanos sean delitos punibles.
Los permisos L, creados en 1975, permiten que mujeres de países que no tienen un convenio de trabajo con Suiza puedan trabajar como bailarinas de clubes de cabaret por un periodo máximo de 8 meses.

End of insertion

La industria del sexo

Un informe de la Policía Federal de Suiza de 2007 estima que la industria del sexo genera al año 3,2 mil millones de francos suizos.
El número de prostitutas que trabaja en Zúrich subió 20% entre 2003 y 2005; las trajadoras del sexo registradas en el país en 2005 fueron 14.000.
El informe estima también que entre 1.500 y 3.000 víctimas del tráfico de personas estuvieron en el país en 2005.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.