Los alumnos suizos destacan en matemáticas

Los jóvenes suizos no tienen nada qué envidiar a sus camaradas de otros países. Keystone

Suiza obtiene buenos resultados en la encuesta PISA 2006. En las tres áreas sometidas a prueba –ciencias naturales, lectura y matemáticas- los jóvenes suizos obtuvieron resultados superiores a la media.

Este contenido fue publicado el 04 diciembre 2007 - 18:36

Responsables de la instrucción pública, los cantones están satisfechos pero relativizan el alcance de la comparación internacional de los sistemas de educación.

En el área de ciencias, rama prioritaria del estudio PISA 2006, que evaluó los conocimientos de los alumnos de 15 años procedentes de 57 países, los alumnos suizos obtienen un resultado promedio de 512 contra 500 de la media de los educandos de los países de la Organización de la Cooperación y el Desarrollo (OCDE).

Lo anterior se desprende de los resultados presentados este martes por la Oficina Federal de Estadísticas y parcialmente descubiertos el jueves pasado por la OCDE.

En conjunto, Suiza logra una mejor clasificación que la media de los países miembros de la OCDE, destaca Dieter Rossboth, vice-director de la Oficina Federal de Estadísticas (OFS).

En lectura, los alumnos suizos –que registraron un cierto retraso durante los estudios precedentes (2000 y 2003)- alcanzan, por primera vez, una media que sobrepasa de manera significativa la de la OCDE, con 499 puntos contra 492. Los mejores resultados corresponden a los coreanos (556) y los finlandeses (547).

En matemáticas, los jóvenes suizos se anotan de nuevo resultados muy buenos en comparación internacional.

Con 530 puntos, superan ampliamente la media de los países de la OCDE (498). Sólo Taiwán, Finlandia, Hong Kong y Corea registran valores notablemente superiores.

La reacción de los profesores

Los sindicatos de profesores de expresión francesa y alemana recibieron "con alivio, pero sin gran sorpresa" los buenos resultados obtenidos en ciencias y en matemáticas. Es un reconocimiento al trabajo de los profesionales, destacaron.

Ambos sindicatos critican por otra parte el tratamiento de los resultados de PISA por los medios de comunicación.

Lamentan que "esta abundante fuente de informaciones sobre los sistemas educativos se resuma la mayoría de las veces en los medios de comunicación a una clasificación internacional simplista, con interpretaciones a veces tan falsas como reduccionistas".

La Unión Sindical Suiza (USS), por su parte, manifiesta su preocupación por los resultados en lectura, aún insuficientes y pide que se adopten medidas.

Si festeja también los buenos resultados en matemáticas y en ciencias naturales, la USS estima "preocupante la falta de mayores progresos en lectura". Se requieren medidas más firmes, en particular las reformas previstas en el proyecto HarmoS de armonización de la escolaridad obligatoria.

Comparación no es razón

Por su parte, la Conferencia de directores de la instrucción pública (CDIP) considera que el buen resultado de los alumnos suizos en la prueba PISA 2006 muestra la fuerte capacidad de integración del sistema suizo.

La CDIP relativiza no obstante este género de clasificaciones comparativas. No es una competición deportiva y no hay que concederles una importancia desproporcionada, señala.

"Comparación no es razón", señala Isabel Chassot, presidenta de la CDIP.
Empero, manifestó su satisfacción por el hecho de que los jóvenes suizos de 15 años se ubiquen "significativamente" en términos estadísticos - por encima de la media de la OCDE en los campos sometidos a examen.

La presidenta de la CDIP también destaca los límites de una comparación del tipo PISA. Así, por ejemplo, el estudio 2006 tenía como tema central las ciencias naturales. Pero según la OCDE, no es posible comparar los resultados con los de 2000 y 2003.

"Esta situación, muy lamentable, no corresponde en nada a las promesas hechas por la OCDE al principio de ese programa", deplora.

Realización de integración

Según Isabel Chassot, estos resultados demuestran que "el sistema educativo suizo logra una verdadera proeza en materia de integración".

La situación de Suiza es particular debido a su población escolar fuertemente heterogénea desde el punto de vista lingüístico y cultural, según un informe de la OCDE.

La proporción de extranjeros en Suiza es de 20,2%, contra el 2,1% por ejemplo para Finlandia o 9,5 para Austria, subraya la ministra.

El programa PISA somete a los mismos exámenes a alumnos de 57 países. Compara luego los resultados haciendo caso omiso de las diferencias demográficas y socioculturales de un país al otro.

En este contexto, los resultados suizos muestran pues el fuerte poder de integración del sistema.

swissinfo y agencias

Contexto

El Programa Internacional para el seguimiento de las adquisiciones de los alumnos (PISA) es un conjunto de estudios de la OCDE que pretende medir las realizaciones de los sistemas educativos de los países miembros.

Para la encuesta PISA 2006, cerca de 400.000 alumnos de 15 años de edad (en Suiza 9º curso escolar) procedentes de 57 países, fueron interrogados.

En Suiza, 12.000 jóvenes presentaron las pruebas

Suiza invierte 4,5 millones de francos por estudio PISA. Participará en el de 2009 con una suma de 3,5 millones, financiada a partes iguales por la Confederación y los cantones.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo