Navigation

Los economistas auguran una recuperación del euro

Otmar Issing (dcha), del Banco Central Europeo, y el profesor Jean-Paul Fitoussi. Keystone

Oradores y asistentes al Foro Económico Mundial (WEF) coinciden en que la moneda europea tiende a consolidarse frente al billete verde. Durante una sesión consagrada al tema, los especialistas subrayaron la recuperación registrada por la divisa europea en los últimos meses.

Este contenido fue publicado el 27 enero 2001 - 16:55

Otmar Issing, del Banco Central Europeo (BCE), estimó que los dos años de vida del euro han sido un éxito. La moneda es confiable, las tasas de interés, bajas y la inflación se mantuvo en la barrera del 2%, explicó.

"La historia considerará de manera diferente esos dos primeros años y los caracterizará como un éxito. Ese cambio de apreciación ya comenzó", aseguró.

Comentó a guisa de ejemplo que "en la invitación, el nombre de la sesión era 'Salvemos al euro' y no 'Dólar fuerte o euro débil - o viceversa -' como se designa ahora". En su opinión, ese cambio refleja justamente la reapreciación de la moneda única europea.

Robert Mundell, premio Nobel y profesor de Economía de la Universidad de Columbia, atribuyó a su vez la debilidad del euro, en los primeros tiempos de su lanzamiento, a la fortaleza de que gozaba el dólar. Entonces la divisa estadounidense tenía ventaja en relación con otras monedas y con el oro.

Asimismo aplaudió la decisión de Alan Greenspan, dirigente de la Reserva Federal, de bajar las tasas de interés en 0,5 por ciento a principios de este mes y dijo que sería una "buena idea" hacer lo mismo durante la próxima reunión del comité del banco central estadounidense.

En su opinión, la relación euro-dólar tendría que oscilar entre los 0,90 y el 1,10 de dólar o mejor aún entre 0,95 y 1,05. Infortunadamente, las tasas de cambio no respetan ese ideal como quedó de manifiesto con el desplome de la divisa europea.

El especialista no descartó inclusive una apreciación más importante del euro como consecuencia de la brutal desaceleración de la economía estadounidense y el fuerte déficit de la balanza comercial.

Mundell advirtió asimismo sobre los riesgos de uniformar excesivamente la política económica europeas.

En ese contexto, recordó que merced a la estructura federativa de los Estados Unidos, las autoridades permiten un amplio margen de maniobra a las diferentes entidades, aun cuando exista una moneda común.

A su vez y para destacar la diferencia entre el valor intrínseco de una moneda y su tasa de cambio, el profesor francés Jean-Paul Fitoussi narró que en alguna ocasión su hijo de 10 años le preguntó por qué la libra esterlina era la moneda más fuerte del mundo.

En su opinión, los juicios negativos acerca del euro obedecen a una ilusión.

Entre 1991 y 1997 el dólar también registró un debilitamiento importante respecto de otras monedas e inclusive estuvo más por debajo de lo que el euro ha estado frente a la divisa estadounidense. Nadie "se flageló" entonces, apuntó.

Por su parte, el presidente del Banco Central alemán, Ernst Welteke, estimó que si una moneda única no requiere de un gobierno central, "un gobierno central será la consecuencia de un banco central".

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.