Navigation

Los grandes temas del nuevo Parlamento

En el Parlamento no son los temas que faltan. Keystone Archive

El Parlamento que saldrá de las urnas el 19 de octubre no escapará a los debates sobre el futuro de los seguros sociales y de las finanzas federales.

Este contenido fue publicado el 14 septiembre 2003 - 11:58

El mercado de la electricidad, la política migratoria, y los medios de comunicación son algunos de los temas del debate.

El futuro de los seguros sociales es uno de los grandes temas que deberán enfrentar los parlamentarios. El aspecto más sensible se refiere a lo que sucederá con el segundo fondo de pensiones (segundo pilar), un asunto que no dará respiro a los parlamentarios.

En efecto, el presidente de la Confederación Pascal Couchepin quiere introducir durante la primavera del 2004 una serie de remedios destinados a sanear las cajas de pensiones. Se tratará después de mejorar los mecanismos de control y vigilancia.

La 11ª revisión del seguro de pensiones de vejez (AVS) recientemente adoptado, dará seguramente lugar a una 12ª revisión, como ya lo anunció el ministro de asuntos sociales. Es decir, la posibilidad de subir la edad de la jubilación a los 66 ó 67 años, reducción de las rentas de los pensionados y una eventual alza de la TVA. Las cámaras federales deberán estudiar estas propuestas en el verano del 2005.

En el 2005 tendrá también lugar el examen de la 5ª revisión del seguro de invalidez (AI). Una reforma destinada a enfrentar el aumento de los costos que genera este seguro.

En lo que se refiere al seguro de enfermedad, las opciones consideradas en el marco de la 2ª revisión deberán ser afinadas, en particular lo relacionado con la cláusula de obligación y el financiamiento de los hospitales.

Primicia

El nuevo parlamento será también llamado a pronunciarse sobre una primicia en Suiza, el reconocimiento legal de las parejas homosexuales.

Por primera vez deberá también pronunciarse sobre un proyecto de una especie de registro de matrimonio, pero que excluye la posibilidad de adoptar para los homosexuales.

Otro debate que se anuncia animado se refiere a la adaptación de la ley sobre la radio y la televisión, que data de 12 años, y que prevé un cambio en el paisaje audiovisual del país.

Las modalidades de control y tratamiento que serán reservado a los medios de comunicación privados en relación con la SSR (la sociedad suiza de radio difusión), ocupará el centro de las discusiones.

Temas sensibles

El nuevo parlamento heredará además una serie de temas sensibles, que ya fueron discutidos en las asambleas precedentes, pero que no lograron ser aprobados.

Será el caso de la despenalización del consumo de marihuana, el reglamento sobre los embriones y la reforma del Gobierno.

También deberá adoptar el programa de saneamiento financiero de la Confederación. Su objetivo es mejorar el déficit de las cajas federales, es decir una reducción del presupuesto de 1,0 mil millones de francos en el 2004; 2,21 millones en el 2005 y de 3,27 mil millones para el 2006.

Pero esta operación no será suficiente, pues de aplicarse todas las medidas de recorte presupuestario, el déficit para el 2006 seguirá siendo de 1,3 mil millones.

El déficit para el presupuesto del 2004 es estimado en 3,5 mil millones de francos.
También es probable que el nuevo parlamento se pronuncie sobre un tema que se escucha hablar desde hace varios años, la amnistía fiscal.

Temas que vuelven

Temas que no fueron adoptados en votaciones populares volverán a ser estudiados.

Es el caso del excedente de oro que posee el Banco Nacional Suizo (BNS). El Gobierno desearía que se reparta entre los cantones en una proporción de dos tercios y el resto vaya a las cajas de la Confederación.

Pero el Partido Socialista (PS) y la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha nacionalista) quieren que se destine al seguro de pensión de vejez (AVS).

Las cámaras federales deberán estudiar también las propuestas de privatizar la electricidad. A pesar de que el proyecto fue rechazado en la pasada legislatura, considerado como perjudicial para los pequeños consumidores, el tema volverá ya que hace parte del proceso de liberación de los mercados en Europa.

Asilo y extranjeros

También volverá a planear entre los parlamentarios, la iniciativa de la UDC, rechazada con escaso margen en noviembre del 2002, relacionada con la disminución de la población extranjera, y la revisión del derecho de asilo.

El primer aspecto se relacionará con la agilización del procedimiento para negar o aceptar demandas de asilo, y el segundo a limitar la población extranjera a los no miembros de la Unión Europea, y aceptar sólo extranjeros altamente calificados.

Otro tema pendiente es la construcción de nuevas líneas ferroviarias a través de los Alpes, proyecto que necesita un aumento entre 600 y 800 millones de francos para que pueda realizarse.

Por último, volverá la cuestión de la adhesión de Suiza a la Unión Europea. Pero antes, los parlamentarios deberán pronunciarse sobre la extensión de los acuerdos bilaterales a los países de Europa del Este. En este tema está en juego la salvaguardia del secreto bancario.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo