Navigation

Los hombres del Credit Suisse rinden cuentas

Los ingresos de Brady Dougan, director general del Credit Suisse, sumaron 19,2 millones de francos suizos en 2009. Keystone

En su Informe Anual 2009, el banco aborda, con cifras, los controvertidos bonos millonarios y muestra sus entretelones: el grupo tiene más accionistas institucionales de origen estadounidense que suizo.

Este contenido fue publicado el 01 abril 2010 - 14:15

Sin embargo, informa también a cuánto ascienden las deudas con el banco del presidente, vicepresidentes y otros hombres clave del grupo.

Algunos directivos del Credit Suisse están expuestos permanentemente a los reflectores de los medios y la opinión pública. Otros tienen el privilegio de gozar de un perfil bajo que ahuyenta las miradas y, con ello, las críticas.

Pero tanto los protagonistas del consejo como los miembros del directorio ejecutivo están obligados a rendir cuentas que serán publicadas en el Informe Anual del grupo. La edición 2009 desveló detalles poco conocidos.

Dougan, la figura visible

El Informe Anual del Credit Suisse publicado el 26 de marzo diseccionó el interior del grupo a lo largo de 496 páginas.

Del documento, un solo dato dio la vuelta al mundo de inmediato: el ingreso anual del director general, Brady Dougan, sumó 19,2 millones de francos suizos en 2009, lo que le convirtió en el banquero mejor pagado de Europa.

De hecho, sólo el estadounidense John Strumpf, director general de Wells Fargo, superó este monto el año pasado con una remuneración de 21,3 millones de dólares (alrededor de 22,6 millones de francos suizos).

En el trabajo, Credit Suisse informa que la junta directiva percibió ingresos del orden de los 149 millones de francos suizos en 2009. Del total, 130 millones corresponden a las retribuciones variables o ‘bonos’, es decir, el 88% del total; el 12% restante son los salarios fijos. La parte variable de sus ingresos será pagada de forma diferida en el tiempo, aclara el grupo.

Credit Suisse justifica la generosidad de los pagos explicando que las finanzas del grupo son sólidas tras la crisis; el banco ganó 6.700 millones de francos suizos. Un panorama completamente distinto al que existía en 2008, cuando las pérdidas sumaron 2.700 millones de francos.

Los hombres discretos

El término gobernanza es recogido por la Real Academia Española (RAE) como el “arte de gobernar que se propone un desarrollo económico, social e institucional duradero”, pero las empresas internacionales lo utilizan cada vez más para definir también la ética, los valores empresariales y la rendición de cuentas.

El apartado de ‘Compensaciones’ del capítulo ‘Gobernanza Corporativa’ del informe, cita que Hans-Ulrich Doering, presidente del consejo del Credit Suisse, recibió compensaciones por 6,5 millones de francos suizos por su desempeño en 2009.

La mayor parte, 4,1 millones de francos, se deriva de su salario fijo (1,8 millones) y de los bonos recibidos (2,3 millones). Los 2,4 millones de francos restantes son compensaciones pagadas vía acciones del banco y prestaciones como el pago de servicios de salud para su familia o su caja de pensiones.

Otro de los hombres mejor remunerados dentro del consejo del CS es Walter B. Kielholz, quien ganó 5,2 millones de francos por su trabajo en 2009, de los cuales 3,1 millones fueron pagados en especie (salario fijo más variable) y 2,1 millones vía acciones.

Kielholz, cabe recordar, es presidente del Consejo de Swiss Re, la principal reaseguradora suiza, pero colabora como miembro del consejo de Credit Suisse desde hace una década.

En la contabilidad del consejo de administración –que no en el directorio ejecutivo-, el tercer hombre más ‘caro’ para el banco es Urs Rhoner, vicepresidente del CS, y destino de un pago total de 3,3 millones de francos (2,3 millones en especie y 1 millón en acciones).

Las reglas a respetar

En un discurso dirigido a los accionistas por el propio Brady Dougan -contenido en el propio Informe Anual-, el timón operativo del grupo reconoce el debate que despiertan los pagos.

“Las compensaciones han sido un tema sometido a un intenso escrutinio en 2009. en Credit Suisse estamos conscientes de la necesidad de que nuestra industria cambie la forma en la que la gente es recompensada e incentivada”, cita.

Hemos utilizado el pago diferido, la compensación con acciones, y en 2009, nos convertimos en la primera institución financiera en alinear las compensaciones al modelo del G-20.

Entre otros principios, el G-20 sostiene –desde la cumbre que celebró en Pittsburg en septiembre de 2009- la importancia de que las remuneraciones de aquellos directivos responsables de la toma de riesgos sean decididas por otras áreas y no por ellos mismos.

Asimismo, que su desempeño se evalúe en el largo plazo y no sólo de forma inmediata, siempre en función de la solidez financiera del grupo. Si las finanzas de un banco se debilitan, el pago de bonos debe ser reducido o anulado.

Según las palabras de Dougan, las compensaciones deben permitirnos ofrecer a la gente una retribución justa y balanceada, pero respetuosa de las reglas.

Accionistas y deudas

Credit Suisse tiene actualmente 143.722 accionistas de todas las tallas.

Alrededor de 8 de cada 10 son inversionistas institucionales y los 2 restantes son inversionistas privados.

Dentro de la categoría de los institucionales, curiosamente no son los suizos los que detentan más títulos del grupo.

En primer lugar se inscriben los estadounidenses (38% de la participación), seguidos por los suizos (19%), los británicos e irlandeses (16%), el resto de los europeos (9%) y los inversionistas institucionales del resto del mundo (18%).

¿Quiénes son los inversionistas institucionales más significativos? De acuerdo con la información interna de Credit Suisse: Qatar Investment Authority (9,9% de las acciones), Olayan Group (6,6%), BlackRock Inc. (3,75%), Capital Group (3%) y Koor Industries (3%).

Nuevamente, en el capítulo de ‘Gobernanza Corporativa’, el documento aborda el peso de las deudas que tienen con el banco sus propios ‘hombres clave’.

A la cabeza se encuentra el vicepresidente Peter Brabeck-Letmathe, con créditos vigentes por 5,7 millones de francos suizos; seguido por su homólogo, Urs Rhoner, con pasivos por 4,2 millones de francos; el tercer sitio es para el miembro del consejo de CS y, simultáneamente, presidente de la chocolatera suiza Lindt & Sprüngli, Ernst Tanner, con créditos activos por 3,55 millones de francos al 31 de diciembre pasado.

El texto detalla que se incluyen en estos montos créditos otorgados a sus familiares y también a las empresas en los que ellos tienen intereses financieros directos.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

OTROS 3.000 MILLONES A LOS DIRECTIVOS

El debate de los bonos millonarios escribe un capítulo más.

Los principales directivos del Credit Suisse recibirán pagos por 3.000 millones de francos suizos producto de bonos de largo plazo lanzados en 2005 que serán pagaderos en acciones.

Dichas remuneraciones coinciden con un periodo de bonanza en el que el banco buscó afianzar la fidelidad de unos 400 ejecutivos.

Brady Dougan, actual timón del banco, fue uno de los beneficiarios de 2005, y recibirá pronto acciones con un valor de 71 millones de francos.

End of insertion

CONTEXTO

Credit Suisse, fundado en 1856 y con sede en Zúrich, es el segundo grupo financiero más importante de Suiza.

Se especializa en el otorgamiento de créditos a empresas y clientes privados, así como en la gestión de fortunas.

En abril de 2009, sometió ante su asamblea de accionistas su política de remuneración de directivos, en respuesta a un compromiso asumido con la Fundación Ethos, que busca frenar la discrecionalidad de la iniciativa privada.

No obstante, la banca suiza sigue siendo altamente cuestionada por la magnitud de las remuneraciones que paga a sus directivos.

End of insertion

DATOS CLAVE

Algunos de los banqueros internacionales mejor pagados en 2009 son:

Brady Dougan, CEO de Credit Suisse: 19,2 millones de francos

John Stumpf, CEO Wells Fargo: 22 millones

Jaime Dimon, CEO, JP Morgan Chase: 16,6 millones

Lloyd Blankfein, CEO Goldman Sachs: 10 millones

FJames Gorman, CEO, Morgan Stanley: 8,5 millones

En 2010, Credit Suisse tiene 47.600 empleados en el mundo. 20.900 operan en Suiza y los 26.700 restantes en otros países del mundo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo