Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los mayores también navegan por la Red

Muchos mayores se sienten intimidados por las nuevas tecnologías. (computeria-bern.ch)

Antes las traía el mensajero, la silla de posta o el cartero. Ahora las noticias nos llegan por e-mail o mensajes electrónicos al teléfono móvil.

Muchos cursos quieren facilitar el acceso a las nuevas tecnologías de la tercera edad en la sociedad moderna.

“El interés en nuestro cibercafé para la tercera edad es enorme. No damos abasto”, señala Heidi Voegeli, que impartió un curso de iniciación en el manejo de ordenadores con motivo de la jornada de puertas abiertas de la fundación de la tercera edad Pro Senectute Berna.

Asimismo Heidi Voegeli da cursos de formación continua destinados a personas mayores.

Hay una gran demanda de ‘workshops’ para aprender a utilizar la mensajería electrónica (e-mail) o los programas de procesamiento de fotos y música, subraya. En cambio, ha disminuido un poco el interés en Internet.

“No obstante, los ‘workshops’ son útiles sólo para quienes disponen en casa de un ordenador. Pero la gente también viene a los cursos para relacionarse con otras personas de su generación.”

Más mujeres que hombres

Hansruedi Keller, director del cibercafé para la tercera edad de Berna, señala a swissinfo que las mujeres son mayoría en los cursos temáticos que se imparten por la tarde.

“Creo que no es un problema estadístico, sino que los hombres encuentran otros pasatiempos cuando se jubilan. Se distraen en el jardín o con el ‘hornussen’ (una especie de lucha del calzón)”.

La oferta de los cursos temáticos de tarde incluye, entre otras cosas, el ‘chat’, que Keller considera menos interesante. “Chatear fomenta el aislamiento y es apropiado para personas, que carecen de movilidad. El 90% del contenido de los ‘chats’ son tonterías. ”

Rosa Schütz, de 68 años, no tiene ganas de chatear. “Es algo para las personas que están solas y buscan contacto”, explica. Desde hace cuatro años dispone de un ordenador que utiliza en promedio tres veces por semana.

Internet intimida

“Una de mis hijas trabajó en una empresa de ordenadores y solíamos hablar mucho en casa sobre los nuevos medios. Y entonces decidí aprender a manejarlos.”

Hoy esta jubilada juega con gente del mundo entero al brigde por Internet. También utiliza la Red para buscar información sobre enfermedades o leer otros artículos que le interesan. Asimismo pide entradas para conciertos o el teatro a través de Internet (pero sólo si le envían la factura) e intercambia correos electrónicos con sus nietos.

“Mi marido no quiso aprender a manejar Internet, no le interesa. Pero yo me alegro de haber tenido el coraje de aprenderlo. Al principio no tenía la más remota idea de este medio. Me intimidaba mucho.” Pero Rosa Schütz superó su miedo, se inscribió en un curso de para personas mayores y se familiarizó con la terminología de base.

¿No soy demasiado mayor?

Es lo que se preguntan muchas personas mayores, porque temen que su avanzada edad sea un impedimento para aprender cosas nuevas.

Pero, además de Internet, en su vida diaria se ven confrontados con otras situaciones que no siempre saben manejar: a la hora de sacar un billete de tren en un aparato automático, de buscar un número de teléfono en una guía electrónica, situaciones que hoy son habituales.

Varios estudios indican que hay una brecha digital entre los segmentos de la población que disponen de una excelente formación y utilizan las nuevas tecnologías de forma rutinaria, y los que carecen de conocimientos para aprovechar los nuevos medios. Pero también existe una desigualdad generacional de posibilidades entre los jóvenes y los mayores.

Tender puentes

Según la Oficina Federal de Comunicación (CoCom), el 65% de los jóvenes en edades comprendidas entre los 20 y 29 años utilizan regularmente Internet. No obstante, ese porcentaje es sólo del 22% en las personas mayores de 50 años.

En octubre, la institución federal lanzó la campaña ‘Tour-de-Clic’ para sensibilizar a la población sobre la utilización de Internet y, en especial, a la tercera edad.

Varias instituciones, entre ellas Pro Senectute y la plataforma Seniorweb ofrecen cursos para facilitar el acceso y la participación de las personas mayores en las nuevas tecnologías de la sociedad moderna.

Hay cibercafés para la tercera edad en 30 ciudades suizas. Y el lema de estos centros es: ‘mejor juntos que solos’.

swissinfo, Gaby Ochsenbein
(Traducción: Belén Couceiro)

Datos clave

En el 2006 una de cada cinco personas en Suiza tendrá más de 65 años.

El 65% de los jóvenes de 20 a 29 años utiliza regularmente Internet.

El porcentaje es del 22% para los mayores de 50 años

Fin del recuadro

Contexto

Varias instituciones ofrecen cursos para aprender a manejar un ordenador e Internet específicamente destinados a las personas mayores.

La plataforma ‘Seniorweb’ existe desde 1998.

Hay 30 cibercafés para la tercera edad repartidos en 14 cantones. Son unos centros de encuentro de personas mayores. El primero se fundó en el 2002 en San Gall.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×