Navigation

Los periódicos se apoyan en la Red

Internet no redujo los diarios impresos en medios arcaicos. swissinfo.ch

De acuerdo con un reciente estudio, los diarios en versión electrónica complementan la versión impresa sin sustituirla.

Este contenido fue publicado el 07 julio 2005 - 13:12

Entre los criterios que contribuyen al éxito de un sitio informativo el más importante sigue siendo la credibilidad de las noticias.

"Si la prensa diaria fuera un barco, Internet sería la proa: permite anticipar, comprender y hacer comprender. Gracias a la Red, los cotidianos han podido superar a la televisión e incluso a la radio. Las noticias llegan más rápidamente y los servicios (foros, fotografías, investigación y entretenimiento) están siempre disponibles".

De esa manera se expresa el periodista italiano Giuseppe Severgnini, con respecto a la versión 'en línea’ del diario italiano Corriere della Sera.

En los últimos años, el Web se ha desarrollado considerablemente. A tal punto, que algunos observadores no han vacilado en decir que "estaban contados los días" de los periódicos en papel, destinados a ser reemplazados, a corto plazo, por los electrónicos, actualizados y accesibles de manera permanente por computadora, en todas partes del mundo y en cualquier momento.

En realidad, las cosas no han pasado realmente de esa manera. Es cierto que el uso del Internet como fuente de información se ha afirmado mucho, pero no generó la pérdida de la prensa escrita.

Por el contrario, los periódicos y su versión electrónica parecen complementarse. Es lo que revela un reciente estudio del Instituto de investigaciones sobre los medios masivos de comunicación, de la Universidad de Zúrich.

Una investigación que ha tomado en consideración los sitios Internet de 11 periódicos suizos, de diferentes géneros y de lectores de diferentes edades.

Complemento más que sustitución

La conclusión más interesante de este estudio es el hecho de que la versión electrónica de una publicación es prácticamente consultada siempre además de la versión clásica.

En el paisaje mediático actual, "el sitio Internet de un periódico dado es considerado por los lectores no como una sustitución, sino como un complemento interesante de la versión impresa, gracias al cual pueden seguir el desarrollo eventual de los acontecimientos que les interesan", revela Urbina Mögerle, responsable del estudio.

Estudio que, por otra parte, permitió determinar que "los usuarios de la versión electrónica abren los artículos de manera más puntual, dando prueba, al mismo tiempo, de curiosidad, con la navegación", explica la investigadora.

La noticia antes que nada

Por otra parte, recientes estudios efectuados en Estados Unidos muestran como, además de las informaciones y explicaciones, los navegadores buscan siempre otras posibilidades, de intercambio y de pasatiempo.

Los sitios de algunos periódicos suizos, además de los artículos que figuran en las ediciones tradicionales, ofrecen también diversos servicios, como la posibilidad de telecargar videos, escuchar entrevistas, participar en sondeos, consultar archivos, omentar las noticias y discutir con otros usuarios del foro.

Se podría imaginar, entonces, que esta serie de posibilidades atrae más lectores. "No sin una cierta sorpresa -comenta Ursila Mögerle-, descubrimos que esos servicios son utilizados actualmente de una manera relativamente marginal. Dicho de otra manera, la mayoría de las personas interrogadas se interesan sobre todo en los contenidos de los periódicos más que en las posibilidades de juego o de interactividad".

swissinfo, Andrea Clementi
Traducción, Marcela Águila Rubín

Contexto

97% de los suizos leen al menos un periódico.
94% leen revistas y periódicos
La mitad (49%) navegan en Internet cada semana
Dos de cada 5 personas de más de 14 años se conectan cada día a Internet.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo