Navigation

Los rehenes del Sahara de camino a casa

Los 4 rehenes suizos liberados. Keystone Archive

Los 14 turistas europeos retenidos por más de cinco meses en el desierto del Sahara y recién liberados, son esperados este martes en Bamako, Malí.

Este contenido fue publicado el 19 agosto 2003 - 16:25

La ministra suiza de Exteriores, Micheline Calmy-Rey, manifiesta su alivio.

"Estoy contenta y aliviada. Es una buena noticia. Hace seis meses que vivimos en la ansiedad", enfatizó la noche del lunes (18.08) la responsable de la diplomacia helvética en declaraciones a la RSR, emisora de expresión francesa.

La funcionaria declinó hacer mayores declaraciones pero anunció un encuentro con la prensa una vez que las personas retenidas se encuentren en sus hogares.

El portavoz del Ministerio de Exteriores, Simon Hubacher, había confirmado la liberación del grupo: "los 14 rehenes están a salvo y seguros en manos de las autoridades de Malí".

El grupo retenido está integrado por nueve ciudadanos alemanes, cuatro suizos y un holandés.

Según las informaciones obtenidas 'in situ' por el representante suizo, Peter Studer, los cautivos, entre ellos cuatro suizos, se encuentran en buen estado de salud.

El Ministerio de Exteriores alemán confirmó también la noticia en Berlín.

La Presidencia de Malí dio la noticia al promediar las 16 horas, hora local. Los liberados fueron llevados inicialmente a la ciudad de Gao, en el noreste de Malí, de donde partirán a la capital Bamako, este martes por la mañana.

El fin de la prolongada odisea es el resultado de intensas negociaciones emprendidas en Malí, a donde los secuestradores habían llevado a los rehenes.

Miembros del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) aparentemente próximo a Al-Quaida y empeñado en establecer un Estado islámico en Argelia, habrían cometido el secuestro.

Por ahora se desconocen los detalles de las transacciones. Varios rumores han rodeado a las mismas, particularmente sobre la supuesta exigencia de 4,6 millones de euros de rescate que habrían exigido los secuestradores por cada rehén.

Alemania, Holanda y Suiza trabajaron estrechamente en un equipo destacado en Bamako, Malí, para apoyar los esfuerzos. Berna envió a dos expertos de la policía judicial federal.

Discreción ante el drama

Inicialmente, el número de cautivos ascendía a 32. Todos, turistas que participaban en diversas excursiones en el desierto del Sahara, dentro de las zonas limítrofes argelinas, conocidas por ser refugio de numerosos activistas y bandidos.

Los secuestros se realizaron entre el 22 de febrero y el 8 de marzo pasado. Desde entonces no cesaron las investigaciones para conocer el paradero de los turistas europeos.

Las autoridades de Argelia multiplicaron sus diligencias para resolver el misterio de las desapariciones, movilizando a más de 1.200 soldados y policías en un perímetro de 2 millones de km² en el sur del país.

Un primer grupo a salvo

El 13 de mayo pasado fue anunciada la liberación de 17 cautivos, tras una operación de rescate emprendida por el ejército argelino en Amguid, al oeste de Illizi.

Pero entre los liberados en esa primera operación no figuraron los 4 turistas helvéticos, por lo que el Ministerio de Exteriores suizo no dejó de hacer las diligencias pertinentes para acelerar su búsqueda.

Una total discreción rodeó esas tareas para no frustrar los esfuerzos emprendidos.

Una de las turistas germanas cautivas, de 45 años de edad, habría fallecido debido al calor de unos 45 grados centígrados.

Negociaciones prolongadas

Luego de una prolongada espera y de desinformaciones en diversos medios de comunicación, la noticia ha sido, por fin, confirmada: los rehenes se encuentran en libertad.

Los nombres de los ciudadanos suizos que permanecieron en cautiverio en el Sahara son Marc Hediger, de 35 años de edad, Reto Walter, también de 35 años, Sibylle Grat y Silja Stäheli, ambas de 19 años.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo