Navigation

Los senadores no quieren nuevos tanques

Los 12 tanques rechazados hubieran costado 129 millones de francos. Keystone

Habitualmente la aprobación del programa de armamento por el parlamento es una simple formalidad. Pero este martes (05.10) el Consejo de los Estados (cámara alta) ha rechazado la compra de 12 tanques de ingenieria y de desminado.

Este contenido fue publicado el 04 octubre 2004 - 12:00

El asunto pasa ahora al Consejo Nacional (diputados).

Los 12 tanques para las divisiones de ingeniería y de desminado hubieran costado 129 millones de francos, pero esa compra tendrá que esperar. El Consejo de los Estados ha decidido este martes retirar ese lote del programa de armamento 2004.

Esa decisión no es necesariamente definitiva. En efecto, los senadores prefieren esperar un informe del gobierno sobre las misiones del ejército antes de volver a pronunciarse al respecto.

El programa de armamento 2004, aceptado en votación final sin oposición, ha sido reducido a 518 milones de francos en vez de 647 millones exigidos por el Gobierno.

Esa cifra es claramente menor que la media de los los últimos años, ha precisado el ministro de Defensa, Samuel Schmid.

"No son esenciales"

"No se ha demostrado que esos tanques sean esenciales para el Ejército XXI", argumentó el senador socialista Pierre-Alain Gentil.

Samuel Schmid señaló a su vez que se trata "del mínimo" imprescindible de adquisiciones para garantizar la instrucción en las escuelas de reclutas y en los cursos de repetición. Reiteró que un ejército pequeño tiene que ser más móvil, pero sus argumentos no convencieron a la mayoría de los senadores.

Sí a los aviones

En cambio los dos aviones de transporte previstos en el programa son -a juicio de los senadores-, caros pero necesarios para la seguridad de las tropas en el extranjero, sobre todo cuando se debe acudir en caso de urgencia.

Los pequeños aparatos españoles de tipo Casa C-295M permitirán asegurar ante todo las misiones efectuadas en el marco de la ayuda humanitaria, de la promoción de la paz y la gestión de crisis en el plano internacional.

Por otra parte, el ministerio de Justicia podría también utilizarlos para la expatriación de solicitantes de asilo rechazados.

Saldo del paquete

Con un costo de 298 millones de francos, la integración del nuevo sistema de vigilancia aérea Florako es el punto más caro de este programa de armamento. Ese sistema de comunicación digital que proporciona datos técnicos y tácticos a los aviones de combate debe remplazar al dispositivo Florida.

La incorporación de simuladores de prácticas de combate demandará 95 millones de francos. En fin, el ejército dispondrá de 35 millones de francos para equiparse de "cascos balísticos", concebidos para protegerse mejor de las municiones modernas; y de 11 millones para los depósitos de suministro de carburantes.

El programa pasa ahora a consideración del Consejo Nacional (diputados).

swissinfo y agencias

Datos clave

Costos del programa de armamento 2004: 647 millones de francos. Reducido a 518 millones.

Adquisiciones en cuestión: 12 tanques (129 millones) y 2 aviones de transporte (109 millones).

End of insertion

Contexto

Tras el rechazo en el Senado, el asunto pasa al Consejo Nacional (diputados).
El ejército suizo atraviesa una crisis de identidad.Ya no existe el "enemigo malo" y aumentan las presiones financieras.
Incluso el programa de armamento, habitualmente no discutido, encuentra dificultades en el parlamento.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.