Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los suizos, también expuestos a los riesgos del crédito

El recurso a la moneda plástica tiende a aumentar en Suiza.

Tras el desmoronamiento en Estados Unidos del crédito hipotecario, podría seguir el del crédito al consumo, temen algunos expertos. Aunque los suizos tienen una cultura crediticia diferente, están más expuestos a los riesgos del endeudamiento.

"Pedir prestado puede resultar muy caro" es un mensaje frecuente emitido por las asociaciones de defensa del consumidor. Una advertencia que en el caso de los hogares estadounidenses resulta mucho más dolorosa en momentos en los que los problemas del mercado inmobiliario repercuten en otro tipo de préstamos.

La Reserva Federal Estadounidense anunció que los préstamos en bienes de consumo descendieron en agosto un 3,7%. Una novedad en un país donde desde enero de 1998, es decir, hace más de una década, se mantenía el ascenso en este tipo de endeudamientos. Un signo inquietante debido a que el consumo es visto como motor de crecimiento en Estados Unidos.

Para favorecerlo, el acceso al crédito se ha facilitado mucho. El claro reflejo de esta operación ha sido la explosión de cartas de crédito bancarias y comerciales con las que la mayoría de los estadounidenses están acostumbrados a adquirir todo tipo de productos. Una práctica que aún no se ha anclado en las costumbres de consumo helvéticas.

Problemas de control

"La actitud de los suizos con relación al crédito es diferente. Es una cuestión de cultura. Los suizos se endeudan, sobre todo, con hipotecas. Pero ahí se exige un 20% de fondos propios, una condición que no existe en Estados Unidos. El marco jurídico también es diferente", indica Robert Leu, profesor de Economía Pública de la Universidad de Berna.

En 2003, la ley federal sobre el crédito al consumo fue revisada para mejorar la protección de las personas que solicitan préstamos, lo que satisface a la Federación Francófona de Consumidores (FRC), que denuncia sin embargo, la existencia de lagunas en cuanto a la vigilancia.

"Dos organismos están encargados de controlar la solvencia de los solicitantes de crédito. Entonces, comprobamos que ese sistema no funciona verdaderamente porque siempre es posible acumular diversos 'leasings', tarjetas de crédito o de cliente sin una advertencia efectiva", explica Florencia Bettschart, abogada de la FRC.

Para ella, la aparición reciente de tarjetas de crédito a bajos costos o hasta sin cuota anual, constituye otro riesgo. Propuestas por bancos, pero también por grandes grupos del comercio al menudeo, se agregan a la publicidad cada vez más agresiva de las instituciones de crédito.

"Algunas publicidades se dirigen específicamente a los desempleados o a las personas que están en quiebra o que tienen deudas. Esto se vuelve surrealista", comenta Florencia Bettschart. Según ella, hay una tendencia a multiplicar solicitudes de crédito, inclusive por pequeñas sumas.

"La punta del iceberg"

Aunque no existe ninguna estadística oficial sobre el endeudamiento de los hogares en Suiza, los especialistas del área coinciden en que la tendencia aumenta, particularmente entre los jóvenes.

El índice suizo de los deudores 2008 publicado por la sociedad Intrum Justitia muestra que los adolescentes y los jóvenes adultos de entre 18 y 30 años que viven en zonas urbanas, están cada vez más expuestos al riesgo de contraer deudas.

Por su parte, la asociación 'Deudas Consejos Suiza' subraya que la mayoría de las personas a la que proporciona asistencia tienen entre 30 y 40 años. "A menudo, la deuda es sólo la punta del iceberg", lamenta Karim Bortolussi. Divorcio, nacimiento de un hijo, disminución o supresión de la renta profesional, problemas de salud, influencia de la sociedad de consumo son causas susceptibles de engendrar problemas financieros.

Un mercado que progresa

Por su parte, diversos cantones implementaron campañas de prevención del endeudamiento. Al nivel político, diversas iniciativas de la izquierda o del centro-derecha han sido presentadas al Parlamento con el fin de limitar la publicidad y de reducir el acceso de los jóvenes a las tarjetas de crédito.

Pero el Consejo Federal (Gobierno) no ha entrado en materia, bajo la consideración de que "Suiza dispone de instrumentos muy desarrollados de prevención del sobreendeudamiento, inclusive en comparación internacional".

De hecho, las instituciones de crédito y los bancos se dicen sensibilizados al respecto. A ejemplo del GE Money Bank, líder del mercado suizo del crédito al consumo, crearon sitios en Internet que permiten calcular el costo efectivo del crédito, mismo que legalmente está prohibido "si entraña un sobreendeudamiento".

Existen pues una serie de medidas de prevención que Emilie Möschler, presidenta de la asociación 'Deudas Consejos Suiza' aprecia, pero que considera insuficientes. Más aún cuando el mercado suizo del pequeño crédito busca desarrollarse.

La creación del Bank-now por Credit Suisse – el segundo banco del país – a principios de 2007, o la reagrupación de las actividades menores de crédito de Cashgate, Raiffeisen y del Banco Cantonal Vaudoise en el seno de Aduno a principios de 2008, son una muestra de que este sector presenta un margen de avance interesante.

La portavoz del GE Money-Bank, Ute Dehn, estima ese aumento en entre 3 y 5% para el año 2008. Empero, considera que el futuro dependerá "de la coyuntura"; es decir, será más difícil. ¿Y si la crisis financiera procedente de Estados Unidos contribuyera a frenar la deuda privada en Suiza?

swissinfo, Carole Wälti

Contexto

En 2003, Suiza reforzó la ley sobre el crédito al consumo, que databa de 1993.

El prestamista tiene desde entonces el deber de examinar la capacidad del prestatario para contratar un crédito.

También debe anunciar el crédito en el centro de información sobre el crédito al consumo.

El tipo de interés máximo para un préstamo fue fijado en 15%.

La persona que obtiene un crédito puede revocarlo en el plazo de 7 días. En la Unión Europea, el derecho de retractación es de 14 días.

Un menor no puede contraer un crédito sin el acuerdo escrito de su representante legal.

Fin del recuadro

CRÉDITO AL CONSUMO

Contrariamente al Observatorio del ahorro europeo para la UE, ningún organismo en Suiza posee estadísticas oficiales sobre la deuda de la población helvética.

Las asociaciones de asistencia a la reducción de deudas, las sociedades de amortización, los institutos y los bancos tienen cada cual sus estadísticas.

El centro de informaciones sobre el crédito al consumo (ZEK / IKO), que registra las demandas de créditos el nivel nacional, indica sin embargo que el mercado helvético del crédito al consumo asciende a entre 15 y 20 mil millones de francos.

En 2007, el volumen total de los créditos al consumo abiertos en Suiza ascendía a 7 mil, 280 millones de francos. Es decir, un avance del 5,2 % con relación a 2006.

Los 'leasings' también progresaron en 2007, a 7 mil 500 millones de francos (+4,1%).

En 2007, el ZEK / IKO registró 3 millones de demandas de solvencia, contra 1,8 millones en 1999.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×