Navigation

Los vinos suizos en la gastronomía internacional

El vino es por excelencia la mejor compañía en la mesa europea. Keystone Archive

Una gran campaña internacional para dar a conocer los vinos suizos entre los catadores de todo el mundo, se propone emprender el nuevo embajador internacional de la Sociedad de Exportadores de Vinos Suizos, el comerciante alemán Joerg Linke, de la ciudad de Múnich.

Este contenido fue publicado el 24 septiembre 2001 - 12:16

Linke, quien tiene ahora por misión dar a conocer los vinos helvéticos fuera de sus fronteras nacionales, fue presentado por la Sociedad de Exportadores de Vinos Suizos durante una cena de gala celebrada en Berlín, con una degustación exclusiva de los nuevos vinos de la vendimia 2000.

"En mi opinión, y de acuerdo con las experiencias que he recogido en la alta gastronomía, los vinos suizos son un excelente acompañamiento en la cocina moderna, por su carácter auténtico y sus propiedades", dijo Linke en una entrevista con swissinfo.

La empresa familiar de Linke, dedicada a la importación y distribución de vinos, se enorgullece de poseer una larga experiencia de más de tres décadas en la comercialización de vinos suizos en Alemania.

"Por cocina moderna entiendo la cocina con influencias internacionales, incluyendo la cocina asiática y la cocina exótica en general, para las cuales los vinos suizos se adaptan muy bien", agregó el nuevo embajador internacional de los vinos helvéticos.

La velada de gala fue inaugurada por el embajador de Suiza en Alemania, Thomas Borer, y el presidente de la Sociedad de Vitivinicultores del cantón de Vaud, Robert Crüll. La esposa del embajador helvético, Shawne Fielding-Borer, fue la madrina de la vendimia 2000 de dicha región.

Crüll presentó la variada gama de vinos de su cantón, desde La Côte, donde la madrina fue huésped el año pasado, pasando por Lavaux, entre Montreux y Lausana; y Chablais, en el curso inferior del Ródano poco antes de entrar en el Lago Lemán (o Lago de Ginebra), hasta la región septentrional, cerca de la orilla sur del lago de Neuchâtel.

Pero, el menú de la cena, preparado por la conocida chef de cocina Josy Nussbaumer, de la ciudad de Aesch, cerca de Basilea, incluyó vinos de todas regiones vinícolas de Suiza.

La entrada, con rodaballo a la salsa de vinos blancos Riesling y Sylvaner, y un ragú de codorniz a la salsa de cerezas sobre 'Rösti', fue acompañada con vinos blancos como Pinot gris de Vaud y Petite Arvine (cepa autóctona) de Valais.

La crema de calabaza, al promediar la velada, fue servida con vinos Chasselas de Vaud y Valais. El plato principal de muslo de conejo con polenta y guarnición de verduras, con Merlot del Ticino (Tamborini, de Lugano) y Le Tourmentin, un tinto de mezcla Pinot y Syrah así como de vinos Humagne Rouge y Cornalin (cepas autóctonas) de Rouvinez (de la ciudad de Sierre, en Valais).

Muy encomiado por los comensales fue un Dezaley-Marsens "De la Tour" (un Chasselas de Le Frères Dubois & Fils, de Cully, Lavaux, cantón de Vaud, de 1993) servido con una selección de quesos suizos (Emmentaler, Appenzeller y Tête de Moine), así como un Epesses "Clos du Boux" (otro Chasellas de Luc Massy Vin, de Epesses, Lavaux, Vaud, de 1999/2000).

Vinos de Vaud, Ginebra, Valais y Neuenburg, con cepas autóctonas como Amigne y Ancelotta, así como caldos de Borgoña, Riesling, Sylvaner y Gewürztraminer, acompañaron la variación de dulces, que incluyó, entre otras exquisiteces, tarta de uvas, mousse de chocolate, sorbetes helados y compota de ciruelas.

"Creo que los vitivinicultores suizos tendrán que poner en el futuro más énfasis en la atención de los restaurantes para dar a conocer sus vinos en los círculos de la alta gastronomía", dijo el nuevo embajador internacional de los vinos helvéticos.

"Para ello propondré realizar una gira con jóvenes catadores europeos y de otros continentes a las regiones de origen de los auténticos vinos helvéticos para que conozcan también a los jóvenes y dinámicos viticultores suizos", agregó.

"Sé que en este sentido hay posturas muy rígidas de los grandes bodegueros, pero creo que este es un punto fundamental para estrechar los contactos entre viticultores helvéticos y catadores de todos los continentes a fin de difundir más ampliamente los vinos suizos en todo el mundo", concluyó el importador Joerg Linke.

Juan Carlos Tellechea, Berlín

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.