mediCuba suiza y una cooperación diferente

Suiza apoya diversos proyectos en Cuba. www.cubasolidarity.net

Experimentada psiconalista formada en Zúrich, Ursula Hauser partió hace veinte años de Suiza para trabajar en Latinoamérica. Reside en Costa Rica pero impulsa un original proyecto de cooperación en Cuba con el apoyo de mediCuba Suiza, organismo no gubernamental con más de mil miembros que celebrará en el 2002 su primera década de existencia.

Este contenido fue publicado el 26 septiembre 2001 - 11:49
Sergio Ferrari

En coordinación con la Facultad de Psicología de La Habana, la especialista mantiene desde 1996 el Centro de Asistencia Psicológica (COAP). "Se trata de una pequeña clínica popular de servicio al pueblo y al mismo tiempo un lugar donde los estudiantes y recién egresados pueden hacer sus prácticas", explica Hauser a swissinfo.

La labor de la psicoanalista se basa en el método del psicodrama que "asegura un máximo resultado en un mínimo de tiempo (y) nos permite entrar en los llamados procesos emocionales, descubrimos las defensas, analizamos el porqué de las somatizaciones".

Destaca la Hauser que su experiencia en Cuba presenta diversos aspectos: "La parte positiva son los procesos colectivos que se dan desde el círculo infantil hasta el mismo círculo de abuelos. Lo negativo, ligado a la difícil situación económica, es que hay mucha depresión y que muchos jóvenes, que no conocieron la dictadura anterior, se sienten un tanto desmotivados".

Explica la científica que el psicodrama permite "poner en escena, en grupo, un montón de temas, de valores y de símbolos".

En algunos talleres, por ejemplo, se representa al Che Guevara. "Lo bajamos de su pedestal y los participantes lo pueden abrazar. Antes lo veían arriba, en un rincón ideal. Y para muchos esa figura del Che contenía, sin darse cuenta, un elemento de opresión. Pensaban para sí mismos ¡nunca voy a poder ser como el Che! ...todo cambió cuando lo bajamos de su estatua y lo pusimos entre nosotros".

Tras quince años de colaborar con Cuba "creo haberme ganado la confianza necesaria. No siento miedo por decir cosas. Algunos sospechan o tienen dudas. ¡En buena hora! Es horrible lo que se da en tantos países del Sur que abren de par en par las puertas a la cooperación sin ejercitar la mínima voz crítica", enfatiza.

Su relación con mediCuba es una garantía adicional.

Esa Organización No Gubernamental de Suiza cuenta con reconocimiento oficial en Cuba donde trabaja desde hace 9 años. Con el amplio apoyo de unos 3.000 donadores regulares y un sostén significativo de la Agencia suiza para la Cooperación y el Desarrollo (COSUDE), mediCuba asegura diversos proyectos de salud en la isla por un monto superior a los 350 mil francos anuales.

"En mi último viaje a Cuba, en febrero pasado, pude constatar una vez más que nuestra cooperación es utilizada de manera óptima", explica el doctor Christian Jordi, presidente de mediCuba Suiza, quien señala que a pesar de las grandes limitaciones que padece ese país antillano, los avances en materia de educación y salud continúan.

"Un informe del Banco Mundial de mayo pasado indica que la mortalidad infantil en Cuba ha descendido del 11 por mil al 7 por mil entre 1990 y 1999, en tanto la media en el continente latinoamericano no baja del 30 por mil", subraya Jordi.

En los últimos meses, la ONG suiza sostiene también la cooperación médica que Cuba, a pesar de sus propias limitaciones financieras, implementa en otros países latinoamericanos. Sea la ayuda de emergencia sanitaria, la exportación de vacunas a bajos costos o el envío de especialistas y científicos.

Sergio Ferrari

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo