Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Abadía de Muri Un belén reflejo de la sociedad moderna

José, María, el Niño Jesús y toda suerte de personajes cotidianos están representados en el nacimiento provenzal de la Abadía de Muri,

El belén fue armado bajo la dirección del historiador de arte Rudolf Velhagen, responsable de la colección histórica del Museo de Argovia. El especialista dio cátedra de Arte en Marsella, donde descubrió los ‘santons’, como se llaman esas figurillas de colores brillantes, y los trajo a Suiza.

Propiedad del fallecido artista francés Marcel Carbonel, las piezas representan no solamente a los personajes tradicionales del pesebre, como la Sagrada Familia, los Reyes Magos, los pastores y sus animalitos, sino también a la sociedad provenzal:

Ahí están el panadero, la abuela con su tejido, el vendedor de pescado… Hay vagabundos, damas, caballeros y, actualmente, hasta turistas. El de Muri se distingue así de los pesebres suizos tradicionales, que por lo general solamente muestran escenas de la Navidad.

La pasión de Rudolf Velhagen ha generado una colección de más de 60 piezas. Hasta el día de hoy, el Studio Carbonel crea una nueva figurilla por año, que cada vez es esperada con impaciencia.

Las ‘Cartas desde mi molino’, de Alphonse Daudet (1840-1897) fue una importante fuente de inspiración para la creación de las piezas. En sus textos, el escritor francés describe acontecimientos cotidianos, alegres e irónicos, historias divertidas, cuentos populares, pero también acontecimientos trágicos.

El pesebre puede ser admirado hasta el 2 de febrero de 2019 en el Museo de la Abadía de Muri. La Abadía fue fundada en 1027 y desalojada en el siglo XIX. Los monjes hallaron un nuevo hogar en Bolzano, Italia, y en Sarnen, Obwalden. Hoy en día, el monasterio pertenece a la comunidad católica de Muri.

Fin del recuadro