El lince vuelve a tierras helvéticas

El lince se extinguió a principios de 1900 debido a la caza. Hoy vuelve a vivir en Suiza, entre otras razones, gracias a las medidas adoptadas por el Gobierno.

Este contenido fue publicado el 22 febrero 2018 - 09:00
swissinfo.ch

En 1971, las autoridades importaron dos linces hembras y dos machos de los Montes Cárpatos y los liberaron en un bosque del cantón de Obwalden, en la Suiza central. Estos felinos cuya piel está llena de manchas similares a las de los leopardos se sintieron a gusto en su nuevo hábitat.

Actualmente, cerca de 300 linces viven en diferentes partes de la geografía helvética, un número considerado suficiente para que Suiza pueda enviar ejemplares a otros países para proyectos de renaturalización.

Una lince hembra solitaria – salvo durante la temporada de apareamiento entre marzo y abril – vive en un área de 50 a 150 km². Los machos se mueven generalmente en un espacio de 100 a 250 km². La camada que nace 2-3 meses después suele estar formada por dos cachorros que permanecen con el padre durante diez meses.

Según el Centro para Ecología de los Carnívoros y Gestión de la Fauna Salvaje (KORA), los corzos y las gamuzas representan el 88% de la dieta de los linces en Suiza.

“Un lince adulto se alimenta en promedio de un corzo o una gamuza a la semana; es decir, son alrededor de 50 a 60 animales al año”, señala KORA.

Conflicto hombre-fauna

Algunos pastores ven con recelo a estos felinos, que de vez en cuando causan estragos a sus rebaños de ovejas. En el cantón del Valais se ha formado incluso un movimiento para echar a los predadores del cantón, especialmente al lobo.

Sin embargo, tanto el lobo como el lince desempeñan un papel importante en la naturaleza, subraya Raphaël Arlettaz, responsable de Biología de la Conservación en la Universidad de Berna: “Hay un factor a tener en cuenta: los predadores no solo devoran a su presa, sino que limitan la población de animales. Y esto tiene un efecto positivo para garantizar la biodiversidad”.

Hedwig Zuber, un pastor de ovejas de Furen, un pueblo valesano, es partidario de la caza de los lobos, pero no de los linces: “Los linces no constituyen un problema. Matan algún un animal, pero luego se quedan tranquilos durante un tiempo”.

El Gobierno suizo indemniza a los agricultores si pueden demostrar que un lince (o un lobo) ha matado a un ejemplar de su rebaño. El lince está protegido por el Convenio de Berna, un tratado europeo destinado a preservar la fauna salvaje.

(SRF/swissinfo/jh)

Peso: 17-26 kg

Alimentación: principalmente corzos, gamuzas y conejos, pero a veces también zorros o ganado.

Dónde encontrarlos: principalmente en los Alpes noroccidentales y en la cordillera del Jura

Estado de conservación: menos preocupante

Ejemplares en Suiza: 300

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo