Navigation

Nebulosa 'altermundialista' amenaza con explotar

Manifestantes anti globalización en Suiza. Keystone

Desde hace muchos años los 'antiglobalización' forman una galaxia de movimientos heteróclitos.

Este contenido fue publicado el 23 enero 2003 - 08:40

Por mucho tiempo solidarias, esas organizaciones conocen una primera fractura que las opone a aquellas favorables al diálogo con el Foro de Davos.

"La única ruptura que existe es con los que aceptan el diálogo con organizaciones como el Foro Económico Mundial (WEF), afirma Alessandro Pelizzari, secretario de la ATTAC Suiza.

"Nuestra experiencia nos muestra que el WEF no quiere un verdadero diálogo", añade.

La mano tendida del WEF

En efecto, con una decena de ONG suizas, el WEF organizó un 'Open Forum Davos' integrado al programa del foro oficial, aun cuando se lleve a cabo más allá de los alrededores de Davos.

Entre las entidades participantes se encuentran la Cruz Roja suiza, Pan para el Prójimo, 'Terre des Hommes' y la Fundación Max Havelaar.

Esas ONG lo han repetido en diversas ocasiones: Su participación en el Foro no significa, de ninguna manera, una aceptación de la política pregonada por el WEF.

La Fundación Max Havelaar (que busca crear un comercio justo entre productores del Sur y consumidores del Norte) afirma, por su parte, que su éxito depende en parte del diálogo establecido con las multinacionales y las grandes cadenas de distribución.

Por otro lado, el WEF anuncia la participación de 71 ONG en el seno mismo del Foro de Davos. Cabe precisar que el mismo Klaus Schwab pregona una globalización con rostro humano. Desde hace muchos años el fundador del WEF invita al mundo de la economía a integrar a los más desfavorecidos, so pena de graves riesgos.

La negativa de Phil Knight

Pero, los 'altermundialistas' no creen una palabra. Los organizadores de la Mirada Pública sobre Davos estiman también que los maravillosos discursos que pronuncian los grandes patrones no corresponden a ninguna realidad verificable en el terreno.

La Declaración de Berna, principal organizador de la Mirada Pública sobre Davos quiso desafiar (invitándolo) al patrón de Nike (la famosa firma estadounidense de ropa deportiva).

Pero Phil Knight rechazó la posibilidad de verse confrontado a un sindicalista y a una obrera del sureste de Asia, una región en la que se ubica un buen número de sub-contratistas de la firma estadounidense.

"Phil Knight adujo indisponibilidad para declinar nuestra invitación", precisa Mattias Held, coordinador de la Mirada Pública sobre Davos.

"Sin embargo, (Knight) forma parte de los invitados del WEF, continúa Mattias Held. Desde nuestro punto de vista, ese rechazo disminuye la credibilidad de los compromisos sociales de la firma estadounidense".

Resistencia

La Alianza de Olten que se reúne el jueves en Zúrich, va más lejos preconizando una resistencia total: contra las privatizaciones, contra las multinacionales, contra el secreto bancario y contra la guerra en Irak.

Dirigido por ATTAC Suiza y sostenido por medio centenar de organizaciones, ese congreso de Zúrich espera incluso demostrar que la guerra al terrorismo y que la amenaza a Irak no tienen otro objetivo que proteger la privatización del mundo.

Esa convicción alimentaría una buena parte de los 'slogans' de la manifestación prevista para el sábado en Davos.

De hecho, las intenciones bélicas de la administración de Bush ofrecen un cimiento inesperado a la amplia galaxia de los 'altermundialistas'.

Pero tarde o temprano se corre el riesgo de que aparezcan nuevas fracturas en el gran día. En todo caso, ese es el punto de vista de Alberto Velasco, militante ginebrino de ATTAC.

El retorno de la extrema izquierda

"Las contradicciones entre reformistas y anticapitalistas se van a exacerbar", considera Alberto Velasco.

Por otra parte, esas divisiones ya eran visibles durante el Foro Social Europeo, en noviembre pasado, en Florencia.

"Nuestro movimiento no es reformista, es radical", había señalado uno de los organizadores, Vittorio Agnoletto, en medio de un enfrentamiento entre la izquierda trotskista o comunista y la izquierda socialista.

Algunas ONG que participaron en esa edición europea del Foro de Porto Alegre se sintieron incluso marginadas por un debate semejante.

¿Suiza y su vieja cultura de compromiso será excluida? "Hemos desarrollado una cultura de discusión al interior de la Alianza de Olten entre las ONG reformistas y los movimientos más radicales", asegura Alessandro Pelizzari.

Victoria geográfica

De cualquier forma, los opositores a la liberalización total del mercado ganaron ya una batalla geográfica. Al multiplicar los opositores a las cumbres y las manifestaciones contra el WEF, reducen, de hecho, la importancia del Foro de Davos.

swissinfo, Frédéric Burnard, Ginebra (traducción Marcela Águila)

Contexto

Seattle, diciembre 1999: unas 40.000 personas bloquean parcialmente una conferencia ministerial de la OMC.

Davos, enero 2000: la reunión anual del WEF es perturbada, por primera vez, por una manifestación.

Ginebra, junio 2000: cerca de 5.000 manifestantes protestan durante la cumbre social de la ONU.

Porto Alegre, enero 2001: Primer Foro Social Mundial en Brasil que reúne unos 4.000 delegados de 120 países.

Génova, julio 2001: 100.000 a 200.000 manifestantes abuchean la Cumbre del G8. Un joven manifestante, Carlo Giuliani, es muerto por un carabinero.

Nueva York, enero 2002: el WEF tiene lugar por primera vez fuera de Suiza, en la ciudad golpeada por los atentados del 11 de septiembre del 2002.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.