Navigation

Noche "suiza" al margen del G8

El gobierno suizo saluda al secretario general de la ONU, Kofi Annan, en la cena ofrecida a los jefes de Estado de los países en desarrollo. Keystone

En la víspera de la Cumbre del G8, seis consejeros federales recibieron, este sábado, en Lausana, a los dirigentes de países en desarrollo.

Este contenido fue publicado el 01 junio 2003 - 08:10

En el discurso de bienvenida, el presidente de la Confederación, Pascal Couchepin, recordó a los países ricos las promesas hechas a los menos favorecidos.

Al margen de la Cumbre sobre la economía mundial que este domingo se inicia en la ciudad francesa de Evian, Suiza recibió el sábado (31.05) a los jefes de Estado y a otros representantes de los países en desarrollo y de los Estados emergentes, así como a los directores de instituciones internacionales.

El presidente sudafricano Thabo M'beki y el primer ministro de Malasia, Mahatir Mohamad fueron los primeros en llegar al lujoso hotel Beau Rivage.

Posteriormente lo hicieron el secretario general de la ONU, Kofi Annan, los presidentes de Brasil, Ignacio "Lula" da Silva, China, Hu Jintao, México, Vicente Fox, Egipto, Hosni Mubarak y el primer ministro de la India, Atal Bihari Vaypajee.

Asistieron también el mandatario nigeriano, Olesogun Obasanjo, el príncipe heredero senegalés Abdoulaye Wade y el presidente argelino Abdelaziz Bouteflika, quien, en principio, había anulado sus visitas al extranjero debido a los terremotos recientes que se cobraron la vida de unas 2.000 personas en su país.

Pascal Couchepin la reunión del G8

Los países invitados, sobre todo los miembros más influyentes de la Nueva Asociación para el Desarrollo de África, esperan que sus preocupaciones urgentes como son el SIDA, el agua, la deuda exterior y las normas comerciales, figuren en la agenda de discusiones prioritarias del G8 (Grupo de los siete países más industrializados más Rusia).

Una pizarra llena de promesas vacías

La deuda exterior es uno de los mayores problemas de los países de la Nueva Asociación para el Desarrollo de África y de los países emergentes invitados en Lausana.

El precedente G7 creó en 1996 una iniciativa para aliviar la deuda de los países más empobrecidos. Prevé la reducción del endeudamiento de 38 países equivalente a una suma total de 40.000 millones de dólares.

Según la Comunidad de Trabajo de las Obras Sociales suizas, las cosas han avanzado apenas desde 1996.

Incluso los fondos de 1.500 millones de dólares, prometidos por el G8 hace dos años en Génova para favorecer la salud, no han sido depositados.

Es exhaustiva la lista de promesas hechas por el G8 y que no han pasado de la letra muerta. Otro ejemplo de ello está en el campo de la formación.

El año pasado prometieron más de 500 millones de francos suizos para luchar contra la crisis en la educación. A principios del 2003, menos del 20% de esa suma había sido girado a la cuenta, precisan las ONG.

Fogatas junto al lago

Numerosas organizaciones de izquierda y movimientos civiles hicieron a su vez una manifestación singular: unas 50 fogatas alumbraron la orilla del Lago Léman en señal de protesta simbólica contra el G8.

Además de la quema de unos diez metros cúbicos de leños, varios fueron escenarios de conciertos y mesas redondas.

Swissinfo/Elvira Wiegers
(Traducción. Juan Espinoza)

Contexto

Suiza recibió, al margen de la Cumbre del G8, a las delegaciones de los países en desarrollo.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, estuvo entre los invitados al banquete ofrecido por el Consejo Federal.

El presidente, Pascal Couchepin, y el ministro de Comunicaciones, Moritz Leuenberger, pronunciaron los discursos oficiales.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.