Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Pedalear a través de Suiza

Los suizos adoran pedalear, a pesar de la crisis en la industria de la bicicleta.

(Keystone Archive)

Este miércoles (20.02) se inauguró en Zúrich una exposición sobre el mercado de las motos y las bicicletas.

Las rutas para bicicletas en Suiza están tan desarrolladas como las redes de carreteras y de ferrocarriles. Otros nueve recorridos de 3.300 kilómetros que unirán varias regiones del país a escala nacional, se sumarán a los 3.000 kilómetros de ciclorutas ya existentes en Suiza.

Amor a la bicicleta

Los suizos aman la bicicleta. Durante el año 2000 la red de rutas para el vehículo de dos ruedas fue utilizada 3,4 millones de veces. La mitad de los ciclistas eran suizos. La mayor parte de los cicloturistas en Suiza vienen de Alemania.

La exposición: 'Dos ruedas', en Zúrich, es una ocasión para medir el éxito de la bicicleta. 213 expositores presentan las últimas novedades.

Crisis en la producción

A pesar de la popularidad de la bicicleta entre el gran público, los industriales consideran que su situación es dramática. "Ya casi no hay fabricantes suizos. Cada día se importan más bicicletas de Asia, otros países europeos o de Estados Unidos", señala a swissinfo, Roland Fuchs, portavoz de la exposición.

Entre las víctimas más conocidas de esta tendencia negativa figura la marca 'Cilo', nombre de larga tradición. La firma produjo en una época para las grandes figuras del ciclismo suizo como Ferdi Kübler y Hugo Koblet.

A finales del año pasado la fábrica tuvo que suspender su producción.

La situación no es mejor para la prestigiosa empresa Villiger que en una época fue símbolo de ese sector industrial en Suiza. Su producción será transferida a Alemania. Su sede de Lucerna se ocupará sólo de importaciones y reventa.

Impacto de la 'todo terreno'

Los productores suizos de bicicletas no reaccionaron oportunamente a la aparición en el mercado de las bicicletas 'todo terreno' (mountainbike) a finales de los años ochenta, y no transformaron aquello que era un simple medio de transporte en un "instrumento" deportivo. En muy poco tiempo los nuevos modelos de bicicletas invadieron también el mercado suizo.

Entre tanto, la industria suiza se dio cuenta de que no podía hacer frente a una producción de bajo costo proveniente del área asiática. "Hoy ya no vale la pena producir bicicletas en Suiza. Los costos son muy altos", subraya Roland Fuchs.

Con la crisis en el sector, también el sello 'swiss made' ha sufrido un contragolpe. Sin embargo, los fabricantes de bicicletas que aún sobreviven en Suiza, como 'Aarios', 'BMC' o 'Cresta' hacen todo lo posible por mantener en alto la reputación. Estas pequeñas empresas tratan de compensar los altos costos de producción con una impecable calidad.

Felix Münger


Enlaces

×