Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Piden asilo para víctimas de la prostitución forzada

Arresto de una prostituta ilegal en Zúrich.

(Keystone)

Las mujeres víctimas del tráfico de seres humanos y de la prostitución forzada deberían recibir asilo en Suiza, plantea la ONG de derechos humanos helvética Terre des Femmes.

En las redadas hechas con regularidad en Suiza suelen ser arrestados presuntos autores y mujeres que trabajan ilegalmente en el sector de la prostitución. Éstas son testigos, pero les espera la expulsión.

Los dramas de vida son similares. Alguien ofrece a una mujer trabajo en Suiza, buenas condiciones y salario justo.

La visa y el billete de avión son pagados. A primera vista se trata de un puesto de trabajo en una fábrica, enfermera, o sirvienta en una casa.

"La emigración a Suiza está íntimamente relacionada con una gran esperanza no sólo de la mujer, sino de toda su familia", señala a swissinfo Yvonne Feri, encargada de la ONG de derechos humanos Terre des Femmes (Tierra de Mujeres). La mujer es quien mantiene la casa en dos tercios de las familias en los países en desarrollo.

Apenas llegada, al prostíbulo

Pero quien trae de esta manera a las mujeres suele ser un traficante de seres humanos. Apenas aterrizan son llevadas a un prostíbulo, donde se les obliga a prostituirse y se les quita sus documentos.

Sólo despés de haber pagado su "deuda" por el pasaje, vivienda y alimentación pueden -si acaso- quedar en libertad, porque a menudo se las amenaza con violencia. Ellas están pues a merced indefinida de sus verdugos. Una forma de esclavitud moderna.

De acuerdo a la Unión Europea (UE), unas 120.000 personas fueron engañadas y traídas a Europa de esta manera. Según datos oficiales, se calcula que en Suiza se aproximan a 3.000.

Contraviene a la Ley de Extranjería

Cuando la víctima logra escapar sufre de traumas psíquicos y de miedo a ser perseguida. Por eso la ley concede a estas mujeres un mes de reflexión, tiempo durante el cual pueden permanecer en Suiza.

Desde el punto de vista de las autoridades estas mujeres son ciertamente víctimas, pero también transgresoras. "Muchas víctimas del tráfico de seres humanos son expulsadas, no porque no fueran víctimas identficadas, sino por haber infringido la Ley de Extranjería", precisa Feri.

Por eso Terre des Femmes pide que se conceda asilo a las víctimas del tráfico de seres humanos y de la prostitución forzada en Suiza. "La violación de los derechos humanos la sufrieron en Suiza y es aquí donde deben encontrar protección y desarrollar una nueva perspectiva futura", sentencia Feri.

Derecho de permanencia sólo en casos graves

Las mujeres que quieran declarar en un juicio pueden quedarse temporalmente en Suiza. Si una mujer logra demostrar que corre el riesgo de persecución y venganza, puede solicitar permiso de permanencia porque se trata de un caso delicado.

En Italia, 45 prostitutas obligadas, entre ellas algunas menores de edad, han denunciado recientemente a su verdugo. El Estado les concedió luego el permiso de permanencia.

En Suiza rigen normas que difieren de cantón a cantón. Entre los más modernos en la materia está, según Feri, el cantón de Zúrich, que otorga a las víctimas una estancia temporal de 120 días. Tras el final del juicio que las implica deben abandonar el país.

Combate reforzado

El Gobierno federal ha reforzado en los últimos años la lucha contra el tráfico de seres humanos. Desde 2003 intensifica su actividad la Oficina de coordinación contra el tráfico y contrabando de seres humanos (KSSMM en su sigla alemana). Su meta es proteger mejor a las víctimas y castigar en consecuencia a los infractores.

"La KSMM es un órgano estratégico que mejora los instrumentos de protección a las víctimas y la persecución penal, y reúne a los participantes (en esta lucha)", declara a swissinfo Stephan Liniszewski, director de la citada instancia.

A esta instancia corresponden por ejemplo las "mesas redondas" para mejorar la acción penal contra el tráfico de seres humanos, mesas que aumentan numéricamente en los cantones. En ellas toman parte autoridades y organizaciones de ayuda que se ocupan del tema.

"En cada cantón, donde éstas (mesas) funcionan, hemos logrado notable éxito. Allí tenemos una mejor protección a la víctima, un creciente número de denuncias, así como la voluntad de testimoniar y más veredictos", recalca Libiszewski. "En los cantones sin mesas redondas hay menos éxito".

Sensibilizar a los "clientes"

Una intensiva labor, como la que encara KSMM, no es necesaria sólo en determinados países, destaca Terre des Femmes. También en los países de procedencia de esas mujeres es imperiosa una cooperación.

Y finalmente, los "clientes" tendrían que ser concienciados sobre los alcances perniciosos de la prostitución forzada. "La demanda de los clientes influye en el mercado", declara Feri. Por eso hace falta un sistema que permitiera a los clientes ver si la prostituta actúa obligada o voluntariamente.

swissinfo, Christian Raaflaub

Contexto

El fenómeno del tráfico de seres humanos y la prostitución forzada atañe a varios aspectos jurídicos: el artículo sobre tráfico de seres humanos en el Código Penal, la ley de asistencia a las víctimas y la Ley de extranjería.

El Consejo Federal (Gobierno) ha firmado la Convención de Naciones Unidas sobre tráfico de seres humanos y la ha puesto en vigor desde fines de 2006.

De acuerdo a la Organización sobre Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), el tráfico de seres humanos deja un ingreso de 32.000 millones de dólares anual.

El tráfico de seres humanos y la prostitución forzada da más dinero mal habido que el narcotráfico y el tráfico de armas.

Fin del recuadro


Enlaces

×