Navigation

Política de detención suiza bajo la lupa de la ONU

La policía inglesa utiliza las pistolas de electrochoque desde 2004. Keystone

El Comité de Naciones Unidas contra la Tortura interpeló a Suiza con respecto al uso de la fuerza en el tratamiento a solicitantes de asilo rechazados.

Este contenido fue publicado el 10 mayo 2005 - 15:14

Manifestó su inquietud por la disposición suiza que prevé el uso de pistolas que emiten electrochoques, durante las repatriaciones forzadas.

El Comité de la ONU, formado por diez expertos, examinó el lunes (09.05) el cuarto informe de la Oficina Federal de Justicia (OFJ), presentado en Ginebra por el vicedirector de la dependencia helvética, Bernardo Stadelmann. Una medida que se realiza conforme al Convenio contra la Tortura, ratificado por Suiza en diciembre de 1986.

El documento aborda los procedimientos e intervenciones de la policía en torno al asilo, los derechos de los detenidos, las transferencias a otros cantones y las repatriaciones forzadas para solicitantes de asilo rechazados.

Pistola eléctrica peligrosa

El relator del comité para Suiza, el chileno Claudio Grossman, se dijo preocupado por el nuevo proyecto de ley federal para el uso de la coacción en caso de que los detenidos opongan resistencia física al momento de su expulsión del país.

En el centro de la crítica se encuentra el uso previsto del 'taser’, la pistola que emite choques eléctricos.

Esta arma, disparada a una distancia de entre 5 y 10 metros, produce electrodos que al contacto con la ropa provocan una descarga capaz de inmovilizar a la persona.

El corelator de la ONU, Sabed El Masry (Egipto) dijo que en numerosos países este aparato se considera como un instrumento de tortura.

La delegación suiza respondió que, hasta ahora, ninguna decisión se ha tomado para su utilización.

El vicedirector de la OFJ, Bernardo Stadelmann, indicó a swissinfo que "cualquier medida aprobada por el Parlamento se sujetará a las leyes internacionales de protección de los derechos humanos".

Quejas en aumento

El relator de Naciones Unidas, Claudio Grossman, pidió a la delegación suiza que explicara las razones por las que el número de quejas por tortura o trato cruel, inhumano o degradante han aumentado en diversos cantones. En este sentido, Amnistía Internacional informó de tres denuncias de solicitantes de asilo en el centro de Kreuzlingen, en Turgovia.

La delegación suiza destacó que muy pocas de las quejas presentadas han concluido en condenas.

El jefe de la policía ginebrina, Urs Rechsteiner, indicó que el fenómeno se explica por las manifestaciones violentas que han tenido lugar, como el anti-G8.

Por su parte, el corelator egipcio evocó los casos de dos muertes durante las operaciones de repatriación forzada en Suiza. El primero ocurrió en 1999, cuando un ciudadano egipcio de 27 años murió por asfixia en el aeropuerto de Zúrich luego de que le cubrieran la con cinta adhesiva. El detenido padecía problemas respiratorios.

En 2001, un ciudadano nigeriano, también de 27 años, murió en el centro de detención de Granges, en el cantón de Valais. Su autopsia concluyó igualmente "muerte por asfixia".

Encuentro constructivo

El vicedirector de la OFJ, Bernardo Stadelmann calificó al encuentro de "constructivo".

"Pudimos responder a todas las interrogantes y los miembros del comité estuvieron satisfechos con nuestras respuestas", comentó a swissinfo.

"El comité destacó el buen ejemplo de Suiza para la comunidad internacional en el marco del Convenio contra la Tortura y en materia de defensa de los derechos democráticos y de los derechos humanos", agregó

Amnistía Internacional, inquieta

Por su parte, la sección suiza de Amnistía Internacional se dijo decepcionada, ya que esperaba que el comité de la ONU contra la tortura se mostrara más crítico, especialmente en lo que respecta a la política de asilo helvética.

"La situación fue presentada de modo demasiado positivo por parte de las autoridades suizas, pero eso no siempre corresponde a la realidad", declaró a swissinfo Dense Graf, coordinadora del proyecto de ayuda a los solicitantes de asilo de esa organización.

Graf se refirió al hecho de que el comité no haya comentado las restricciones a la ley de asilo ni el empleo de elementos de agencias de seguridad privadas en los centros para solicitantes.

Amnistía Internacional espera que el comité se muestre más severo a la hora de publicar sus recomendaciones, algo que hará próximamente.

swissinfo y agencias

Datos clave

1986: Suiza ratificó el Convenio contra la Tortura.
1997: Suiza presentó su tercer y último informe.
El proyecto de ley federal inscribe el uso de esposas, bastones de defensa y la pistola 'taser’ al momento de que algún detenido oponga resistencia.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?