Hace mucho tiempo que en Suiza, además de las cuatro lenguas nacionales, se hablam muchos otros idiomas. Keystone

De un país cuatrilingüe, Suiza se está transformando en una pequeña torre de Babel, donde el inglés, portugués y albanés ganan cada vez más terreno. Desde el año 2000, el porcentaje de la población que dice no tener un idioma nacional como lengua principal se ha duplicado, revelan las estadísticas.

Kai Reusser & Balz Rigendinger, swissinfo.ch

La distribución de las lenguas nacionales (alemán, francés, italiano y romanche) ha cambiado desde los años 70. El número de habitantes que hablan alemán, italiano y romanche como lengua principal ha disminuido. En cambio, ha aumentado la proporción de los que se expresan en francés y un idioma extranjero. ¿Esta evolución tiene que ver con la inmigración? Sí, pero no exclusivamente.

El fuerte aumento de las lenguas extranjeras se debe también al método de recopilación de datos, explica la Oficina Federal de Estadística. Y es que desde 2010 las personas encuestadas pueden indicar uno o varios idiomas principales. Los sondeos anteriores no preveían esta posibilidad. No obstante, la proporción de lenguas extranjeras que se hablan en Suiza ha seguido creciendo desde el año 2010.

Cada vez más inglés y portugués

Los dos idiomas extranjeros más frecuentes en Suiza son el inglés y el portugués, delante del albanés. El español, en cambio, ha perdido terreno. Considerada la lengua franca del siglo XXI, el inglés se habla en todas las regiones del país.

En el trabajo, más alemán que inglés

La mayoría de los extranjeros que llegan a Suiza trabajarán muy probablemente –por lo menos desde el punto de vista estadístico– en un contexto en el que el dialecto suizo alemán es la lengua predominante (42% de los casos).

Pero los suizos se adaptan. Dado que el entorno laboral es cada vez más internacional, se tiende a comunicar más en alemán estándar (Hochdeutsch) o en inglés. Hay dos veces más personas que hablan inglés o alemán en el trabajo que personas que se expresan en estos idiomas en casa.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo