Navigation

AI exige a Trípoli revelar paradero de rehenes suizos

El presidente suizo, Hans-Rudolph Merz, con el líder libio, Mohamar Gaddafi, en la sede de la ONU, en nueva york, en septiembre pasado. AFP

Amnistía Internacional envió un carta a las autoridades libias para exigir información inmediata sobre el lugar en que se encuentran los ciudadanos suizos retenidos por Trípoli desde hace más de un año.

Este contenido fue publicado el 03 noviembre 2009 - 17:06

El conflicto que opone a Libia y Suiza tras la detención en Ginebra de Hannibal Gaddafi, "no justifica la detención de dos personas que no tienen nada qué ver en el asunto", precisó a swissinfo.ch, Manon Schick, de AI Suiza.

"No hemos tomado ninguna postura en cuanto a este caso. Hay muchas investigaciones sobre las violaciones a los empleados domésticos y en cuanto a la forma en que tuvo lugar la detención de los Gaddafi (Hannibal y su esposa)", subrayó la portavoz de Amnistía Internacional para la Suiza de expresión francesa.

Añadió que las pesquisas determinarán si las autoridades policiales de Ginebra incurrieron en abuso durante la detención de la pareja libia. Pero, enfatizó, "lo que es seguro es que en ningún caso eso justifica la detención de dos personas que no tienen nada qué ver con el asunto".

Por ello, agregó, "Amnistía Internacional actúa para la liberación de los dos suizos". Y el primer paso adoptado por la organización defensora de los derechos humanos fue enviar una carta el lunes (02.11.09) a las autoridades libias para exigir, en primer término, información sobre el paradero de los empresarios helvéticos.

Un conflicto sin fin

Cabe recordar que el 15 de julio de 2008, Hannibal Gaddafi y su esposa fueron detenidos en Ginebra en medio de un aparatoso operativo policial, que las autoridades locales justificaron merced a la presencia de guardaespaldas de la pareja. Los Gaddafi habían sido acusados de maltrato por parte de dos de sus empleados domésticos.

Dos días más tarde y tras el pago de una caución, la pareja fue puesta en libertad. Empezó entonces un conflicto entre Berna y Trípoli que parece no tener fin y en medio del cual dos ciudadanos suizos que se encontraban en Libia durante los hechos fueron impedidos de dejar el país y cuyo paradero se desconoce actualmente.

"Nuestra primera exigencia es que las autoridades de Libia revelen el lugar donde están detenidos los dos suizos. Después, pedimos el respeto de sus derechos fundamentales: que tengan contacto con un abogado, con un médico, con la familia y con la embajada".

A decir de Manon Schick, Amnistía Internacional decidió intervenir en el caso porque constató que hubo graves violaciones de los derechos de los ciudadanos suizos retenidos en Libia y porque las familias de éstos pidieron la intervención de la entidad internacional.

Libia: ¿buena voluntad?

Y ello, amén de que "nos dimos cuenta que el Gobierno de Libia también está dispuesto a hacer algunos esfuerzos en cuanto a liberar a personas detenidas de manera secreta". Por ejemplo, puntualiza nuestra interlocutora, hace 15 días Trípoli liberó a 88 personas sospechosas de pertenecer al grupo armado 'Lybien Islamic Fighting Group', tras la intervención de AI.

"Entonces, nuestra oficina en Londres estimó que una intervención en cuanto al caso de los dos suizos podría tener un impacto positivo o, en todo caso, no negativo".

La iniciativa de Amnistía Internacional se produjo a unas horas de que la Comisión de Exteriores de la cámara baja helvética aprobara por 12 votos contra 11, una recomendación para restringir las visas de ingreso a Suiza para los ciudadanos libios. En la misma sesión, la entidad parlamentaria rechazó una moción que pedía el rompimiento de relaciones diplomáticos con Libia.

El mismo lunes, (02.11) y por concurso de las Naciones unidas, el hermano de uno de los empleados domésticos que presentaron la denuncia contra la pareja Gaddafi en Ginebra, y que había sido retenido en Libia desde entonces, es puesto en libertad y vuelve a su hogar en Marruecos.

Asimismo, la carta de AI a Trípoli es enviada a dos semanas de que se cumpliera el plazo para la normalización de las relaciones bilaterales, según acuerdo concluido entre ambos países.

Tanto el presidente suizo Hans-Rudolf Merz, como la ministra de Asuntos Exteriores, Micheline Calmy-Rey, manifestaron entonces su decepción. "El problema no está en Suiza, el problema está en Libia", según la titular de la diplomacia helvética.

"Suiza se atiene a sus acuerdos y promesas con todos los Estados, y espera que Libia haga lo mismo", indicó el pasado 22 de octubre Hans-Rudolf Merz. "El Gobierno está decepcionado porque Libia no se ciñe a los acuerdos", dijo.

Marcela Águila Rubín, swissinfo.ch

CRONOLOGÍA

15 de julio de 2008: Hannibal Gaddafi y su esposa Aline son arrestados en un hotel de Ginebra luego de ser acusados de maltrato por dos de sus servidores domésticos.

Julio: Arresto de dos ciudadanos suizos en Libia. Los empresarios suizos son obligados a cerrar sus oficinas y son suspendidos los vuelos suizos a Trípoli. Berna envía una delegación a Libia.

Enero de 2009: En Davos, tienen lugar negociaciones entre autoridades suizas y Seif al-Islam Gaddafi, uno de los hijos de la regla libia. Una delegación diplomática helvética viaja a Trípoli.

Mayo: Micheline Calmy-rey, ministra suiza de Exteriores, efectúa una visita a Libia al término de la cual anuncia "progresos significativos".

Junio: Libia retira la mayor parte de sus activos de cuentas bancarias suizas.

Agosto: El presidente suizo, Hans-Rudolph Merz, se reúne en Trípoli con el primer ministro libio, y se disculpa ante Trípoli por la detención del hijo de Gaddafi. Los suizos designan al árbitro para el tribunal internacional.

Septiembre: Libia no permite la salida de los dos ciudadanos suizos con lo que rompe la promesa hecha a Merz de que sus conciudadanos estarían libres antes del 1 de septiembre. Libia nombra a su representante ante el tribunal. Gaddafi y Merz se encuentran en el marco de la Asamblea General de la O.N.U en Nueva York. Los ciudadanos suizos detenidos en Libia desaparecen tras realizarse un chequeo médico en Trípoli.

Octubre: Una delegación suiza vuelve con las manos vacías de Trípoli. Concluye el límite de 60 días para normalizar las relaciones entre Suiza y Libia sin que aparezcan los dos suizos detenidos por Trípoli. El gabinete suizo expresa la irritación sobre la denegación "sistemática" de Libia a los acuerdos entre los dos países.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.