Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Cooperación Suiza-Perú Las finanzas públicas en el punto de mira

, Lima


Uno de los objetivos del programa de Suiza es mejorar la gestión de los presupuestos públicos para brindar una mejor vida a miles de peruanos pobles que viven en barrios periféricos de Lima y carecen de todo tipo de servicios.

Uno de los objetivos del programa de Suiza es mejorar la gestión de los presupuestos públicos para brindar una mejor vida a miles de peruanos pobles que viven en barrios periféricos de Lima y carecen de todo tipo de servicios.

(Keystone)

Las autoridades suizas se proponen ayudar a Perú a mejorar la gestión de los presupuestos públicos, un problema endémico en el país andino. El año pasado, las provincias y las municipalidades devolvieron al gobierno central el 60% de los fondos que les había asignado.

Uno de los pilares del programa de cooperación es la descentralización, un ámbito en el que un país federal como Suiza dispone de una larga experiencia. El objetivo es mejorar la gestión de las finanzas públicas, así como la transparencia en la planificación y en el gasto de los recursos en seis gobiernos regionales y cinco gobiernos locales.

Cooperación y arcas públicas

La cooperación de Suiza en Perú tiene 52 años de historia. Inicialmente se concentró en el desarrollo y el alivio de la pobreza, pero de unos años a la fecha se centra en el desarrollo económico.

Desde 2012 se han reorganizado las prioridades: la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) concluyó sus programas bilaterales y la Secretaría de Estado de Economía (Seco) cobró más protagonismo. Junto con Ghana, Indonesia o Colombia, Perú es uno de los países prioritarios de Seco.

En materia de finanzas públicas, Suiza dispone de un presupuesto de 6 millones de francos para coadyuvar a una mejor planeación y gestión de los recursos públicos en los gobiernos regionales de Cusco, Apurímac, San Martín, La Libertad, Lambayeque y de las municipalidades provinciales de Chiclayo, Cusco, Abancay,Trujillo y Tarapoto.

Fin del recuadro

Según Martin Peter, director del programa de la Secretaría de Estado de EconomíaEnlace externo (Seco), la gestión económica ha sido siempre uno de los pilares de la cooperación económica de Suiza con el país andino. Aunque las tasas de pobreza han disminuido en los últimos 10 a 15 años, explica, aún existen cinturones de pobreza en muchas zonas rurales de Perú.

El programa cuenta con el respaldo del Instituto de Gobernanza de BasileaEnlace externo, que está especializado en recuperar fondos robados y acaba de abrir en Lima su primera oficina en el extranjero. El instituto trabajará con la Procuraduría Pública peruana para aumentar las investigaciones sobre fraude fiscal y corrupción.

Las autoridades suizas y peruanas firmaron un acuerdo de cooperación en octubre pasado. El país andino aún intenta   sobreponerse al legado del expresidente Alberto Fujimori, condenado a 25 años de prisión por corrupción y otros cargos.

Enfocarse en la descentralización

Oscar Solórzano, director de la nueva oficina en Lima del Instituto de Gobernanza de Basilea, explica que en Perú los fondos estatales no siempre son bien utilizados. A su juicio, esto se debe a que durante años las políticas de descentralización han otorgado a los gobiernos locales la competencia de asignar los fondos.

"Los gobiernos locales reciben mucho de dinero del gobierno central y como producto de la riqueza que genera la industria extractiva, pero no tienen la capacidad de generar proyectos integrales para estos fondos”, afirma.

En la aplicación del acuerdo de cooperación participan representantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo EconómicoEnlace externo (OCDE), en asociación con el Instituto de Basilea.

Perú aspira a crecer económicamente y convertirse en miembro de pleno derecho de la OCDE en 2021, año en el que celebrará dos siglos de independencia.

Según un reciente informe de la OCDE, los principales impedimentos para un federalismo eficaz en el país andino son “los problemas de coordinación que existen con el gobierno central, la debilidad de las instituciones regionales, la fragilidad de las políticas de estas últimas y una ineficiente asignación de los presupuestos".

Época de cambios

Rossana Polastri, viceministra peruana de Finanzas, explica que, tras la caída de los precios de las materias primas –y como consecuencia– de los ingresos públicos, el gobierno central debe cuidar la forma en la que asigna los fondos a los estados y las comunas.

Y los retos son importantes. "Nos damos cuenta de que el trabajo por hacer con los gobiernos locales y el fortalecimiento de la gobernabilidad no solo consiste en combatir la corrupción, sino también en mejorar la eficiencia en su ejercicio cotidiano del gasto; especialmente cuando gestionan menos ingresos en periodos económicos complejos".

Parte del desafío de optimizar la gestión del gasto público es conseguir un cambio de mentalidad en los responsables de los gobiernos subnacionales y obligarles a mejorar la gobernanza, sostiene Polastri.

Según la viceministra, es común que las regiones inicien el año fiscal con 900 proyectos, por ejemplo, para los que recibirán dinero del gobierno central y que al final del ejercicio el número de proyectos se haya inflado a 5 000.

La asignación del presupuesto público se vuelve algo "discrecional" y "no podemos aceptar que haya hospitales que carecen de los insumos básicos para su ejercicio cotidiano cuando hay quien se financia una piscina”, sentencia Polastri.

Según Martin Peter, “un elemento del programa de cooperación es evitar la corrupción mediante el fortalecimiento de sistemas de control interno", con comités gubernamentales dentro de los Ejecutivos provinciales y municipales que ayudarán a prevenir tales abusos.

"Trabajo continuo"

Hasta ahora, el programa del Instituto de Basilea ha ayudado a las autoridades peruanas a establecer una planeación estratégica. En la siguiente fase (de un programa de cinco años) se tratará de “traducir estos esfuerzos en mecanismos de ejecución propiamente dichos”.

Los responsables de los distintos programas tendrán la obligación de informar al gobierno central de cómo se han asignado los fondos.

Perú celebra elecciones presidenciales en abril y tendrá un nuevo gobierno a partir de julio. ¿No teme Suiza que los avances conseguidos con la administración actual retrocedan con la entrante?

"Se tiene que sensibilizar a las nuevas contrapartes; tenemos que conseguir que ‘se suban al barco’. Este es un trabajo continuo y no cumpliremos con los objetivos en unos cuantos meses o años”, responde Martin Peter.


Traducción del inglés: Andrea Ornelas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×