Navigation

Empezó repatriación de turistas británicos

Aeropuerto de Ginebra, 10 de noviembre de 2020. Keystone / Laurent Gillieron

Las primeras repatriaciones de turistas británicos se produjeron este jueves por la mañana. Dos aviones de Swiss salieron de Zúrich hacia el aeropuerto londinense de Heathrow.

Este contenido fue publicado el 24 diciembre 2020 - 10:19
Keystone-SDA/ts

El primer aparato despegó a las 07h00, el segundo a las 09h45, precisó la aerolínea a la agencia suiza de noticias Keystone-ATS.

Asimismo, los residentes suizos varados en el Reino Unido o Sudáfrica también volverán a casa, dijo el Gobierno en un comunicado emitido el miércoles. El objetivo es permitir que las personas regresen a sus hogares durante la Navidad.

Los británicos concernidos fueron atendidos separadamente del resto de los viajeros en el aeropuerto de Zúrich para evitar eventuales contagios con la nueva variante del coronavirus, detectada recientemente en el Reino Unido y en Sudáfrica.

Swiss no reveló el número de personas a bordo. Habrá otro vuelo de Zúrich a Londres este viernes, y otro desde Ginebra. También están previstos otros vuelos desde Zúrich el 26 de diciembre.

En sentido inverso, los vuelos procedentes del Reino Unido y Sudáfrica deben solicitar la aprobación previa de la Oficina Suiza de Aviación Civil y solamente las siguientes categorías de personas pueden viajar como pasajeros:

• Ciudadanos suizos y de Liechtenstein

• Titulares de un permiso suizo de residencia o visa tipo D

• Titulares de un “pase” emitido por una representación suiza en casos de dificultad

Las aerolíneas deben informar a sus pasajeros de la obligación de someterse a una cuarentena a su llegada a Suiza.

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo