Navigation

Sin papeles podrán realizar un aprendizaje

Simonetta Sommaruga, ministra suiza de Justicia. Keystone

Los jóvenes en situación irregular en Suiza podrán cursar una formación profesional, si cumplen una serie de condiciones. Así lo ha decidido el Gobierno. La medida, a la que se oponían los partidos de la derecha y los círculos empresariales, entrará en vigor el 1 de febrero de 2013.

Este contenido fue publicado el 07 diciembre 2012 - 18:11
swissinfo.ch y agencias

Los jóvenes sin papeles tendrán que estar integrados en la sociedad helvética, es decir, dominar una de las lenguas nacionales y respetar las leyes vigentes.

Otro requisito es haber cursado mínimo cinco años –y sin interrupción– de la escolaridad obligatoria (9 años) en Suiza o formaciones transitorias, como el denominado décimo año.

 La ministra de Justicia, Simonetta Sommaruga, anunció lo anterior este viernes ante la prensa.

Una vez concluida la enseñanza obligatoria, los jóvenes dispondrán de un plazo de doce meses para solicitar un permiso de estancia durante el periodo que dure su formación. Para ello tendrán que evidenciar su identidad.

El permiso de estancia podrá prolongarse al término del aprendizaje. Los padres y hermanos del joven en formación también tendrán derecho a solicitar el permiso. No habrá una decisión sistemática en este aspecto, sino que se analizará la situación familiar en cada caso específico, precisó la ministra.

El Gobierno responde así a una moción del diputado demócrata cristiano Luc Barthassat que aspiraba a eliminar las desigualdades entre los jóvenes aprendices y estudiantes en situación irregular, que hoy ya tienen acceso a los bachilleratos y las escuelas universitarias.

Simonetta Sommaruga dejó claro que no se trata de regular la situación de los sin papeles, ni tampoco de un derecho, sino simplemente de un caso excepcional.

La decisión de conceder un permiso de estancia es competencia de los cantones en acuerdo con la Oficina Federal de Migración. No se puede descartar que las autoridades cantonales nieguen el permiso a un joven sin papeles que cumpla todos los requisitos.

Según el director de la OFM, Mario Gattiker, se estima que entre 300 y 500 jóvenes sin papeles terminan cada año la enseñanza obligatoria y pueden beneficiarse de la nueva normativa.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.