Navigation

Skiplink navigation

Qué está permitido en las campañas electorales suizas

Mientras en Japón las campañas políticas están totalmente burocratizadas, en Suiza (como en el salvaje Oeste) casi todo está permitido. En el país alpino se valora, sobre todo, la libertad de expresión. 

Este contenido fue publicado el 04 septiembre 2019 - 13:00
Vídeo de Fiona Prieur y Marco Labagnara, al estilo de una película del Oeste, para animar a los jóvenes a votar. En las campañas políticas suizas también domina la ley del salvaje Oeste. CinéCivic

Las elecciones al Parlamento Federal se celebran el 20 de octubre de 2019 y los partidos ya han comenzado a afilar sus cuchillos.

Las campañas electorales en Suiza adolecen de una regulación poco estricta. En la mayoría de los casos, las restricciones de la propaganda política competen a los cantones o municipios.

Regulación de las campañas electorales y votaciones

  • En la radio y la televisión está prohibida la propaganda política, pero en el resto de medios de comunicación se permite.
  • En algunos cantones, en el mismo sobre se puede enviar el material publicitario junto a los documentos electorales. En otros, no existe reglamentación al respecto.
  • Los carteles están permitidos en las calles, pero sujetos a autorización. En cambio, está prohibido colocarlos en las autopistas.   
  • Y, a menudo, se necesita obtener un permiso para celebrar actos.

Fuente: ch.ch

End of insertion

En el relativamente nuevo ámbito de las campañas digitales falta regulación. Y muy a menudo es un secreto cómo se financian estas campañas.

En Japón, las reglas son estrictas   

No puede decirse lo mismo en Japón, donde las elecciones a la cámara alta se celebran en julio. Allí, las campañas electorales están reguladas por la administración hasta el último detalle.  

En el país nipón están prohibidas las campañas puerta a puerta, tal y como las practican algunos partidos en Suiza. El Estado regula incluso la forma y el tamaño de los carteles. Y son frecuentes las condenas por violar las reglas electores.      

Además, las campañas son muy cortas en Japón: la fase caliente comienza solo dos semanas antes de las elecciones.  

En Suiza, es el laissez-faire  

Es verdad que diez días antes de las elecciones o votaciones en Suiza los medios de comunicación ya no publican encuestas. Aunque esta es una práctica que se han autoimpuesto las empresas de medios de comunicación, pues la ley no dice nada al respecto.     

La difusión de noticias falsas antes de unas votaciones o elecciones no está prohibida en Suiza. Únicamente se sanciona a quien difunde acusaciones que sabe que son falsas o a quien profiere declaraciones racistas en público.

Los carteles groseros están permitidos

En Suiza vemos habitualmente carteles políticos que, cuanto menos, son de mal gusto pero que no cruzan la barrera de la ilegalidad. El ejemplo más conocido es el de los carteles con ovejas de la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora). Este partido, para apoyar su iniciativa popular “Por la expulsión de los extranjeros delincuentes”, utilizó una imagen en la que podía verse a ovejas blancas echando del territorio suizo a empujones a una oveja negra.   

¿Racista o simplemente de mal gusto? El cartel de las ovejas de la UDC ha sido muy comentado e imitado en el extranjero. Lukas Lehmann/Keystone

En 2009, el Tribunal Federal, la más alta instancia judicial del país, estudió el caso de un cartel de la UDC del Valais que mostraba a musulmanes arrodillados para rezar en la Plaza Federal. Sobre las personas fotografiadas a ras del suelo y desde atrás figuraba el lema “Utilicen la cabeza”. Aunque ningún musulmán lo denunció, la Fiscalía del cantón del Valais presentó un recurso.

En este caso los jueces federales consideraron que la libertad de expresión primaba sobre la norma penal contra el racismo. El motivo esgrimido fue que en una campaña electoral (u otro tipo de confrontación política) no se puede afirmar a la ligera que existe discriminación. Incluso en cuestiones delicadas, debe poder existir una confrontación dura.  

Manipulación de elecciones y votaciones

Algunos políticos intentan mejorar sus resultados electorales, también en Suiza. El último ejemplo (hasta la fecha) es el de un político local de Zúrich (de la UDC), que buzoneó folletos en los que ofrecía ayuda telefónica para rellenar la papeleta de voto. Un periodista le llamó de incógnito y se dejó “aconsejar”. El político también le ofreció rellenar las papeletas de voto de su esposa y de su hijo. Algo que constituye un intento de obtener votos ilegales.

Las siguientes acciones están prohibidas en Suiza:

  • Completar la papeleta de voto de otra persona
  • Persuadir a alguien usando la violencia o sobornándole para que vote de determinada manera
  • Añadir, omitir o contar mal los votos
  • Abrir el sobre de votación de otra persona​​​​​​​

Fuente: ch.ch

End of insertion


Manipulación de elecciones y votaciones

Algunos políticos intentan mejorar sus resultados electorales, también en Suiza. El último ejemplo (hasta la fecha) es el de un político local de Zúrich (de la UDC), que buzoneó folletos en los que ofrecía ayuda telefónica para rellenar la papeleta de voto. Un periodista le llamó de incógnito y se dejó “aconsejar”. El político también le ofreció rellenar las papeletas de voto de su esposa y de su hijo. Algo que constituye un intento de obtener votos ilegales.

Las siguientes acciones están prohibidas en Suiza:

  • Completar la papeleta de voto de otra persona
  • Persuadir a alguien usando la violencia o sobornándole para que vote de determinada manera
  • Añadir, omitir o contar mal los votos
  • Abrir el sobre de votación de otra persona​​​​​​​

Fuente: ch.ch

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo