Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Renegociar el TLC con México “Hoy, las armas hacen más ruido que la gente”

Los ministros de Exteriores de Suiza, Didier Burkhalter, y México, José Antonio Meade, firmaron una Declaración Conjunta que refrenda su voluntad de colaborar en temas bilaterales, regionales y multilaterales.

Los ministros de Exteriores de Suiza, Didier Burkhalter, y México, José Antonio Meade, firmaron una Declaración Conjunta que refrenda su voluntad de colaborar en temas bilaterales, regionales y multilaterales.

(sre.gob.mx)

De visita en México, el ministro de Exteriores, Didier Burkhalter, destacó la labor de Suiza como generadora de puentes políticos y diplomáticos. Asimismo confirmó el interés de Berna por renegociar el tratado de libre comercio (TLC) que tiene con este país, la onceava economía más importante del mundo.

70 años de relaciones bilaterales

En 2015, México y Suiza celebran 70 años de relaciones diplomáticas.

La visita del ministro helvético de Asuntos Exteriores, Didier Burkhalter, forma parte de la agenda de actividades conjuntas previstas para este año.

Además de una Declaración Conjunta que refrenda la voluntad mutua para colaborar en temas bilaterales, regionales y multilaterales, ambos países suscribieron una carta de intención para activar un proyecto que busca prevenir desastres en Centroamérica.

También se pondrán en marcha actividades culturales (cine, literatura y música) en ambos países.

Fin del recuadro

“El mundo vive tiempos de riesgo, ansiedad y temor… Tiempos en los que las armas se dejan oír más que la diplomacia, y mucho más que la propia gente”, afirmó Didier Burkhalter en la Ciudad de México, durante una gira de trabajo realizada ayer.

“Muchas de las crisis y conflictos actuales se deben a que el poder no está compartido. Y cuando este se concentra en manos de un político, un partido, una etnia, un país o una región, los problemas surgen de forma inevitable. Lograr el equilibrio exige la participación de la sociedad en la toma de decisiones”, declaró.

Las palabras del jefe de la diplomacia helvética hacían alusión a la realidad internacional vigente, pero reflejan también lo que sucede en México, un país con un gran potencial económico, pero que atraviesa una creciente descomposición política y social derivada del avance de problemas, como la corrupción y el narcotráfico, que han llevado a la sociedad civil a exigir y participar cada vez más.

Burkhalter afirmó que la democracia y la libertad en el mundo están bajo creciente presión. “Resurge el autoritarismo y el nacionalismo”, lo que se ha hecho manifiesto en 2015 a través de ataques terroristas en París y Copenhague, así como en problemas que vive Nigeria, Yemen o Ucrania”, resumió.

De ahí la importancia de establecer puentes económicos, políticos, diplomáticos y sociales, una labor con la que Suiza se siente comprometida.

Crear puentes

El diálogo y la creación de lazos son cruciales para resolver conflictos, destacó Burkhalter. “Suiza está conformada por una sociedad fragmentada porque es multilingüe, multicultural y multirreligiosa. Propicia, por tanto, para el desarrollo de enfrentamientos. Pero tenemos una democracia estable. Y esto es posible por la construcción de puentes”.

Alguno de los puentes metafóricos a los que aludió fue la decisión de Suiza de asumir la presidencia de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en 2014 (donde se vio confrontada al conflicto en Ucrania), convertir a Ginebra en la principal sede de negociaciones para promover la paz y el respeto de los derechos humanos, o representando a países en conflicto.

“Suiza es un importante puente de comunicación entre Estados Unidos e Irán, y también es el país que representa los intereses de Estados Unidos en La Habana desde 1961, así como los intereses de Cuba en Washington desde 1991”, recordó.

Modesto avance comercial

La visita de trabajo a México se enmarca en los festejos de los 70 años de las relaciones diplomáticas entre este país y Suiza.

En materia económica, el tema más relevante del encuentro es dar pasos al frente para la revisión del Tratado de Libre Comercio (TLC) que tienen en marcha los dos países desde hace casi tres lustros.

TLC México-EFTA

Los cuatro países miembros de la Asociación Europea de Libre Comercio (Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein) iniciaron en mayo de 2000 una serie de consultas técnicas para negociar un tratado de libre comercio (TLC).

El 27 de noviembre de 2000, después de cuatro rondas de negociaciones (tres en Ginebra y una en Ciudad de México), la EFTA y México suscribieron un TLC.

Tras su ratificación, el acuerdo entró en vigor el 1 de julio de 2001. Desde entonces, el intercambio comercial entre México y Suiza se ha triplicado, para alcanzar los 3 400 millones de dólares.

Un dato aún poco significativo considerando que representa el 0,8% del intercambio comercial de Suiza con el mundo.

En México viven 5 000 ciudadanos suizos y las empresas helvéticas emplean a más de 50 000 personas en territorio azteca.

Fin del recuadro

En 2001, Suiza –junto con Noruega, Islandia y Liechtenstein, sus socios de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) puso en vigor un TLC con MéxicoEnlace externo.

La progresión del intercambio comercial ha sido modesta durante los 14 años transcurridos. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Estado de Economía (Seco), pasó de 1 500 millones de dólares en 2001 a 3 400 millones en 2014, por debajo de las expectativas iniciales y del desempeño –proporcionalmente – que México ha tenido en su relación comercial con otras naciones.

Temas como el sector agropecuario, donde los productos mexicanos no gozan aún del trato arancelario preferencial que les interesa, o la propiedad intelectual están dentro de la agenda de prioridades.

Cuestionado al respecto por swissinfo.ch, el ministro Didier Burkhalter confirmó que todavía no está claro cuándo habrá un nuevo TLC actualizado, porque aún no existe una agenda específica para las negociaciones, “pero sí toda la intención de que sea lo antes posible”, dijo.

“La decisión la tomará el Consejo Ministerial de la EFTA, no solo Suiza, ya que la negociación es con este bloque. Sobre los sectores que se van a discutir, obviamente vamos a incluir el tema de la propiedad intelectual en la lista y debemos definir claramente nuestra postura y voluntad política para revisar diversos sectores”, añadió.

México y la inseguridad

Más tarde, el ministro Burkhalter y su homólogo mexicano, José Antonio Meade, sostuvieron un encuentro con la prensa.

A la pregunta de la televisión suiza sobre cómo afecta la inseguridad que reina en México a las empresas helvéticas y qué se está haciendo para mejorar esta situación (se registran una media de 3 000 homicidios por mes y la guerra contra el narcotráfico frena la normalidad productiva en diversas regiones del país), el secretario de Relaciones Exteriores mexicano declinó ofrecer una respuesta directa.

“México goza de una situación política, de una situación jurídica y de prestigio como un país que reconoce sus retos y que los enfrenta. De eso dio testimonio también el ministro Burkhalter. La relación económica se ha multiplicado por tres. Buena parte de las empresas globales suizas en México están teniendo un desempeño adecuado, como aquí se comentó, y estimamos que haya otras oportunidades para incrementar la inversión y el comercio entre México y Suiza, de los dos lados. Y este diálogo político que sostenemos ahora será útil para ese efecto”, dijo.

En contrapartida, el ministro mexicano destacó que el encuentro bilateral fue la ocasión de suscribir una Declaración Conjunta Suiza-México que refrenda la voluntad de ambos Estados para seguir colaborando en temas bilaterales, regionales y multilaterales.

Burkhalter y Meade también suscribieron en la capital mexicana una carta de intención que será el punto de partida para un proyecto de cooperación triangular destinado a prevenir desastres en Centroamérica.


Enlaces

×