Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Proceso UBS: un acuerdo es posible, aunque improbable

Sede en Miami del Tribunal Federal donde se podría celebrar el juicio.

(Keystone)

El juez del Tribunal de distrito de Miami, Alan Gold, aceptó este lunes la petición común del banco UBS y del Ministerio de Justicia de los Estados Unidos para aplazar el proceso civil sobre la entrega de datos de los 52.000 clientes del banco suizo en el país norteamericano.

Las dos partes tienen pues hasta el 3 de agosto para encontrar un acuerdo extrajudicial.

El proceso que debería haber comenzado este lunes en Miami resultó finalmente aplazado hasta dentro de tres semanas, el tiempo para encontrar una solución negociada.

Según el fiscalista estadounidense Scott Michel, un acuerdo de este tipo sería "extremadamente raro", aunque posible en vista de los intereses americanos en materia de política exterior.

Apoyada por el Gobierno suizo, UBS así como por el Gobierno de los Estados Unidos, registraron este domingo una petición para solicitar al tribunal competente de Miami la suspensión del procedimiento civil hasta el 3 o 4 de agosto, con la perspectiva de una conciliación extrajudicial. Las partes presentaron este lunes sus mociones a la corte. Aunque según Scott Michel, llegar un acuerdo parece improbable.

swissinfo.ch: Hace menos de una semana, el juez federal encargado del expediente UBS, Alan Gold, pidió al Gobierno de los Estados Unidos si estaba dispuesto a embargar los bienes del banco en los Estados Unidos. ¿Cómo interpreta usted esta cuestión?

Scott Michel: Esta cuestión no tiene precedente. Mi impresión es que se divisa cierta incertidumbre por parte del Gobierno de los Estados Unidos. Por un lado, éste adoptó una línea dura en el proceso jurídico. Por otra, existen estos rumores de cara a una solución diplomática del contencioso. De hecho, el juez intenta saber si Washington quiere realmente proseguir con este asunto por la vía judicial. No quiere adoptar una decisión que no vaya a ser aplicada por el Ejecutivo.

swissinfo.ch: También está la declaración de Kaspar Villiger, presidente de UBS y antiguo presidente de la Confederación, que considera que las discrepancias se han vuelto un asunto entre Estado y Estado, especialmente entre la banca y el fisco americano, el IRS (Internal Revenue Service).

S. M.: Esto es seguramente lo que esperan los suizos. Lo que pasa es que la pregunta formulada por el juez al Gobierno americano ha acaparado la atención de Washington en este asunto llevándolo al más alto nivel.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son las oportunidades de un arreglo extrajudicial, una solución apuntada por Hans-Rudolph Merz, el ministro suizo de Finanzas?

S. M.: Se puede entender muy bien que hasta un cierto punto, las partes quieran negociar un acuerdo. Aunque nos enfrentamos a posiciones irreconciliables. El Gobierno de los Estados Unidos quiere los nombres de los clientes de UBS, algo que Berna considera como un ataque al derecho suizo. No hay término medio.

Me sorprendería que el IRS renunciara, incluso en el caso que UBS aceptara pagar una multa. Para esto, sería preciso que el Gobierno de los Estados Unidos hubiera deducido, sobre la base de su política exterior, que hay un interés supremo para arreglar el asunto amistosamente. Dicho esto, si el arreglo extrajudicial se negocia por el Ministerio de Justicia y el fisco estadounidenses, insistirán en poder obtener al menos algunos nombres.

Por el contrario, si la negociación queda en manos del Ministerio de Asuntos Exteriores o la Casa Blanca, entonces puede que no se exija una divulgación de datos suplementaria.

swissinfo.ch: ¿Qué piensa usted de la declaración del ministerio suizo de Justicia que dijo que podría embargar la lista de los 52.000 titulares de cuentas de UBS, si el juez Gold ordena la revelación de sus identidades?

S. M.: Esto es importante. En caso de un proceso, el juez puede decantarse del lado del Gobierno de los Estados Unidos y ordenar al banco hacer públicos los nombres. Pero una orden semejante no está acompañada de ninguna sanción y UBS debería tener tiempo de obedecer o no. Si es no, el fisco puede iniciar una moción por ultraje a la corte. De ahí que UBS pudiera salirse de la declaración del Ministerio suizo de Justicia y declararse en la imposibilidad de obedecer porque su lista de clientes está retenida por Berna.

Es un mecanismo de defensa perfectamente legítimo. Lo que el Gobierno suizo hace es pues ayudar a UBS a evitar que sea penalizado, aunque no obedezca al mandato del magistrado americano. En este caso, el IRS habría ganado entonces una batalla al conseguir un requerimiento judicial, aunque perdería la guerra y no obtendría los nombres de los clientes.

swissinfo.ch: Al mismo tiempo, la ministra suiza de Economía Doris Leuthard habló sobre la posibilidad de imponer una multa a UBS.

S. M.: La estrategia del gobierno suizo y de UBS es doble. El banco señaló que está dispuesto a indemnizar al Gobierno de los Estados Unidos por el error cometido en materia de evasión fiscal. Pero el banco no está dispuesto a revelar los nombres de sus clientes y, de todos modos tampoco podría hacerlo aunque quisiera, ya que el Gobierno suizo se va a apoderar de la lista.

swissinfo.ch: ¿Es frecuente en los Estados Unidos observar que un proceso judicial se transforme en un acuerdo extrajudicial?

S. M.: Sí. Se puede negociar un acuerdo antes , durante y también tras un litigio y una decisión judicial. Pero es muy poco habitual cuando el fisco pide una orden a la justicia. Un acuerdo extrajudicial sería extremadamente raro en un caso así, en el que el fisco quiere obtener una orden para obligar al banco a liberar los nombres de sus clientes y en el que no se esperan demandas de indemnización ni iniciar un proceso penal.

swissinfo.ch: ¿Ha empañado el asunto de UBS la imagen de Suiza en los Estados Unidos?

S. M.: Paso mucho tiempo en Suiza. Tengo allí muchos amigos. Tengo sentimientos afectuosos hacia el país. Desde mi punto de vista, creo que los suizos hicieron lo que piensan que deben hacer. Este asunto reviste una gran importancia para su plaza financiera. En los Estados Unidos, algunos consideran que Suiza quiere proteger su estatus de paraíso fiscal. Yo creo que es más una cuestión de importancia económica para Suiza, no necesariamente vital pero extrema.

Marie-Christine Bonzom, Washington, swissinfo.ch
(Adaptación: Iván Turmo)

SCOTT MICHEL

Scott Michel es un abogado americano especializado en Derecho Fiscal.

Representa a un centenar de clientes de UBS en los Estados Unidos.

Ocupa la presidencia de Caplin & Drysdale, un renombrado bufete de Washington, y figura en la clasificación de los 'mejores abogados americanos' en 2008 y 2009.

Fin del recuadro

CONTEXTO

El pasado febrero, las autoridades fiscales de EE UU (IRS) presentaron una denuncia ante el Tribunal de Miami, para que decidiera si la justicia podía obligar o no a UBS a proporcionar la lista de 52.000 clientes sospechosos de un presunto fraude fiscal.

Apoyado por las autoridades suizas, UBS exige que el fisco de EE UU le dé acceso a los nombres de los eventuales defraudadores sobre lo que se pide información.

Oficialmente para Suiza, la denuncia es contraria a los acuerdos de doble imposición en vigor con los Estados Unidos.

Berna afirmó que demandaría a UBS si el banco comunica los 52.000 nombres al fisco de EE UU.

Fin del recuadro

Datos clave

El UBS tiene actualmente cerca de 76.700 empleados, de los cuales el 35% en Estados Unidos.

Según especialistas, un acuerdo extrajudicial entre el UBS y el gobierno de EEUU podría costarle al banco entre 2.000 y 10.000 millones de francos suizos

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes