Prostitución infantil en Kenia atrae a muchos suizos

La prostitución infantil está muy extendida en las costas kenianas. imagepoint

Los turistas suizos figuran en el cuarto lugar entre los clientes de la prostitución infantil en Kenia. Un estudio de UNICEF revela que el fenómeno adquiere proporciones alarmantes en la costa del país.

Este contenido fue publicado el 20 diciembre 2006 - 13:02

Casi un tercio de las niñas kenianas, de entre 12 y 18 años, ha vendido su cuerpo a cambio de dinero o regalos.

Según una investigación del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) sobre la explotación sexual de menores en Kenia, hecho público este martes (19.12.), el 38% de los clientes son kenianos. Le siguen los turistas italianos (12%), los alemanes (14%) y los suizos en el cuarto lugar (12%).

"A pesar de que en Suiza varias organizaciones no gubernamentales han promovido campañas contra la prostitución infantil que tuvieron un fuerte impacto en la población, el fenómeno no parece disminuir", explica a swissinfo Bernard Boëton, responsable del sector Derechos del Niño de Terre des Hommes.

Cifras alarmantes

UNICEF llevó a cabo una encuesta en cuatro distritos del país africano: Mombasa, Kilifi, Malindi y Kwale. Los resultados revelan que unas 15.000 menores, de entre 12 y 18 años, (el 30% del total) tienen relaciones sexuales ocasionales a cambio de dinero.

A ese grupo se suman entre 2.000 y 3.000 jóvenes que se prostituyen regularmente. La mayoría desde los 12 o 13 años de edad.

"Es una barbaridad", destacó la vicepresidenta keniana Moody Awori, agregando que esta plaga "se ha desarrollado de forma espantosa, sobre todo en las costas del país". Awori se ha comprometido a adoptar medidas para promover un "turismo responsable".

Intervención de la justicia

Para combatir la explotación sexual de las jóvenes kenianas, las autoridades de Nairobi ya obligan actualmente a los turistas a declarar donde se van a alojar durante su estancia en el país. Esto permite controlar mejor sus desplazamientos. Además, el personal de los hoteles está llamado a notificar a las autoridades los comportamientos sospechosos por parte de los turistas.

"Los kenianos y los turistas que abusan de niños deben ser detenidos y condenados por sus actos", declaró el representante de UNICEF en Kenia, Heimo Laakkonen, a la vez que insistió en que las víctimas no sean penalizadas.

Para Bernard Boston es positivo disponer de este tipo de estudios para sacar a la luz problemas similares y percatarse de su gravedad. "Sin embargo, se necesita también una intervención inequívoca de las autoridades para poder cambiar las cosas. La policía keniana debe realizar los procedimientos necesarios. A veces no basta un único testigo para llevar un caso ante los tribunales".

De este modo, agrega el responsable de Terre des Hommes, la información sobre lo que está sucediendo puede trasladarse al país de donde provienen los abusadores.

Negocio tolerado

La investigación de UNICEF revela que el turismo sexual suele ser un fenómeno tolerado, sobre todo en las playas y en los bares. La pobreza es la razón que lleva a la mitad de las jóvenes encuestadas a vender su cuerpo.

Se tolera también porque la prostitución aporta a la población local muchos más ingresos. En promedio, un obrero gana 6 francos diarios, mientras el precio de una prestación sexual varía entre los 17 y 90 francos.

swissinfo y agencias

Datos clave

Kenia tiene 35 millones de habitantes

El 42,6% tiene menos de 15 años

La expectativa de vida es de 49 años

1,2 millones de kenianos son seropositivos

El 50% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza

El índice de desempleo es del 40%

End of insertion

UNICEF

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) se fundó el 11 de diciembre de 1946.

La organización trabaja sobre todo en países en desarrollo, donde brinda apoyo a madres y niños en los ámbitos de la salud, la planificación familiar, la higiene, la alimentación y la educación. Asimismo brinda asistencia en casos urgentes.

A escala internacional, UNICEF lucha además contra el reclutamiento de niños en los ejércitos, la prostitución infantil y la protección de los refugiados.

En 1965 recibió el Premio Nobel de la Paz

Actualmente, la organización emplea a 7.000 personas en 160 países.

La sede principal de UNICEF está en Nueva York, y la de UNICEF Suiza, en Zúrich.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo