Suiza vota: inmigración, aviones de combate, política familiar y caza

Qué impacto tiene la libre circulación de personas en la economía suiza

Trabajadores transfronterizos cruzan el lago Lemán de camino a su trabajo en Suiza. Keystone/Jean-Christophe Bott

En general la inmigración europea en Suiza responde a las necesidades del mercado laboral y, según diversos estudios realizados en los últimos años, suprimir la libre circulación de personas le costaría caro a la economía suiza.

Este contenido fue publicado el 18 agosto 2020 - 09:25

Una inmigración “moderada” sin libre circulación es lo que pide la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora), cuya iniciativa popular se somete a votación el 27 de septiembre. El partido reclama que se derogue el acuerdo sobre la libre circulación de personas (ALCP) con la Unión Europea (UE) y pretende conseguir que no puedan firmarse nuevos tratados que concedan a los ciudadanos extranjeros un régimen similar en Suiza. 

En el plano económico veinte años después de su firma, ¿qué balance puede extraerse del acuerdo de libre circulación de personas? ¿Se ha beneficiado Suiza de abrir su mercado laboral a los trabajadores europeos? Respuestas en cifras.

Veinte años de libre circulación

Firmado el 21 de junio de 1999 entre Suiza y la Unión Europea, el acuerdo sobre la libre circulación de personas facilita las condiciones de residencia y trabajo en Suiza de los ciudadanos de la Unión Europea (UE) y de los Estados miembros de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés): Noruega, Islandia y Liechtenstein, además de Suiza. El acuerdo entró en vigor el 1 de junio de 2002 y (en 2006, 2009 y 2017) se amplió a a los nacionales de los nuevos Estados de la Unión Europea. El derecho a la libre circulación de las personas se complementa con disposiciones sobre el reconocimiento mutuo de títulos, la adquisición de bienes inmuebles y la coordinación de los sistemas de seguridad social.

End of insertion

¿Qué efecto ha tenido la libre circulación en la inmigración?

El acuerdo de libre circulación de personas ha estimulado la inmigración de los países de la Unión Europea (UE) y de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés). En 2002 (año en el que el acuerdo entró en vigor) poco menos de 900 000 personas de esas zonas residían en Suiza. Desde entonces, su número ha aumentado en casi un 60%, hasta llegar a 1,4 millones de personas.    

Suiza es –después de Luxemburgo– el segundo país europeo con mayor proporción de extranjeros de la UE/EFTA en su población activa (casi el 20%). Entre 2002 y 2019 el número de transfronterizos que trabajan en Suiza se ha duplicado con creces, pasando de 162 000 a casi 330 000 personas.

Contenido externo

Por otra parte, la inmigración neta de residentes de la UE –la diferencia anual entre llegadas y salidas – ha ido disminuyendo desde 2013 y en la actualidad es de poco más de 30 000. El saldo migratorio está estrechamente vinculado a la evolución coyuntural: las fases de crecimiento suelen ir acompañadas de un aumento de excedentes migratorios y viceversa, señala el Observatorio sobre la Libre Circulación de Personas, cuyo último informe se publicó a finales de junio.  

Contenido externo

¿En qué sectores trabajan los ciudadanos de la UE/EFTA?

La industria, los cuidados, el comercio y las profesiones científico/técnicas son los principales sectores de la economía suiza en los que estos extranjeros desarrollan su actividad. Proporcionalmente hay menos inmigrantes europeos que suizos trabajando en la administración pública y en la agricultura, pero son más en la hostelería y la construcción. Del total de personas que trabajan en estos dos sectores, representan el 30% y el 25%, respectivamente.

Contenido externo

¿Se están integrando en el mercado laboral a expensas de los suizos?

Para la mayoría de personas que llegan de la UE/EFTA el trabajo es el principal motivo de inmigración. Y esto se traduce en una participación en el mercado laboral superior a la media. El año pasado, su tasa de actividad, es decir, la proporción de personas empleadas y desempleadas según los cálculos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), fue del 87,7%, frente al 84,3% de media y el 84,6% para los ciudadanos suizos.

La tasa de desempleo es otro indicador de la integración en el mercado laboral. Para los ciudadanos de la UE, esta tasa ha evolucionado desde 2012 en consonancia con la situación económica y se ha mantenido por encima de la media suiza (pero considerablemente por debajo de la media de la UE). El hecho de que una parte de esta inmigración se concentre en sectores más amenazados por el desempleo y/o más sujetos a riesgos estacionales ayuda a explicarlo.

La tasa de desempleo de los ciudadanos suizos ha variado poco y se ha mantenido en un nivel bajo, durante el mismo período.

Contenido externo

Estos indicadores llevan al Observatorio de la Libre Circulación de Personas a afirmar que esta inmigración “parece haber respondido a las necesidades del mercado laboral”. Según su resumen, “no hay indicios de que la inmigración haya tenido un impacto negativo en las perspectivas de empleo de la población autóctona”. Al contrario, los inmigrantes europeos han contribuido a flexibilizar el mercado laboral.

Varios estudios realizados en los últimos años por la Secretaría de Estado de Economía (SECO) han considerado los posibles “efectos anticompetitivos” que afectan a la población local. La mayoría está de acuerdo en que a nivel global son prácticamente imperceptibles –gracias, en particular, a las medidas de acompañamiento– y que la mano de obra extranjera es más un complemento que una competencia de la mano de obra local.   

Sin embargo, hay quienes identifican subgrupos de población que se verían ligeramente penalizados, en especial las personas altamente cualificadas nacidas en Suiza, según un informe publicado en 2013.

¿Los inmigrantes de la UE/EFTA están más o menos cualificados?

Según este trabajo, los inmigrantes europeos altamente cualificados “pueden sustituir a personas establecidas en Suiza que tengan el mismo nivel de estudios”, pero a nivel general esto se compensa porque también pueden “crear empleos para otras personas con menor cualificación”.

La proporción de personas con educación superior es ciertamente alta entre los efectivos de la UE/EFTA, pero en el otro extremo, una cuarta parte de ellos no han pasado del nivel de la enseñanza obligatoria.

Contenido externo

El Observatorio de la Libre Circulación de Personas considera que estos niveles diferentes de estudios responden a las necesidades de la economía: la inmigración altamente cualificada “ha contribuido a la transición estructural de la economía suiza hacia actividades de alto valor añadido”, mientras que para los empleos poco cualificados que los suizos no desean, “las empresas satisfacen sus necesidades de personal recurriendo sobre todo a mano de obra de la UE/EFTA”.

¿La inmigración ha bajado los salarios? 

Varias investigaciones realizadas en los últimos años (en su mayoría encargadas por la SECO) han identificado impactos en los salarios de ciertos grupos profesionales, pero sus conclusiones varían. Algunos investigadores han constatado una presión sobre los salarios de las personas altamente cualificadas, otros han llegado a la conclusión de que las limitaciones salariales han afectado sobre todo a los menos cualificados. Un estudio atribuye a la inmigración el aumento de los salarios de los suizos altamente cualificados, y otro constata que son más bien los trabajadores suizos poco cualificados quienes se han beneficiado del acuerdo de libre circulación. Por último, algunos trabajos de investigación no encuentran ningún efecto estadísticamente significativo de la inmigración en los salarios.  

A nivel general, el salario medio de los suizos y de todos los extranjeros (no se dispone de detalles para los miembros de la UE/EFTA) ha aumentado de manera constante y casi en las mismas proporciones entre 2008 y 2018 (un incremento anual del 0,84% y 0,87%, respectivamente).

Por ello el Observatorio sobre la Libre Circulación de Personas considera que la inmigración no ha tenido “ningún efecto negativo” en la evolución general de los salarios.

Contenido externo

¿Cuánto costaría a la economía suiza acabar con la libre circulación?

Tras la aprobación en votación popular el 9 de febrero de 2014 de la iniciativa de la UDC “contra la inmigración en masa” (que hizo temer a las autoridades que se cuestionara el acuerdo de libre circulación), la SECO encargó dos estudios para evaluar las consecuencias económicas de ese escenario a largo plazo.  

En esos informes publicados en 2015 se afirma que el crecimiento de la población activa inducido por el acuerdo de libre circulación ha dado lugar a un aumento del potencial de producción de la economía y también a un aumento general de la demanda, lo que favorece el crecimiento.

Y los economistas (de manera unánime) consideran que a Suiza le costaría caro el fin de la libre circulación. Para 2035 evocan un PIB inferior al 3-4%, un comercio exterior debilitado y una renta del trabajo de la población activa inferior en cerca de 400 millones de francos, si se compara con un futuro en el que la libre circulación sigue en vigor.   

Compartir este artículo