Navigation

Skiplink navigation

Retienen cargos contra Polanski

Una corte de apelación de California rechazó este lunes (21.12) el recurso interpuesto por Roman Polanski para el abandono de la persecución que pesa en su contra desde 1977 por haber mantenido relaciones sexuales con una menor. El caso estuvo rodeado de una serie de dudas sobre la objetividad de su tratamiento en esa época.

Este contenido fue publicado el 22 diciembre 2009 - 11:21

Al anunciar la desestimación del recurso, los jueces de la Corte de Apelación del 2o distrito de California se declararon sin embargo, “profundamente preocupados” por las alegaciones de faltas profesionales en relación con un magistrado hoy fallecido y de un fiscal retirado.

Con base en esas posibles irregularidades, la defensa de Roman Polanski había pedido el abandono de los cargos.

Los jueces censuran al cineasta para haber huido en 1978 en lugar de buscar una solución jurídica. Pero se pronuncian también por el cierre del expediente a la mayor brevedad posible.

“Exhortamos a todas las partes implicadas a hacer todo su posible para que este asunto pueda ser concluido de una manera que responda plenamente a las cuestiones de respeto del procedimiento y de equidad fundamental que han quedado señaladas por estos antiguos acontecimientos”, añadieron los jueces.

Para ellos, el hecho de que todavía deba pasar tiempo antes de la decisión final va a incidir de manera negativa en la búsqueda de la verdad y a “prolongar el sufrimiento que la ausencia del cierre de este asunto causa todavía a Samantha Geimer”, la joven involucrada.

Los abogados del cineasta franco-polaco, que había huido a Europa en 1978, señalaron el mes pasado que la presencia de irregularidades en el caso justificaba el abandono del mismo.

Presencia física innecesaria

Estimaron también que Roman Polanski, en arresto domiciliario en Suiza y en espera de una decisión sobre el pedido de extradición de Estados Unidos, no necesitaba estar presente físicamente para pedir el abandono de la persecución.

Pero si los jueces reconocieron que probablemente hubo irregularidades, rechazaron estos dos argumentos. Consideraron no obstante, que los hechos deberán ser examinados con mayor profundidad por un tribunal inferior.

Luego de haberse reconocido culpable de mantener relaciones sexuales con la joven de 13 años en la época de los hechos, Roman Polanski salió de Estados Unidos en 1978, en vísperas de que sentencia fuera pronunciada.

El cineasta estima que no tuvo un procedimiento equitativo y había pedido una primera vez el abandono de los cargos en julio, cuando aún estaba en libertad.

Basa sobre todo su argumentación en un documental (‘Roman Polanski: wanted and desired ‘) difundido por la cadena estadounidense de televisión HBO, y que da cuenta de la existencia de arreglos entre un fiscal y un juez encargados del caso.
El fiscal reconoce haber interferido en el expediente. Pero después se retractó. En cuanto al juez, falleció.

Detenido el 26 de septiembre en el aeropuerto de Zúrich, Roman Polanski se encuentra en arresto domiciliario en su chalet de Gstaad, después de haber pasado más de dos meses en prisión.

swissinfo.ch

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo