Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Salud y tecnología Suiza busca atraer firmas de inteligencia artificial

Shahram Ebadollahi

Shahram Ebadollahi durante su participación en la Cumbre de la Salud Inteligente, en Basilea.

(Dominique Soguel)

La inteligencia artificial (IA) podría hacer maravillas en los hospitales: diagnósticos más precisos, menos tareas administrativas y más tiempo para ocuparse de los pacientes. En principio, Suiza está bien posicionada para convertirse en un centro de salud de IA, pero no todo será tan simple.

Los equipos actuales son capaces de escanear y sintetizar los hallazgos de datos clínicos que se encuentra dispersos en los millares de publicaciones médicas existentes. Los bots pueden analizar redes sociales para identificar signos de tendencias suicidas en las conversaciones en línea. Hay algoritmos diseñados para rastrear el contagio o la aparición de enfermedades raras. Y existen softwares de reconocimiento de voz que registran diálogos médico-paciente en tiempo real, mientras algunas aplicaciones de teléfonos inteligentes pueden determinar las condiciones dermatológicas de forma remota.

Suiza goza de un ecosistema muy robusto en los sectores farmacéutico y de las ciencias de la vida, y muchas prometedoras empresas emergentes han nacido en sus universidades. Una amalgama de innovación y capital que no pasa desapercibida al mundo.

No es fortuito que Basilea, hogar de gigantes farmacéuticos como Roche y Novartis, haya sido la sede de la cumbre de inteligencia artificial en la salud inteligenteEnlace externo dos años seguidos. Y centros operativos de las empresas emergentes y programas de incubación de empresas relacionadas con la IA y el sector salud proliferan por todo lo largo y lo ancho de la nación alpina.

Pero los expertos advierten que habrá obstáculos por superar. Algunos de ellos son inherentes al hecho de que Suiza tiene un mercado pequeño y fragmentado. Otros, estarán relacionados con su cultura de los negocios.

‘Dando pequeños pasos’ 

 "Esto no es Silicon Valley", dice irónico Martin Pietrzyk, director general y fundador de Unit8, una nueva empresa que desarrolla soluciones de inteligencia artificial para empresas médicas. “La gente en Estados Unidos piensa realmente en grande y de forma global desde el primer día; aquí somos más reservados. Damos pasos más pequeños”.

Una excepción es Mindmaze, empresa cuyo valor actual supera los 1 000 millones de dólares. La firma fue catapultada desde su creación gracias a una significativa inversión recibida desde la India. Esta empresa derivada surgió de la  Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL)Enlace externo. Su trayectoria, no obstante, es la excepción que confirma la regla.

El  Mapa de las Empresas Emergentes en Inteligencia ArtificialEnlace externoelaborado por el proveedor de servicios de telecomunicación Swisscom refiere que solo hay 20 nuevas empresas especializadas en el sector de la salud y en las ciencias de la vida que tienen sede en Suiza. Todas ellas tienen un claro enfoque de inteligencia artificial y un modelo de negocios escalable. Por su parte, el sitio web startup.chEnlace externo refiere que hay 211 firmas dedicadas al aprendizaje de la IA, y otras 75 más dedicadas a la salud digital.

En países como Israel, considerado una estrella en ascenso en el panorama de la inteligencia artificial, hay 146 nuevas empresas dedicadas a la atención médica, un nicho que dominan en la actualidad China y los Estados Unidos.

Por ello, comparada con otros países de Europa Occidental, Suiza aún tiene una baja proporción de empresas emergentes que trabajan en la inteligencia de datos y en la IA, según confirma startupticker.chEnlace externo. Esta firma experta en análisis de mercado evaluó una base de datos de 4 000 empresas emergentes suizas dedicadas a todo tipo de sectores. Según sus hallazgos, solo 14% de las empresas emergentes se dedican a las ciencias de la vida, la biotecnología y la tecnología médica actualmente.

Pese a la evidencia antes citada, Stefan Suter considera que su tierra natal tiene claras ventajas, razón por la que regresó desde Singapur junto con su familia para lanzar Curo-HealthEnlace externo. “(En Suiza), los impuestos son moderados, la mano de obra es altamente cualificada, y el país tiene una estupenda reputación. Presentarse en cualquier sitio con una tarjeta de negocios suiza siempre tiene un gran valor, sobre todo cuando se trabaja con mercados emergentes. No veo que haya muchas desventajas (de estar basado en Suiza)”.

Stefan Suter

Stefan Suter , directivo de Curo-Health.

(Dominique Soguel)

Más atractivo global

Faraz Oloumi es un joven canadiense que desarrolló un software para predecir si una persona se quedará ciega, o no. Trasladó su empresa a Suiza en enero, tras haber sido seleccionado como uno de los tres candidatos para recibir el apoyo del programa DayOne,Enlace externo un acelerador de empresas emergentes que opera desde Basilea.

Probado con 2 500 imágenes, el algoritmo que desarrollamos es 5 puntos porcentuales más preciso que el que ofrece un médico individual (97% frente a 92% de precisión), dice Oloumi.

Estar en Suiza ha permitido a su compañía, llamada Aurteen, crecer mucho más rápido que cuando tenía su sede en Canadá. Para Oloumi es evidente que debía mudarse a Suiza: "Aquí hay apoyo en muchos sentidos: soporte técnico, tutoría, desarrollo de negocios, ensayos clínicos, reguladores, incluso inversores que recaudan fondos en una etapa temprana". Aun así, ha decidido conservar cierta presencia en Canadá, para poder a acceder a los datos de este país con fines de investigación.

Egle B. Thomas llevó su experiencia de California a Suiza, donde ahora trabaja como capacitador en DayOne, uno de los principales centros de innovación en el país. “Silicon Valley ofrece un crecimiento muy rápido y fondos muy atractivos, pero para más adelante. Creo que, en las primeras etapas, hay más incubación y apoyo en Suiza. Todo está más orientado hacia la comunidad aquí".

El número de grupos que presentan candidaturas para ser apoyados por DayOne hace evidente el atractivo que tiene Suiza para las empresas emergentes. El año pasado, recibieron un total de 59 solicitudes, de las cuales 33 eran suizas. Este año, hay 125 solicitudes y 19 son helvéticas, lo que muestra que los esfuerzos realizados están teniendo un alcance global cada vez más significativo, según Fabien Streiff, jefe de innovación y atención médica de DayOne.

Datos y dinero

Sin embargo, cuando se habla de salud integral y empresas en Suiza, Streiff observa dos desafíos. Primero, el acceso a grandes conjuntos de datos, terreno en donde los países más grandes tienen siempre una ventaja natural. Segundo, las dificultades para posicionarse en el mercado.

Mientras la industria de la biotecnología ofrece un camino claro para ingresar al mercado, Streiff considera que la ruta a seguir es menos luminosa en el campo de la salud digital.
 
"Hay diferentes maneras de entrar y esto se convierte en un desafío”, dice.

El empresario de tecnología Christopher Rudolf dice que haber conversado con el embajador suizo en Londres, durante un evento de innovación en seguros de salud médica, lo persuadió de establecer su empresa Volv GlobalEnlace externo en Suiza.
Con sede en el parque científico Biopole, en Lausana, el primer proyecto de esta compañía consiste en ayudar a una farmacéutica a identificar pacientes que padecen una enfermedad rara cuya tasa de prevalencia es de uno en un millón, así que solo es tratable con medicina especializada.

Aunque establecerse en Suiza fue relativamente sencillo, Rudolf descubrió que asegurar el flujo de efectivo en las primeras etapas de operación sí fue un desafío. “Tenemos una cartera de negocios por venir, pero cuando uno va al banco le dicen: ‘Lo siento, no podemos ayudarle porque aún no tiene dos años de operación’. En el Reino Unido, eso habría sido totalmente distinto”.

Otro desafío es la fragmentación del sistema suizo de salud. Hay 60 aseguradoras médicas que operan en todo el país y, en opinión de Rudolf, carecen de incentivos para realizar cambios importantes.

Conectar con las grandes farmacéuticas no es fácil

Pese a los contratiempos, la elevada concentración de empresas farmacéuticas que tiene mantiene a Suiza como una ventana de oportunidad.

"Pharma es un cliente importante para nosotros; pocos lugares son mejores para establecerse que Suiza y Basilea, en particular”, dice Suter, el fundador de CuroHealth.
 
Por otra parte, haber trabajado con Novartis ha conferido credibilidad a CuoHealth. Sin embargo, otros fundadores de nuevas empresas, que declinaron dar sus nombres, confirmaron a SWI swissinfo.ch que a menudo es difícil atraer la atención de las grandes farmacéuticas suizas. Y si les dan cita, las empresas emergentes temen que si no prospera un acuerdo, sus ideas sean copiadas.

Shahram EbadollahiEnlace externo,  Director Global de Ciencia de Datos e IA de Novartis, reconoce que este tipo de gigantes pueden parecer "una suerte de elefantes" para las firmas más pequeñas.
 
"Para una nueva empresa puede ser difícil saber con qué área de un gran corporativo debe interactuar”, dice Ebdalollahi, experto en tecnología. El año pasado, la compañía creó Biome, una red para ayudar a los equipos de negocios de Novartis a establecer programas digitales escalables, junto con otros socios estratégicos (incluidas pequeñas empresas emergentes) para facilitar la interacción de Novarits con otras empresas.

En tanto, su rival Roche inició una aceleradora de empresas emergentes en salud digitalEnlace externo basada en Múnich, pero que apoya sus  programas de lanzamiento desde BasileaEnlace externo, en Suiza.   

"Tenemos a la gente, pero a veces es difícil para ellos que sus empresas crezcan lo suficientemente rápido", dice Marc Stampfli, gerente de ventas en Suiza de NVIDIA, quien ha ayudado a acelerar la expansión de más de 1 800 empresas emergentes en Europa. Declinó precisar cuántas de esas firmas son de origen helvético.

"Lo más interesante del llamado aprendizaje profundo (conjunto de algoritmos de aprendizaje automático que modelan abstracciones de alto nivel) es que no es algo que solo puedan desarrollar las grandes empresa”, dice Marc Stampfli, director de ventas para Suiza de la aceleradora de empresas emergentes NVIDIAEnlace externo.  

"Si tiene un nicho propio que es único, incluso una pequeña empresa puede convertirse en un jugador importante a nivel mundial”, puntualizó.


Traducido del inglés por Andrea Ornelas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes