Navigation

Siglo y medio de los ferrocarriles

Ferrocarriles Federales de Suiza (FFS) nació en 1902 y exigió entonces una inversión de mil millones de francos. Keystone Archive

Hace 150 años entraba en vigor la primera ley ferroviaria en Suiza. El Estado intervino 50 años después de dejar la iniciativa en manos privadas.

Este contenido fue publicado el 29 julio 2002 - 16:26

Los trenes y la navegación marítima constituían los medios que revolucionaron el transporte del 1800. A mediados del siglo 19, Suiza era uno de los países económicamente más avanzados, su industria textil competía con la de Inglaterra, pero sufría de un notable retraso en materia ferroviaria.

Hacia 1850, Inglaterra contaba con 10.000 kilómetros de rieles, Francia con 3.000, Bélgica con 900 y Suiza disponía de sólo 23 kilómetros que unían Baden con Zúrich.

Dicha línea fue inaugurada en 1847 con una característica casi folclórica. La llamaban 'Spanischbrötlibahn' ("Tren del pan"), porque servía para transportar desde Baden hasta Zúrich una masa especial exigida por la clientela para el pan del desayuno.

El papel de la Confederación

La Constitución de 1848 confirió a Estado Federal la competencia de promover obras públicas de interés general. Gracias a una cláusula sobre la tutela de los intereses militares, la Confederación pudo incluso, al menos parcialmente, coordinar la política ferroviaria.

Dotar al país de una red de ferrocarriles eficiente era uno de los objetivos principales del nuevo Estado Federal, pero para ello era necesario legislar la materia.

La red ferroviaria representaba para el Consejo Federal una infraestructura pública vital que debía ser confiada al Estado Federal, sustrayéndola de la especulación privada y de la rivalidad cantonal.

Prevalece la opción privada

Sin embargo, el proyecto gubernamental fue descartado en la Asamblea Federal del 28 de julio de 1852, al adoptar una ley que dejaba los ferrocarriles en manos de la iniciativa privada y atribuía a los cantones la facultad de extender las concesiones respectivas.

Entonces prevalecían los intereses locales y la idea de que los ferrocarriles, financiados por el capital privado, no influyeran en el balance público.

Pero las consecuencias de la privatización y la cantonalización fueron negativas: insuperables conflictos de intereses entre cantones, ciudad y compañía y la competencia encarnizada para atribuirse los tramos, que, por ende, crearon especulaciones, deudas e incumplimiento, sobre todo en la construcción y la gestión de los trenes del Altiplano.

Otro dato negativo fue el papel preponderante de los financistas extranjeros, poco propensos a favorecer los intereses nacionales helvéticos en el tendido de las líneas ferroviarias.

La atribución de las concesiones pasó en 1872 a ser competencia federal y permitió hacer prevalecer la opción del San Gotardo en la construcción de la transversal alpina, tramo que unía Suiza con los principales centros económicos continentales, descartando soluciones periféricas como la del Lucomagno o del Spluga.

La nacionalización del riel

Pero la principal compañía privada seguiría acumulando deudas y déficit, así que la Confederación decidió, a finales del siglo, nacionalizar la ferrovía para salvar un importante servicio público.

El "rescate" de la empresa, o sea "la ley federal concerniente a la adquisición y el manejo de la red ferroviaria por cuenta de la Confederación, no sólo la Administración de los FFS (Ferrocarriles Federales)", fue aceptado con 68% de votos en el referendo del 20 de febrero de 1898.

Erogando otros mil millones de francos, la Confederación corregía de ese modo una elección desafortunada en materia de política ferroviaria, tomada casi medio siglo antes por el Parlamento en nombre del federalismo y la libre competencia.

Marco Marcacci

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.