Navigation

Skiplink navigation

"Hasta el límite de nuestras fuerzas"

Vivere apoya ONG colombiana de ayuda a menores en situación de desamparo. vivere

La ONG helvética Vivere apoya un programa alimenticio para niños y mujeres embarazadas o lactantes en Colombia.

Este contenido fue publicado el 18 enero 2008 - 17:45

La acción se inscribe en el marco de las actividades de la ONG, cuyo objetivo es tratar de salvar vidas de personas en cualquier tipo de riesgo. Entrevista a Emma García.

"La Asociación Vivere tiene como objetivo la defensa de las personas cuya vida está amenazada por una causa de cualquier tipo. No tiene nada qué ver con el aborto. No es ese tipo", advierte de entrada la doctora Emma García, integrante de la directiva de Vivere.

Precisa que las acciones de la ONG helvética, recién galardonada con la medalla del Premio de los Derechos Humanos de la República Francesa (en más sobre el tema: Comisión Francesa de Derechos Humanos premia a ONG suiza), están encaminadas al rescate de personas en diversas partes del mundo.

swissinfo: ¿A qué tipo de riesgos hace referencia?

Emma García: Uno de los trabajos más importantes que hacemos tiene qué ver con el tráfico de seres humanos (que ganó el premio a Vivere), pero también trabajamos con casos 'más llamativos', como de tortura o con situaciones derivadas de una causa 'muy leve':

La falta de antibióticos para tratar la infección de un niño, la carencia de gasolina en una maternidad para trasladar a la parturienta y hacer una cesárea en otro sitio... O sea que cubrimos diferentes problemas que pueden poner en peligro la vida de la persona en un momento dado.

swissinfo: ¿En qué casos interviene Vivere?

Estamos atentos a cualquier llamada de tipo individual. No hace falta que sea una catástrofe de gran escala. Es la importancia de la vida de cada persona y saber que si se está atento al sufrimiento del otro se puede intervenir sin necesidad de que sean grandes medios ni una maquinaria muy pesada, que cada uno puede hacer algo si se moviliza y que ese algo puede ser esencial en la vida de un ser humano.

¿Cómo seleccionan los casos en los que intervienen?

La "elección" de las acciones se hace respondiendo a una solicitud individual, a una petición de asociaciones o a situaciones nuevas identificadas a través de misiones en el terreno o de temas que sabemos por la actualidad. En nuestra labor llegamos hasta el límite de nuestras fuerzas.

swissinfo. Vivere cuenta con un presupuesto reducido. ¿Qué tipo de ayuda puede aportar?

E.G.: Hay situaciones, como por ejemplo la de la República del Congo, donde se producen graves problemas de violaciones de los derechos humanos. El remedio tendría que darse a gran escala, pero nosotros trabajamos de manera puntual, contribuyendo a salvar a personas de manera individual.

Vivere actúa apoyando a contrapartes locales en el ámbito financiero o metodológico. También las ponemos en contacto con asociaciones más grandes o contribuimos con la denuncia y divulgación de determinadas situaciones.

swissinfo: Entre los programas de Vivere se encuentra el apoyo a la ONG colombiana Atucsara. ¿Podíra explicarnos en qué consiste su labor?

E.G.: Desde 2004 apoyamos a Atucsara, que trabaja en el Norte de Colombia, en la región de Cartagena, en la costa atlántica.

Se trata de una región a la que llega población desplazada por la guerrilla. Son personas víctimas de la violencia que tienen que salir de su casa y que llegan a una zona en la que no tiene ningún medio económico. Con ellos trabaja, desde hace una década, la asociación Atucsara.

Nosotros apoyamos económicamente, y con metodología, la instalación de un comedor para niños que están en la calle o en la recogida de basura. Acuden diariamente un centenar de niños que están en situación precaria y que no reciben en casa ni una comida al día. El comedor también acoge a unas 10 mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Misión y valores

Vivere es un movimiento de apoyo a la acción directa para restablecer el derecho a la vida de las personas con riesgo de ser privadas de él por una discriminación inaceptable.


Estar atento, actuar rápidamente: no ignorar las llamadas de socorro, incluso mudas, cada una múltiple, cada una única.

Pasar del más rutinario general al más impactante particular.

Volver a lo universal cuando es necesario poner al mundo en ebullición por una causa justa.

Porque cada vida humana es una promesa hecha a toda la humanidad: no prejuzgar su destino, sino trabajar en los requisitos de su realización.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo