Navigation

Skiplink navigation

"Mi tierra es mi vida"

Una feria de semillas en un mercado de la sierra ecuatoriana. swissaid.ch

Los campesinos suizos emplean alta tecnología, sus pares ecuatorianos tienen casi como única herramienta una azada. Las diferencias son abismales, pero también hay semejanzas.

Este contenido fue publicado el 15 febrero 2008 - 15:48

Son impresiones que comparten los siete agricultores helvéticos que acaban de volver de un viaje a Ecuador, organizado por la ONG Swissaid.

Los siete campesinos y campesinas de diferentes asociaciones suizas visitaron durante dos semanas viveros de flores, plantaciones de plátanos y de palma africana, mercados grandes y pequeños, ferias de semillas, ... en Ecuador.

En este viaje organizado por la ONG Swissaid, suizos y ecuatorianos intercambiaron conocimientos y experiencias en agricultura y comercio, y estrategias para sobrevivir mejor en una actividad que cada día se torna más difícil.

Susanne Hochuli, una de las tres mujeres que integró la delegación, volvió cargada de impresiones. "Algunos campesinos tienen grandes empresas, bien equipadas, y otros sólo unas hectáreas de terreno y una azada. Nos une el trabajo con las manos y el amor a la tierra".

"Mi tierra es mi vida"

Esta frase de un joven agricultor ecuatoriano impactó a Hochuli, agricultora biológica y consejera del Instituto de Investigaciones para la Agricultura Orgánica (FiBL). "No se puede expresar este amor de manera más bella".

Hochuli, que copreside la sección cantonal de Los Verdes en Argovia, observa que en Ecuador la agricultura biológica es practicada por los pequeños campesinos, por tradición y por factores económicos: los pesticidas les resultan muy caros. Entre los grandes, la historia es otra:

"Una hacienda destina 4.000 hectáreas a la producción de palma aceitera. Y 1.800 hectáreas al plátano para la exportación. La fruta es manejada con extremo cuidado. Con la naturaleza no ocurre lo mismo. Las plantas son 'bañadas' con fungicidas desde una avioneta. El suelo, donde no crecen más que plátanos, parece muerto y tiene un olor raro".

Observó algo parecido en un invernadero, donde no olía a rosas sino a pesticidas. "El uso de agroquímicos y el alto consumo de agua son problemas de las fincas de flores. Algunos productores intentan producir rosas biológicas, también por la demanda. Uno de ellos abrió las puertas de su finca y respondió a nuestras preguntas. La mayoría evita hablar de ello".

Precios de la papa, por los suelos

Según esta agricultora suiza, los indígenas de la sierra son conscientes de la importancia de la diversidad. "Quienes cultivan papas a 4.000 metros sobre el nivel del mar, saben que no todas las variedades son aptas para esta altura y por ello, desde generaciones, han sabido preservar múltiples variedades".

Los precios del alimento más importante en los Andes son increíblemente bajos: el campesino recibe por 45 kilos apenas 2 o 3 dólares. El producto pasa por 4 o 5 intermediarios y el consumidor paga 40 centavos por kilo. En todo el mundo, constataron los suizos, los alimentos cuestan muy poco.

La Minga, una forma de trabajo comunitario del tiempo de los incas, también sorprendió a Hochuli. "Cada persona, incluidos los niños, está obligada a poner a disposición de los otros parte de su trabajo. En la sierra, donde el agua es escasa, se trabaja durante años para tener un canal de riego".

La papa es femenina

Gracias a la Minga, continúa Hochuli, miles de campesinos pudieron organizarse para proteger las lagunas de los páramos que grandes fincas de flores querían privatizar. Y con ayuda de Swissaid construyeron dos reservorios de aguda. Ochenta familias pueden cultivar de nuevo alimentos para ellos y el mercado, lo que los independiza del salario de las fincas.

"Las soluciones parten de la misma gente. Los indígenas ecuatorianos están bien organizados, hay solidaridad entre ellos", apunta Tina Goethe, responsable de Políticas de Desarrollo de Swissaid. En Ecuador la ONG suiza trabaja con 56 comunidades campesinas indígenas de la sierra también en el fortalecimiento de las organizaciones.

A Hochuli le llamó la atención que casi todas las variedades de papa tienen nombres femeninos. "Tal vez es una forma de reconocer el trabajo de las mujeres en el cultivo de papas, mientras los hombres intentan ganar dinero en otras partes".

Las mujeres son independientes y seguras de sí mismas. Con su trabajo en el huerto, con la crianza de conejos o de cuyes (conejillos de india) completan el presupuesto familiar y pueden pagar los materiales escolares de sus hijos.

A diferencia de los suizos, los pequeños campesinos ecuatorianos no reciben apoyo del Estado, sean subvenciones, formación, consultoría o protección frente a la caída de precios. "En Suiza no se ven los extremos que hay en Ecuador entre los pequeños y los grandes campesinos", agrega Goethe.

Un suizo productor de cacao

La delegación helvética también intercambió experiencias con un campesino bernés, asentado en Ecuador desde hace 25 años. Sämi von Rütte y su socio son los primeros que injertaron árboles de cacao en ese país. El aroma de sus árboles, que crecen en 300 hectáreas, es uno de los mejores del país.

Von Rütte exporta la mayor parte de sus granos a Europa y produce chocolate en Ecuador para tiendas exclusivas. En la localidad suiza de Ulmiz (cantón Friburgo), se produce chocolate con este cacao a precios por encima del promedio. Antes de dedicarse a la producción biológica y al comercio equitativo, von Rütte quiere mejorar la calidad de sus granos y aumentar sus ganancias.

Los suizos también se toparon en Ecuador con una agricultura de 'primer mundo': en una hacienda de 60 hectáreas se crían 180 animales. Las 80 vacas lecheras, todas Brown Swiss, producen 700 litros de leche diarios. La crianza de estas vacas está tan globalizada y tecnificada que los suizos prefieren no ser 'tan avanzados'.

swissinfo, Rosa Amelia Fierro

Agricultura en Suiza

En 2006, aportó sólo 1,5% de la riqueza nacional y empleó al 4% de la población.

120.000 personas trabajan actualmente en la agricultura. En los años 60 eran 420.000.

En los últimos 15 años, 30.000 explotaciones agrícolas suizas abandonaron sus actividades.

La agricultura biológica gana terreno. A fines de 2005 representaba el 12% de la frontera agrícola suiza, junto con Austria el nivel más elevado en Europa.

La función de la agricultura está consagrada en la Constitución. La Política Agraria 2002 dejó claro que este sector debía ser competitivo, rentable y ecológico.

La Política Agraria 2007 detalla que el objetivo de la liberalización económica es sobre todo hacer que Suiza sea capaz de competir con los productos agrícolas de toda Europa.

La Política Agraria 2011 está en ciernes. Intentará que Suiza homologue todos sus criterios agrícolas a las obligaciones que le impone la Organización Mundial del Comercio (OMC).

End of insertion

Agricultura en Ecuador

El 34% de su población se dedica a la agricultura. Casi la mitad de su territorio es utilizado en actividades agropecuarias.

2005: el PIB agropecuario alcanzó a 2,032 millones de dólares, lo que equivale al 10% del PIB total.

Las exportaciones agrícolas alcanzaron ese año 2,174 millones de dólares, es decir, el 22% de las exportaciones totales.

La ampliación de la frontera agrícola en la sierra está reduciendo las áreas de páramo y bosques nativos; y del bosque primario en la costa y la Amazonía; en consecuencia, se reducen las fuentes de agua.

La tierra está concentrada en pocas manos.

Productos agrícolas de exportación: plátano, café, cacao, flores, palmito y jugos de frutas.

La palma africana y la caña de azúcar están en la mira para producir agrocombustibles.

El 2007, de la producción total de aceite de palma- 2.790 toneladas - 115 se exportaron para elaborar agrocombustibles.

El gobierno de Ecuador quiere ampliar a 1'500.000 hectáreas el área de cultivo de palma africana y de caña de azúcar en los próximos 5 años.
2007: Ecuador produjo 23'248.964 toneladas de alimentos; exportó 5'704.801 toneladas.

Paralelamente importó 1'710.911 toneladas de productos agrícolas (sobre todo cereales), es decir, el 63% de sus importaciones. (Fuente: Swissaid)

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo