Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Parlamentarios suizos exigen 0.5% para cooperación

Burkina Faso es uno de los países de concentración de la ayuda suiza al desarrollo.

(Keystone)

Suiza debe aumentar su cooperación al desarrollo al 0.5% del Producto Nacional Bruto (PNB) hasta el año 2015. Tal es la exigencia expresada este jueves en Berna por representantes del Grupo Suiza-Solidaridad Internacional.

Berna "debe asumir su responsabilidad internacional, particularmente hacia los países y las poblaciones más pobres", advierte el diputado socialista Carlo Sommaruga.

En diciembre del año pasado, ambas cámaras aceptaron el principio de un aumento de la ayuda pública al desarrollo que deberá alcanzar en el año 2015, el 0.5% del PNB.

Para que ese principio pudiera ejecutarse, los diputados y senadores solicitaron al Consejo Federal (Gobierno) definir un crédito adicional que se elevaría a unos 340 millones de francos a entregarse en el curso de tres años (2009-2012).

El pasado 20 de mayo el Gobierno decidió no ejecutar la decisión parlamentaria y justificar su decisión a través de un informe a presentar al poder legislativo. Medida que crea preocupación entre muchos de los parlamenatarios.

El grupo parlamentario Suiza-Solidaridad Internacional, conformado por 67 representantes de las dos cámaras, se reúne en cada sesión legislativa para debatir temáticas relativas a las relaciones entre Suiza y los países en desarrollo.

"Suiza puede y debe realizar un esfuerzo suplementario para la ayuda pública al desarrollo. Debe asumir su responsabilidad internacional, particularmente hacia los países y las poblaciones más pobres", declaró a swissinfo el diputado socialista Carlo Sommaruga.

Sommaruga, co-presidente del Grupo Suiza-Solidaridad Internacional, recordó que "el objetivo de destinar el 0.5% del PNB para la cooperación se inscribe claramente en los compromisos adoptados por Suiza al suscribir los Objetivos del Milenio para el Desarrollo (OMD)".

El rechazo del Consejo Federal de aumentar la cooperación a ese porcentaje, "contribuye al deterioro de la imagen del país en el extranjero", enfatizó Sommaruga.

El parlamentario consideró "paradójica" la decisión gubernamental de oponerse a un objetivo que tiende a reforzar la imagen de Suiza en el seno de la comunidad internacional.

Parlamentarios solidarios

El senador nacional liberal-radical Felix Gutzwiller, co-presidente del mismo Grupo, insistió en la necesidad de "no abandonar el objetivo del 0.5%", señalando la necesidad que se apruebe un crédito adicional para lograrlo.

Reflexión compartida por la diputada nacional Brigitta Gadient, del Partido Demócrata Burgués, quien recordó que son los países más pobres los que más sufren la crisis financiera y económica actual.

"El objetivo del 0.5 % es una cuestión de voluntad política y no de posibilidades financieras de Suiza", enfatizó por su parte la consejera nacional demócrata-cristiana Kathrin Amacker.

Visión con la que coincide el diputado verde Jo Lang, para quien es "difícil de comprender cómo el Gobierno destina miles de millones de francos para salvar a un banco suizo y no acepta un pequeño aumento para la cooperación".

En declaraciones a swissinfo, Jo Lang recordó el enorme esfuerzo de la sociedad civil helvética para movilizarse en el 2007 y 2008 en favor de un aumento de la cooperación.

"La actual posición del ejecutivo me lleva a pensar que son necesarias nuevas y renovadas campañas para lograr ese compromiso internacional", enfatizó Lang.

Consolidar sinergias

A pesar de esta tensión en el tema de la cooperación, "no sería correcto polarizar la relación entre el ejecutivo y el legislativo", sostuvo Carlo Sommaruga evaluando la actual situación.

Es importante seguir insistiendo ante el Consejo Federal para que ejecute ese aumento. Y también profundizar el debate "en las diferentes comisiones parlamentarias donde este tema sea punto de agenda", insistió.

El Gobierno debe darse cuenta que su posición no contribuye a la buena imagen internacional de Suiza, puntualizó Sommaruga. "No sólo con respecto a los países del Sur, que están directamente confrontados a vivir en la pobreza, sino también ante los países del Norte con una posición más solidaria".

Se debe comprender –finalizó el co presidente del Grupo Suiza-Solidaridad internacional- "que la ayuda pública al desarrollo no es un elemento anexo o secundario de la política interna, sino un elemento esencial y prioritario de la posición internacional del país".

Consultado por swissinfo, Peter Niggli, director de la Alianza Sur –plataforma que reúne a seis de las más importantes ONG suizas de cooperación con el Sur-, manifestó su satisfacción por la posición de este grupo de parlamentarios de ratificar el compromiso a favor del 0.5%.

Recordó asimismo el valor simbólico de la petición 'Unidos contra la Pobreza', favorable a un aumento de la cooperación helvética al 0.7%.

Sergio Ferrari, swissinfo.ch

Contexto

En Suiza, en el segundo semestre del 2007 – y primer trimestre del 2008- la sociedad civil –ONG de desarrollo, derechos humanos, sindicatos, iglesias etc.- promovieron una petición en favor del aumento del presupuesto de la cooperación al 0.7%. Se recogieron más de 200 mil firmas.

Las firmas fueron presentadas al Parlamento nacional que, a fines del 2008, logró el consenso de aumentar hasta mediados de la década próxima el presupuesto para la cooperación hasta 0.5% del PNB.

Previamente, la comisión del exterior del Consejo Nacional había votado una resolución favorable al 0.7%.

Fin del recuadro

Datos clave

Suiza es una de las naciones más ricas del mundo.
Se sitúa en el XV puesto, según la relación PIB por habitante.
Tiene medios considerables, resultado de su lugar privilegiado en la economía y las finanzas mundializadas.
Lo anterior explica la promesa rápida de un crédito suplementario al Fondo Monetario Internacional de 10.000 millones de francos.
Muestra también la factibilidad de destinar apenas 340 millones de francos, en tres años, para llegar al 0.5%.
Por otra parte, la situación de los países del Sur se agrava cada día más.
La UNICEF reconoce que en los dos últimos años la gente que padece hambre crónica, sólo en el sud-este asiático, aumentó en 100 millones para pasar a más de 400 millones.
El Banco Mundial estima que este año otras 90 millones de personas pasarán a la categoría de pobreza extrema.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×