Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Salvaguardar los océanos Una expedición suiza contra la contaminación marina



El 80% de la contaminación marina proviene del plástico, recalca Marco Simeone, líder de la expedición Race for Water Odissey (R4WO).

El 80% de la contaminación marina proviene del plástico, recalca Marco Simeone, líder de la expedición Race for Water Odissey (R4WO).

(Peter Charaf/Race for Water)

Durante más de 300 días, la ‘Race For Water Odissey’ recorrerá el mundo para recopilar con la ayuda de drones datos sobre la concentración de plásticos en los océanos. Tras un alto en Valparaíso, la tripulación del trimarán navega rumbo a la Isla de Pascua, donde investigará una de esas islas flotantes de basura.

“El problema no es el plástico en sí, sino el hecho de que este termine su ciclo de vida útil en los océanos”, recalcó Marco Simeone, fundador y líder de la expedición Race for Water  OdisseyEnlace externo (R4WO) durante su estancia en Valparaíso.

“El 80% de la contaminación marina proviene del plástico. Los peces ingieren pequeños trozos de estos productos y luego los seres humanos comemos estos peces. De hecho, el 50% de la población mundial consume alimentos que provienen de los océanos”, agregó.

Para llevar a cabo su misión, el R4WO cuenta con un trimarán de última generación especialmente diseñado y construido por la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) y una tripulación de seis especialistas. La travesía, que comenzó el pasado 15 de marzo en Burdeos (Francia) y tiene previsto visitar 13 países, durará aproximadamente 310 días. Gran parte de ellos la tripulación permanecerá en alta mar para estudiar y observar el comportamiento de estas islas de plástico. 



La ruta alrededor del mundo que prevé recorrer el trimarán.

La ruta alrededor del mundo que prevé recorrer el trimarán.

(Race for Water)

La misión visitará algunas ciudades con el objetivo de crear conciencia acerca de los efectos nocivos de esta contaminación en la flora y fauna marina. Así lo hicieron en Valparaíso, donde se reunieron con autoridades, ONG, científicos, estudiantes, y en Santiago, donde incluso presentaron la iniciativa ante el Congreso Nacional.

Un país sin mar, pero…

“A pesar de no ser un país con acceso directo al mar, Suiza tiene gran interés en los océanos, que cubren el 70% de la superficie de nuestro planeta. Tenemos una flota comercial que cuenta con cerca de cincuenta embarcaciones en alta mar y diversas e importantes compañías de transporte marítimo en Ginebra”, declaró el embajador de Suiza en ChileEnlace externo, Edgar Dörig, en una reunión con los integrantes de la R4WO.

Pero lo más importante es que “somos un país que prioriza el cuidado del medio ambiente a nivel mundial. En Suiza, más del 50% de los desechos son reciclados. Es una industria que genera miles de francos, de empleos y que está produciendo energía. Tenemos mucha experiencia en el cuidado del agua y también interés en que el agua salada se mantenga limpia, descontaminada y no llena de plásticos”.

Como consecuencia del crecimiento de la población, “para el año 2050 necesitaremos un 70% más de comida, por ende hay una demanda creciente en la producción de proteínas que se cultivan en el mar. Por ello, la protección del medio ambiente y el desarrollo sustentable son, cada vez más, desafíos globales”.

El ‘giro’ menos conocido

Tras su estadía en Chile continental, el trimarán suizo y su tripulación partieron rumbo a Isla de Pascua, a donde llegarán el 23 de mayo  para investigar el vórtice del Pacífico Sur, el cúmulo de basura plástica que gira en esta zona –producto de las corrientes marinas– y que proviene de la costa sudamericana y Oceanía.

“Ese giro es menos conocido que los otros cuatro vórtices de desechos principales, sobre todo por su lejanía de la costa. Por ese motivo disponemos de muy pocos datos científicos. Sin  embargo, su estudio parece tener una gran relevancia. Así que nos pareció muy importante que la R4WO pasara por los litorales afectados por este giro de desechos, como la Isla de Pascua, con el fin de explicar la situación y tomar muestras científicas”, señala Frédéric Sciacca, científico del proyecto.

Explica que confeccionaron un mapa de zonas, con vórtices definidos, donde terminan estos desechos. “Después de cinco a diez años, debido a la radiación UV, la erosión y el viento, estos plásticos se convierten en trozos muy pequeños que se acumulan en las islas y en sus playas se encuentran millones de micropartículas de estos polímeros”.

Drones y protocolos científicos

La metodología de la expedición implica visitar las islas cercanas a los núcleos de los vórtices. “Una vez allí, aplicamos protocolos científicos para la recolección de macro y microdesechos y nos reunimos con los habitantes de los sectores para informarnos mejor”, señala Marco Simeone a swissinfo.

La tripulación también utiliza drones (vehículo aéreo no tripulado) que realizan un mapeo en alta definición de las playas y zonas de altamar. Los resultados de estas imágenes se compararán con datos recopilados manualmente.

Los desechos recolectados serán analizados por un laboratorio especializado en plástico de la Universidad de Lausana,  gracias a técnicas que permiten separar las partículas plásticas del agua y la arena. “Los análisis permitirán clasificar esos desechos y dilucidar su composición exacta, además de poder compararlos con los encontrados en distintos vórtices alrededor del mundo”, indica Sciacca.

A mediados de 2016, los miembros del R4WO contemplan reunirse con las organizaciones de las islas participantes en el proyecto, a fin de compartir datos y comenzar a buscar soluciones.

“La posibilidad de garantizar agua para el consumo humano es una tarea vital en el corto plazo. Los depósitos de agua dulce disminuyen cada vez más y el número de personas aumenta. Frente a ello, una vez más el mar será la respuesta. Por esta razón, trabajar en la limpieza de sus aguas resulta fundamental para contar con este recurso en óptimas condiciones, de modo que pueda ser procesado y usado como agua dulce”, sostiene Simeone.

Y para producir un cambio, recalca este suizo no podemos “dormirnos en los laureles”. “Los plásticos existen desde hace apenas 60 años y hoy todos los océanos están contaminados con ellos, mientras que el problema no deja de aumentar a grandes velocidades. La Race for Water Odyssey es realmente una carrera contra el tiempo para preservar los océanos”.

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×