Navigation

Skiplink navigation

Suiza, anfitriona en la lucha contra el narcotráfico

En Suiza, hay un importante consumo de estupefacientes. Keystone

Más de 100 expertos de Europa y de la Interpol se reunieron esta semana en Berna para pactar nuevos caminos para atajar el contrabando de estupefacientes.

Este contenido fue publicado el 26 abril 2007 - 15:06

El consumo de drogas de Suiza es uno de los más altos de Europa. Tres de cada 10 adolescentes de menos de 15 años, han hecho uso de ellas.

En el mundo del narcotráfico, el universo está dividido simplemente en dos grupos: los países productores y/o de tránsito de mercancía; y los países consumidores.

En el primer grupo se cuentan naciones como Bahamas, Afganistán, Colombia, Ecuador, Bolivia, India, México, Pakistán, Panamá, Venezuela o Vietnam.

En el segundo figuran Estados Unidos, Canadá y Europa. Y Suiza ocupa un desafortunado destacado sitio.

Algunos datos como muestra. Una investigación realizada por la Oficina Federal de la Salud Pública helvética, con estadísticas del 2006, demostró que entre los adolescentes de entre 11 y 15 años de edad, un tercio de los varones y un quinto de las mujeres han consumido alguna vez en su vida alguna droga.

Entre el grupo poblacional de entre 15 y 64 años, un 20% de los suizos reconoció que recurre a los estupefacientes de forma esporádica o habitual.

Suiza, en la batalla

La batalla contra el narcotráfico es cada vez más intensa y su alcance, multilateral.

De ahí que Berna se haya propuesto -esta semana (23.04-25.04)-, como anfitriona de más de 100 expertos de aduanas y policía venidos de Europa para discutir nuevos caminos tendientes a cerrar el paso de las drogas a sus territorios.

Su objetivo central era optimizar la cooperación trasfronteriza para atajar el contrabando de estupefacientes, sobre todo a través de la vía aérea.

Entrevistado al respecto por swissinfo, Andrea Canonica, jefe de la Oficina Especializada en la Lucha contra el Contrabando de Estupefacientes de la Dirección General de Aduanas (DGA), precisó que en estos tres días se encontraron representantes de 38 naciones, la Interpol y el Centro Europeo de Observación de las Drogas y la Toxicomanía, entre otras entidades.

A la pregunta sobre la aportación específica de esta reunión a la lucha contra el tráfico de drogas, respondió que "intensificó los compromisos en materia de intercambio de información; la definición de objetivos conjuntos, y las estrategias compartidas".

Canonica refirió también que se conformaron diversos subgrupos de trabajo, integrados por 3 o 4 países, cuya conformación y metas específicas se mantienen en el ámbito de la confidencialidad por razones estratégicas.

"Nos centramos también en las tendencias que sigue el contrabando de estupefacientes actualmente, así como en la forma de operar de los grupos responsables y las rutas que utilizan", refirió el experto.

Decomisos helvéticos

En Suiza, de acuerdo con la Dirección General de Aduanas, se decomisaron en 2006 un total de 193 kilogramos de cocaína y 59 de heroína.

Asimismo pudieron confiscarse 95 kilogramos de estupefacientes ligados al cannabis y unas 50.000 dosis de sustancias psicotrópicas como el 'éxtasis', anfetaminas o LSD.

La Dirección General de Aduanas reconoce que de unos años a la fecha, Europa enfrenta cada vez más problemas con la cocaína, y el contrabando de sustancias ilícitas se vuelve cada vez más organizado.

Sus estructuras, por su parte, no son fácilmente identificables por lo que desmantelarlas es un reto que exige el trabajo coordinado de las autoridades de los diversos países del Viejo Continente.

A esto se debe que desde 1971 el Consejo Europeo haya decidido crear el Grupo Pompidou, una entidad que aglutina a 35 países, así como a la Comisión Europea, y que se ocupa de coordinar el trabajo con las aduanas para reducir el contrabando de drogas, iniciativa de la que Suiza forma parte desde hace una década.

Las rutas del narcotráfico

Si bien estos son patrones que cambian continuamente, a Suiza la droga suele llegar por tres rutas principalmente.

Cada vez se utilizan menos los envíos a través de 'mulas' -personas dispuestas a transportar droga, incluso dentro de su cuerpo- que salen de Bogotá, Quito, Río de Janeiro, Caracas o Buenos Aires.

Y éstos se han sustituido, según el Informe 2006 de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de la ONU, presentado en marzo pasado, por nuevas alternativas.

Detalla que "hay una ruta norte que va del Caribe a las Azores, Portugal, Galicia, que incluye la costa del Cantábrico. Luego hay una ruta central, que parte de Suramérica a la costa europea, pasando por Cabo Verde o Madeira y las Islas Canarias. Y finalmente, está la ruta africana, que transporta mercancía desde América del Sur hasta países del África occidental y el Golfo de Guinea, donde sólo están en tránsito para dirigirse luego a Galicia o al norte de Portugal por aire o por mar", cita el Informe.

Otra posibilidad es llevar heroína desde Colombia hasta Jamaica, de ahí trasladarla a Londres y luego desplazarla a Francia, Alemania, España, Italia y por supuesto, a Suiza.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

Suiza toma parte activa desde los 80´s del combate europeo contra el narcotráfico. Actualmente trabaja de la mano de los 27 países de la Unión Europea (UE), la Interpol y la Europol.

A pesar de no ser parte de la UE, la Confederación Helvética suscribió la "Estrategia de la UE en materia de drogas para el periodo 2005-2012", y se comprometió a materializar acciones colegiadas para frenar el tráfico de estupefacientes.

De acuerdo con la ONU, el negocio mundial del narcotráfico tiene un valor de 400.000 millones de dólares anuals, semejante al negocio del turismo.

End of insertion

Datos clave

Suiza se integró al grupo anti-narcotráfico Pompideu en 1985. Su representante permanente es Jörg Spieldenner.

La Oficina Federal de la Salud (OFS) reconoce que los suizos consumen más de 100 toneladas anuales de hachís y marihuana.

Unos 50 millones de individuos consumen drogas en el mundo; 1,6 millones de ellos, son helvéticos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo