Navigation

Suiza: ricos concentran cada vez más riqueza

Pieles, cuero, oro: a menudo, los ricos en Suiza no hacen alarde de su opulencia Keystone

Uno de cada diez multimillonarios del mundo vive en Suiza. Además, 210.700 personas que residen en el país registran activos de capital invertidos que superan el millón de dólares. Un equipo de sociólogos de la Universidad de Basilea acaba de presentar un estudio sobre el tema ‘Ricos en Suiza'.

Este contenido fue publicado el 02 noviembre 2010 - 10:31
Etienne Strebel, Basel, swissinfo.ch

¿Es usted rico? Según el profesor de Sociología basiliense Ueli Mäder y sus dos colaboradores científicos Sarah Schilliger y Ganga Jey Aratnam, para serlo se necesita un capital de por lo menos 30 millones de francos. A partir de 100 millones pertenece al club de los súper ricos.

En su estudio ‘¿Cómo piensan y se manejan los ricos?’, los sociólogos han examinado detrás de los bastidores la riqueza en Suiza. El país es considerado a escala mundial uno de los más ricos, no en vano tiene la tercera mayor densidad de millonarios, después de Singapur y Hong Kong.

¿Dónde y cómo viven los ricos y súper ricos? ¿Quiénes son? ¿Qué posición tienen frente a las contradicciones sociales? Con la respuesta a estas preguntas y el esclarecimiento de su origen histórico, así como del significado social y económico de la riqueza, los científicos sociales presentan un libro muy interesante sobre el fenómeno de la riqueza en Suiza.

Los estudiosos dialogaron con ricos, visitaron sus lugares de residencia, observaron cómo viven, a qué colegios envían a sus hijos, cómo pasan su tiempo libre. También preguntaron a otras personas de sus círculos, a sus empleados y a expertos. Igualmente evaluaron datos científicos y analizaron publicaciones en los medios.

Riqueza y poder

Mucha gente cree que riqueza y poder van de la mano. ¿El estudio confirma esta impresión? Al respecto, Sarah Schilliger responde a swissinfo.ch: "De todas maneras. Poseer gran capital significa poder. Sin embargo, en Suiza los más ricos no ocupan necesariamente los puestos de mayor poder. Pero con el nuevo ministro Johann Schneider Ammann, un súper rico está en el Consejo Federal”.

La investigadora indica que el poder también se ejerce a través de redes de influencia y de diferentes organizaciones.

Su colega Ueli Mäder añade: "He hablado con algunos presidentes de bancos y percibido que existen estrategias dirigidas y llevadas a cabo con sutileza para informar ‘tan bien’ a los políticos de tal modo que se logran ventajas para sí mismos. Por ejemplo, tengo la impresión de que se aprovecha el poder de manera bastante dirigida. Y que este ejemplo sólo puede ser la punta del iceberg es una presunción que está muy cerca de la realidad”.

Riqueza protegida

En Suiza, el patrimonio que declara el 3% de la población al fisco es equivalente al patrimonio del 97% restante. La pequeña minoría se aprovecha de manera desproporcional del derecho de herencia en vigor o de la baja carga tributaria a los bienes. ¿Cómo llegaron a consumarse en las urnas tales decisiones?

Una interesante pregunta, según Ueli Mäder: "También hay ricos que me han preguntado por qué una mayoría de la población está a favor de una supresión de impuesto a la herencia, que sin embargo podría ser de gran ayuda para el 80% de la población”.

Mäder piensa que al parecer existe la esperanza de que si les va bien a los ricos, la población también podría recibir algo de las migajas que caen.

Sarah Schilliger interpreta este fenómeno de modo parecido: "En Suiza persiste la idea de que uno puede lograr convertirse de desposeído en millonario. Por cierto, ello también atribuye a la riqueza una enorme legitimación en la sociedad. Esto lleva a la aceptación de las desigualdades sociales, lo que en realidad es incomprensible para los sociólogos”.

¿Por qué Suiza es tan rica?

Aunque la pequeña Suiza no posee ninguna riqueza significante en su subsuelo, es un país rico. ¿Es ello atribuible al mérito del suizo puntual, diligente y ahorrativo?

Sarah Schilliger no comparte esta imagen ideal: "Visto históricamente, aun cuando no fue una potencia colonial, Suiza se volvió rica con el colonialismo. Hay muchos suizos que han aprovechado de los recursos de los países del sur”.

Además, aclara, desde su formación como país, Suiza apenas ha sido afectada por guerras. “Porque en la mayoría de conflictos se mantuvo neutral, la riqueza aquí también tuvo gran continuidad, en comparación con Alemania, por ejemplo”.

El establecimiento de empresas multinacionales como Nestlé o Novartis es para Schillinger otra piedra angular de la riqueza en el país. “La fuerza laboral de estas empresas en el extranjero contribuyen en gran medida a la acumulación de la riqueza aquí. Se podría decir que Suiza es una de las más grandes beneficiarias de la globalización”.

Pero no todos se benefician

La globalización no se presenta para todos los suizos y suizas como la gallina de los huevos de oro. “Desde mediados de los años 1970, la desigualdad en la distribución del bienestar ha aumentado nuevamente, pese a que los gastos sociales se han incremenatdo desde entonces”, afirma Schillinger.

Por el contrario, Ueli Mäder sostiene: "Sólo en cifras absolutas. Sin embargo, cuando las comparamos con el producto bruto interno, que es la suma más grande, constatamos lamentablemente que desde el año 2004, la proporción de los gastos sociales ha disminuido”.

Estas son en Suiza ya relativamente bajas, aunque el país tiene un sistema social bastante bueno en comparación a otros países. "Pero no se mantiene al ritmo del cambio de los problemas sociales. Se orienta más bien a las condiciones de las familias clásicas, al empleo a tiempo completo, al trabajo, una y otra vez. Es decir, a condiciones que involucran cada vez más a menos personas. Y eso pone en aprietos a un número cada vez mayor parte de la población”.

Perspectivas

El estudio también propone medidas con las que se podría frenar este desarrollo contraproducente. “Hemos formulado que deberíamos tener un sistema de contribuciones progresivo al patrimonio y un impuesto a la herencia. Además recomendamos otras formas de lograr la igualdad social, como salarios más altos de los que tienen ingresos más bajos”, indica Sara Schillinger.

Ueli Mäder: "Se debe hacer más por la igualdad social. La brecha entre ricos y pobres se ha abierto más de lo que lo hubiese considerado posible”.

Este desarrollo es extremadamente problemático. ¿Cuánta riqueza puede soportar una sociedad si continúa el enriquecimiento de un solo lado?

LA SUIZA RICA

En Suiza vive un tanto por mil de la población mundial que dispone de más del 1% del producto social mundial.

Exportaciones: la Confederación está a escala mundial en el puesto 20; en las importaciones en el puesto 19.

Uno de cada 40 de los 7,5 millones habitantes de Suiza dispone de una fortuna de más de1,2 millones de francos.

3% de las personas obligadas a pagar impuestos tienen tanto patrimonio neto como el 97% restante.

85% de la población tiene menos de 100.000 francos de patrimonio neto. Ellos poseen juntos 6% del total de bienes.

Según la revista Bilanz el patrimonio de los 300 más ricos aumentó en 20 años de 86 billones de francos a 449 billones (2009).

Suiza es con una participación en el mercado de 27% y un patrimonio administrado por los bancos suizos de 2.100 billones, la plaza financiera offshore más grande del mundo.

End of insertion

EL LIBRO

Los autores son los sociólogos Ueli Mäder, Ganga Jey Aratnam, Sarah Schilliger.

El título original en alemán es

„Wie Reiche denken und lenken".

Rotpunktverlag

ISBN 978-3-85869-428-7

Tiene 448 páginas y cuesta 38 francos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.