Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza ‘sale de compras’ al extranjero

Los capitales suizos se cotizan en los principales mercados bursátiles, también en el de São Paolo.

(Keystone Archive)

La Confederación Helvética es el cuarto país que más invierte en el mundo y su región preferida es la Unión Europea.

El capital suizo colocado en los cinco continentes es suficiente para cubrir 20 veces el costo total del túnel del Gotardo.

Cuando el espectro de negocios se agota dentro de casa, llega el tiempo de salir al extranjero a buscar nuevos horizontes.

Esta política, aplicada al pie de la letra por Suiza durante los últimos 10 años, le ha permitido convertirse en el cuarto país que más invierte en el mundo, aun cuando su economía atraviesa un periodo de relativa fragilidad.

Un estudio elaborado por el banco Credit Suisse Group sobre ‘La inversión extranjera directa de Suiza’ refiere que las multinacionales helvéticas han destinado un total de 377.700 millones de francos suizos a negocios basados en los cinco continentes hasta el 31 de diciembre del 2002.

Las cifras oficiales del Banco Nacional Suizo (BNS) van más lejos, pues hablan de datos preliminares al cierre del 2003, que ubican dicha Inversión Extranjera Directa (IED) en 409.655 millones de francos suizos.

Sólo para tener una idea de la magnitud de los recursos, podemos decir que son suficientes para cubrir 20 veces el costo total que tendrá el túnel trasalpino del Gotardo.

O, utilizando otro ejemplo, alcanzarían para pagar durante dos años íntegros un sueldo de 5.000 francos suizos mensuales a todos los trabajadores y desempleados que están registrados en el país.

A la delantera

¿Cuáles son las naciones que invierten más en el extranjero? Gran Bretaña, Japón y Francia, en ese orden de importancia.

Suiza ocupa la cuarta posición con capitales colocados en otros mercados por el equivalente a 111% como proporción de su Producto Interno Bruto (PIB), referencia que se utiliza internacionalmente para medir este indicador.

La IED sólo incluye aquellos recursos destinados al desarrollo de proyectos tangibles, es decir, capital que se ha invertido directamente en alguna empresa extranjera, a través de la adquisición de maquinaria, equipo, tecnología, capacitación, producción, etcétera.

La inversión especulativa que ingresa a los mercados bursátiles del mundo no está considerada en este indicador.

A juicio de Monika Engel, experta en inversiones del Credit Suisse Group, Suiza ha elegido este camino, porque “cuando algunas empresas se sienten paralizadas dentro de su sistema económico, la inversión extranjera directa en otros países puede resultarles muy interesante”.

Entre las empresas que están a la cabeza de esta política de negocios se encuentran firmas como Novartis, Nestlé, Swatch, el banco UBS, Seguros Zurich o Holcim.

El enfoque regional

Europa es la región que más interesa a las inversiones suizas. Consume 179.839 millones, del total antes referido de 409.655 millones de francos suizos, lo que equivale al 45% del total, dirigido esencialmente a Italia, Francia, Alemania, Gran Bretaña y Holanda.

América del Norte –en donde sólo se consideran Estados Unidos y Canadá-, ocupa el segundo lugar en importancia para las inversiones suizas, con 83.982 millones de francos suizos, equivalentes al 20% del total.

En el tercer está el bloque de países asiáticos como Malasia, Singapur, Taiwan o Tailandia, que absorben alrededor de 65.725 millones de francos suizos (15% del total).

En cuarto lugar se encuentra América Latina que, de acuerdo con las autoridades del banco central, incluye a Brasil, Argentina, Chile y México, con inversiones por 58.042 millones de francos suizos (14% del total).

Fragilidad latente

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) concluyó la semana pasada una evaluación sobre la economía suiza, en la que prevé que la riqueza del país crezca sólo 1,25% este año.

Insiste, asimismo, en un tema que han tocado tanto el Fondo Monetario Internacional (FMI), como el Foro Económico Mundial de Davos (WEF), en el sentido de que Suiza debe abrirse más al comercio internacional.

En la medida en la que compita más en el exterior –como de hecho lo hacen las empresas que invierten fuera de la Confederación Helvética-, la economía habrá de recuperarse con mayor rapidez y el desempleo se volverá un problema menos complejo.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

Suiza tiene invertidos en el extranjero 377.700 millones de francos suizos al cierre del 2002, según el banco Credit Suisse Group.

La inversión extranjera directa de Suiza podría haber alcanzado los 409.655 millones de francos, según datos preliminares del Banco Nacional Suizo.

Los recursos son suficientes para pagar durante dos años un sueldo de 5.000 francos suizos a todos los empleados y desempleados del país.

El 45% de estas inversiones son canalizadas a la Unión Europea con sus 15 miembros actuales.

El segundo destino más atractivo para las empresas suizas es Norteamérica –Canadá y Estados Unidos- con 20% de los recursos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes